TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / clandestino / México prehispánico

[C:587405]

Y llegó el tiempo de elecciones en aquel pueblo
ubicado al pie de la montaña sagrada.
Los 4 finalistas conocen sus fortalezas y anemias.
Ricardo, es inquieto, es el más joven.
José, regresa al pueblo después de varios años de
estudio en la gran Tenochtitlan.
Andrés, luce cansado pero dice que la gente está con él.
Y Jaime, es el “atrabancado” como decía mi abuela.

Primer ronda, ante el Consejo Supremo:
Ricardo “voy a ganar porque los jóvenes me apoyan”
José “soy el más inteligente”.
Andrés “sé lo que la gente necesita”
Jaime “meteré a la cárcel a Rodrigo” (jerarca anterior).
El anciano jerarca con la vara de mando en mano
ve a un engreído José y pone una “X” en la boleta,
se la da al secretario, el cual invita a José a retirarse.

Segunda ronda:
Ricardo “Apoyaré a los jóvenes, ancianos y sus mujeres”.
Andrés “amor a nuestras tradiciones y paz con el enemigo”
Jaime “así como le cortamos la cabeza a la serpiente,
hay que cortarle la mano al ladrón”.
El decano anciano jerarca percibe un sanguinario Jaime, le pone una “X”.
Da la boleta al secretario, el cual señala a Jaime que es todo para él.

Tercera ronda:
Nobles guerreros, sólo queda ustedes dos, tienen el doble de tiempo para decir lo que tengan que decir –expresa el secretario-.
Ricardo: “No les fallaré, soy el sol joven, hijo del sol viejo, Tonatiuh, tengo la fuerza suficiente para derrotar al enemigo, podré correr la distancia para subir la montaña
e implorar al dios de la guerra Huitzilopochtli que nos proteja”.

Andrés “No más hambre en la gente, no más guerras,
defenderé con mi vida misma a mi gente de ser necesario,
conciliaré con los mayas y nahuas, hasta lograr la unión
de los pueblos en una sola República.


Para deliberar quién será el nuevo jefe, el longevo jerarca, cita al Calpulli ( Consejo General) en el majestuoso Templo Mayor, en donde no entra cualquier cortesano. Todos expresan sus comentarios, en determinados momentos discuten, alzan la voz, rivalizan, han pasado 2 horas 45 minutos. El jerarca tan sólo los escucha detenidamente, da un profundo trago a su bebida en aquel enorme jarro de barro. Después de 3 horas de cavilar, no hay una clara definición, se somete a votación. “Está empatado” –dice el secretario después de hacer el escrutinio --.

Anochece y sin decisión alguna el Jerarca sentencia: “que nuestros dioses lo decidan.” Manda encerrar en el laberinto (enorme pirámide de piedra en donde pocos han salido vivos) a los dos nobles guerreros:
“El que salga al amanecer con los primeros rayos sol, será el ganador”. Al día siguiente, la expectación era enorme, se abre lentamente la puerta de piedra de aquel recinto, y sale arrastrándose pesadamente una descomunal serpiente.
¡Venerables sean los dioses, Quetzalcóatl se los ha tragado!

Cuenta la historia que tuvieron que pasar más de veinte años para que volviera a ver elecciones en aquel remoto pueblo.

Texto agregado el 23-05-2018, y leído por 0 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
25-05-2018 Que diría tlacaelel ? Cinco aullidos prehispánicos yar-
23-05-2018 cualquier similitud con la realidad es mera ficción.. verdad?? sheisan
23-05-2018 Con una sola frase, sabiamente escogida y redactada, facultas al lector para que se forme una idea de la personalidad de cada contendiente. Al final, la divinidad decide que la nación permanezca acéfala por un buen tiempo. Lo que me gustaría conocer es si se trató de un acto consciente o si simplemente fue la consecuencia de satisfacer su apetito. En otras palabras, si en tu mente, la serpiente es sapiente o instintiva. Aplaudo tu creatividad. -ZEPOL
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]