TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / nevers / LA BICICLETA

[C:587619]

A PROPOSITO DE NAIRO
Hoy todos queremos ser ciclistas, parecernos a Nairo, sacamos las bicicletas que han estado arrumadas en el cuarto de San Alejo, nos vestimos de rosa, hasta las ruanas y todos queremos ganar etapas de las vueltas ciclísticas más importantes del mundo, en especial la que está en furor por estos días, el Giro de Italia, donde los colombianos están escribiendo su historia.
Desde muy niño, he sido aficionado al ciclismo, pero lamentablemente en la infancia no pude tener una bicicleta, ni tampoco orientación en alguna disciplina deportiva, a pesar de tener un buen físico y reconocimiento en varios deportes, sin embargo, lo que mi mamá me regalo fue una guitarra, que de músico yo no tengo nada y para lo cual no sirvió.
En esa época, se hacía deporte en cualquier parte y en cualquier momento, empezando por la orientación en el colegio, donde se practicaba el deporte sin tener que pagar, como se hace ahora, que si el niño quiere practicar futbol, tiene que pagar adicional a la matricula, unos $80.000 o por cualquier deporte que el alumno quiera ejercitar.
Radicado en Bogotá, en esta inmensa urbe de cemento, casado y con dos hijos Nicolás y Juan Esteban, de 18 y 13 años de edad, el sitio de esparcimiento que tenemos es la ciclo vía.
Ahora si tenemos bicicletas de sobra, pero no hay quien las practique, los hijos llegan cansados del colegio por el desplazamiento y los sistemas de la información y las comunicaciones los absorbieron, ahora para separarlos del internet o los celulares es una lucha.
Sin embargo los domingos, que vamos a misa al Minuto de Dios, nos montamos en las bicicletas, con la mamá, en familia, desde la casa en la colina, por toda la Avenida Boyacá, desde las 8 de la mañana y llegamos allí a desayunar en una cafetería. Luego de esta parada entramos a misa de 10:30 y al finalizar, vamos de regreso en sentido contrario, hasta Colsubsidio donde almorzamos generalmente.
Otra ruta que tenemos es el circuito saliendo de la casa en la Colina, cogemos la Boyacá, subimos por la 116, hasta la 15, donde hacemos la primera parada, para refrescarnos con gaseosa o cualquier otro liquido que encontremos en la vía.
Después, seguimos hasta coger la avenida novena y a la altura de la calle 143, encontramos las mazorcas asadas, lo que nos obliga a parar. Una vez alimentados proseguimos nuestro camino por la ciclo ruta, llegando a la casa como dicen mis hijos mamados, pero con la satisfacción de haber hecho algo productivo. Este recorrido dura aproximadamente cuatro horas, con esto puede deducir el físico que tenemos.
En el día de la cliclovía nocturna, también nos hacemos participes, es una buena oportunidad para salir a disfrutar de la ciudad, es un espectáculo, deambular por las calles, ver las luces y los grupos de jóvenes en sus bicicletas o caminando, se ven policías por las rutas, lo grave es cuando uno va destino a la casa, cuando se aleja de la ciclo vía, empieza uno a sentir miedo, en las calles desoladas y oscuras a eso de las once de noche, pero llega uno feliz y emparamado de haber salido, a esta cita con la bicicleta y con Bogotá.
Ahora, que podemos tener las bicis, ya no tenemos tiempo para montar y debemos conformarnos con mirar a nuestros paisanos triunfar sobre las bicicletas en el viejo mundo, Europa. Que viva Nairo Quintana.

Texto agregado el 02-06-2018, y leído por 9 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
03-06-2018 Me gustó tu texto, dice muchas cosas. Aunque tengamos bicicletas, la falta de tiempo es uno de los males de la modernidad. vaya_vaya_las_palabras
02-06-2018 Me gustó el relato, se nota prolijo y me llevó a pasear por Bogotá. gmmagdalena
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]