TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / carlitoscap / VERDE QUE TE QUIERO VERDE

[C:587110]



VERDE QUE TE QUIERO VERDE




Dicen los informativos
que mi caso es singular,
hay escasos precedentes
en el foro criminal.

Mi abogado argumentó
que un delirio emocional
me privó del albedrío
con su efecto temporal.

El jurado me ha ofrecido,
antes de deliberar,
que exponga mi sentimiento
si es que quiero declarar.

Me puse de pie con calma
y en tono muy compungido
expresé yo estas palabras
para llegar a su oído:

“De corazón me arrepiento”
- fue mi alegato final –
“quiero casarme con ella
para bien o para mal”.

Mi novia, que poco escucha,
se dirigió al Tribunal:
“Ahí lo tienen al confeso,
encima les puso sal”.

Uy mi Dios, que descalabro,
que situación tan compleja,
yo le estoy dando mi vida
y ella oye mal y se queja.


Pero esperen que les cuente
como comenzó esta historia,
como caí en el infierno
cuando tocaba la gloria.

Yo que churrascos comía
y disfrutaba el asado,
que del cerdo amo el pechito
y mil pollos me he clavado,

conocí hace poco tiempo
una criatura inaudita,
su rostro es pura belleza,
sus curvas… ¡como me excitan! .

En nuestra primera cita
a los yuyos me ha invitado
y ahí pensé: Mamita mía,
que buena viene esta mano.

Me puse la servilleta
para comerla en mi almohada,
me dijo: “No te confundas,
es que soy vegetariana”.

Mi suerte cambió de pronto,
¿Cómo se come este plato?,
si yo ya estaba guardando
las medias en los zapatos.

Primero la tomé a broma
pero dijo la malvada:
“En esto soy inflexible,
hazlo por mí si me amas”.

¿Con que fuerzas oponerme?,
¡tendrías que ver que escultura!,
le dije: “Te quiero tanto…”
y me tiré a la basura.

Sabía de mis sacrificios
y me trajo a esta querella,
si desde que la conozco
no he probado una Paella.

Ya estaba desesperado,
ni un colesterol siquiera,
¡me negó los subproductos!,
no tomé ni mamadera.

Llegó el mes aniversario,
me prometió una sorpresa,
ella sabía mis deseos:
“Salteaditas las mollejas”.

Luz de vela había en la mesa,
se acercó con la bandeja:
una lechuga de fondo
y arriba cuatro cerezas.

Ahí la tomé por la espalda
y entre suspiros y quejas
con pasión y sal a gusto
le mastiqué las orejas.

Y aquí estoy llorando penas,
me enamoré de esta nena,
la quiero porque es sabrosa
como lasaña rellena.

Texto agregado el 11-05-2018, y leído por 50 visitantes. (19 votos)


Lectores Opinan
21-10-2018 Qué gracioso, Carlitos. Quería mantenerte a dieta, es que hay que mantener el tipo, ... Un abrazo vegetariano, jajaja Daiana
03-06-2018 jajaja, me encantooo, está buenísimo! Mis felicitaciones y gracias por el buen momento. Magda gmmagdalena
28-05-2018 Jajajaj, qué bueno. astigitana
24-05-2018 Me gustaron las rinas,me gustó todo. Es muy divertido casarse con una vegetariana de corazón. Lo encuentro excelente... Besos Victoria 6236013
15-05-2018 Muy cómico eres poeta con tantas achuras te deben doler las muelas, me encanto jajaja.***** Abrazo Lagunita
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]