TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ome / Mi pequeño castillo.

[C:587714]

Mi pequeño castillo.
¡Qué igual está mi pequeño castillo! Tal cual lo dejé hace tanto tiempo.
En realidad no es un castillo pero se le asemeja mucho por su forma, las boardillas con sus ventanas pequeñas por donde me asomaba cada día, están exactamente iguales, nadie ha reformado mi casa, por el contrario parece que alguien se ha tomado el trabajo de mantenerla exactamente igual a cuando me fui y tengo que averiguar quién es.
Entro con la llave que alguien me mandó y la puerta se abre silenciosamente y los recuerdos vuelven a mi mente y siento la necesidad de hablar con alguien pero nadie aparece para recibirme, a pesar de que todo está inmaculadamente limpio, no veo a nadie.
Subo a mi habitación y me encuentro con que mi cama está lista para ser usada, con sábanas limpias y mi acolchado preferido, es como si alguien estuviera esperándome. Subo a la boardilla y mis cosas están tal cual las dejé hasta el telescopio con el que solía mirar por la pequeña ventanita, en las noches de luna llena cuando era muy pequeño aún.
Con mucha tristeza los recuerdos giran en mi cabeza y los veo….
Mis padres, mis tíos y tías aquella noche fría de invierno, sentados frente al hogar encendido, charlando de temas diversos mientras yo jugaba con mis hermanos y mis primos en el salón de juegos.
La casa es enorme, la construyó mi bisabuelo y fue pasando de generación en generación aunque algunos no quisieron saber nada con ella, temían el hechizo que supuestamente rondaba en su entorno, yo no creo en hechizos por eso he vuelto a pesar de todo lo ocurrido.
Aquella noche sucedió lo que nadie imaginaba, luego de la cena, algunos se empezaron a sentir mal, recuerdo las ambulancias donde se llevaron a mis padres y a mis tíos los cuales no volví a ver jamás, murieron envenenados uno a uno los días siguientes.
Mis primos y yo nos salvamos porque la comida de los niños se servía en el otro comedor y era diferente a la de los mayores, nosotros al ser chicos necesitábamos comida “sana” como decía mi madre que estaba compuesta de verduras, pollo y sopa y que a decir verdad era sabrosa aunque no tuviera condimentos, teníamos un cocinero especial que nos hacía la comida, Anibal, muy compinche nuestro y que comía con nosotros por tal motivo él tampoco fue envenenado.
Bajé las escaleras rememorando todo y sentí un olorcito a comida que también me llevó al pasado, la sopa de Anibal era especial y aunque parezca mentira era lo que estaban viendo mis ojos, una sopera repleta de sopa caliente y humeante que me abrió el apetito como antes.
Para mi sorpresa, Anibal vino a recibirme instándome a que me sentara a comer con él.
Luego de pasada la sorpresa le pregunté cómo era que estaba en la casa y más aún supuestamente, esperándome.
Me dijo que muchas cosas pasaron desde el día que abandoné mi casa y que él se encargaría de contármelas.
____Sabes muy bien lo que ocurrió aquella noche, me dijo, pero no sabes todo por que eras muy chico por ese entonces pero luego de quince años te convertiste en todo un hombre y tienes derecho a saber.
___Gracias Anibal me muero de curiosidad, cuéntame, le dije.
___Aquella noche de invierno después que vinieron los médicos a atender a los enfermos, vino la policía, nos hicieron muchas preguntas pero no estaban conformes, el cocinero de los mayores fue el primero en ser indagado, se lo llevaron a la comisaría donde declaró muchas horas pero no pudieron probarle nada y lo tuvieron que dejar ir. Siguieron luego con la servidumbre, la ayudanta de cocina, la mucama y hasta el jardinero, todos fueron interrogados por mucho tiempo pero ninguno tenía motivos para hacer lo que hicieron, eso era lo que pensaba la policía por ese entonces y se dictaminó que las muertes se debieron a alimentos en mal estado que vinieron enlatados y así todos quedaron en libertad pero… hubo algún miembro de la familia que no estaba de acuerdo con eso y durante muchos años, luego que cerraran la casa, siguió viviendo aquí y la mantuvo todo lo bien que pudo, me contrató para que le hiciera de mayordomo y cocinero y es por eso que me encuentro en la casa, te mandé la llave por correo ya que supuse que siendo tan pequeño cuando te fuiste, no tendrías una. Hace una semana, tu tío Emilio, falleció y como estaba solo y el único pariente que aún sigue vivo, aparte de los que nada quieren saber con tu pequeño castillo como solías llamar a la casa, eres tú, me dejó una carta poder para me ocupara de todo lo concerniente a la familia y que cuando pudiera encontrarme contigo, puesto que no teníamos noticias tuyas desde que dejaste de vivir en Escocia con tus abuelos para irte a Estados Unidos a estudiar, te contactara y te pidiera que volvieras a vivir aquí.
___Me hubiera agradado poder ver al tío Emilio, era muy bueno conmigo… sólo lo vi algunas veces cuando venía y mi padre no estaba.
___Te quería mucho, de eso debes estar seguro.
___He visto retratos donde estoy con él y además nos parecemos mucho.
___Tengo una carta para ti de él, acompáñame a la biblioteca y te la daré.
___Muchas gracias Anibal.
La carta de mi tío decía lo siguiente:
___Mi querido Martín, no sabes lo que lamento no haberte encontrado todos estos años donde parece que te tragó la tierra, luego de la muerte de mis padres, tus abuelos, perdí tu rastro hasta que me enteré por una agencia de detectives que estabas en Estados Unidos, sólo lamento no poder verte, no creo poder esperarte, mi enfermedad avanza a pasos agigantados y no tengo mucho tiempo, Anibal ya se encargó de mis asuntos y de todo lo concerniente a la casa y a los negocios de la familia, todo es tuyo, espero que sepas administrar la fortuna de la familia, tengo que contarte algunas cosas que no sabes, me hubiera gustado poder decírtelas en persona pero como eso es imposible trataré de escribirlas lo mejor que pueda. Sabes que antes de conocer a mi hermano, Lucía, tu madre fue novia mía pero que por un malentendido, ahora lo sé, fabricado por mi hermano donde me difamaba, hizo que tu madre me dejara y se casara con él. Demás está decir que ella nunca lo supo, él se encargó de que yo no volviera a estar con la familia y así naciste tú, un tanto prematuro pero sano y fuerte como el resto de la familia.
Siempre fuiste mi vivo retrato y eso enfurecía a mi hermano por tal motivo quise hacer un experimento, con la complicidad de Anibal que ya por ese entonces trabajaba con nosotros, conseguí tu ADN, y lo comparé con el mío donde me enteré de que tú no eres mi sobrino sino mi hijo, un hijo al que quiero con toda mi alma y al que hubiera querido abrazar y cuidar pero me fue negado. Cuando ocurrió la tragedia, se habló mucho de fantasmas que rondaban la casa pero yo sabía que eso no era cierto, luego de un tiempo me enteré de que mi hermano se estaba volviendo loco, él siempre sospechó que yo era tu padre pero jamás lo dijo y eso no le permitió ser feliz con la mujer que amaba, lo lamento por él pero no puedo olvidar lo que me hizo a mi apartándome de tu madre. Sé que algunas veces se disfrazaba y perseguí a todos fingiendo ser un fantasma.
Tu madre se había acostumbrado y soportaba toda clase de impertinencias por parte de mi hermano, ella sospechaba pero jamás dijo nada a nadie. A veces cuando él no estaba solía visitarlos, ella me quería mucho y del amor que antes nos tuvimos no quedaba nada, se había enamorado de él y yo pasé a ser su amigo del alma, nada más. Además cuando me enteré de que eras mi hijo ya ellos habían muerto. Hasta que descubrí quién mató a la familia, mi hermano en un arranque de locura entró a la cocina y envenenó la comida, envenenándose él también. Lamento contarte todas estas cosas pero es tiempo de que lo sepas y sigas tu vida, tu padre que te quiere:
Emilio.
Sé que la vida de antes no volverá, que nunca voy a borrar los recuerdos de mi padre, aunque ahora sepa que no lo era, algunas veces le tuve miedo pero…. Ya todo pasó, trataré de seguir mi vida en mi pequeño castillo, si alguno de mis primos quisiera volver los esperaré, les diré que la casa es de la familia aunque no creo que lo hagan, están por distintas partes del mundo y felices por lo que tengo entendido pero, nunca se sabe qué nos depara el destino. Mi familia es muy rica y como mi verdadero padre siguió con los negocios, eso es lo que voy a hacer, de aquí en más trataré de recordar sólo lo bueno y que Dios se ocupe del resto.
omenia


Texto agregado el 07-06-2018, y leído por 1 visitantes. (12 votos)


Lectores Opinan
08-06-2018 Tenés una facilidad para este tipo de relatos, muy especial. Me encantan!!! Un cariño grande, Ome! MujerDiosa
08-06-2018 Tus historia siempre tan humanas y reales. Me gusta leerte, Omenia. Me distraes y conmueves. Es como si estuviese escuchando a alguien muy cercano. Un abrazo enorme y gracias. SOFIAMA
08-06-2018 Tus historia siempre tan humanas y reales. Me gusta leerte, Omenia. Me distraes y conmueves. Es como si estuviese escuchando a alguien muy cercano. Un abrazo enorme y gracias. SOFIAMA
07-06-2018 Amores prohibidos, pasiones ocultas, intrigas, muertes, sospechas y confesiones, ingredientes esenciales para un relato digno de castillo escocés. vicenterreramarquez
07-06-2018 Un relato perfectamente manejado por tu pluma, aunque pensé que el final iba a ser más intenso, me voy feliz de haber leído tus buenas letras. Saludos. Magda gmmagdalena
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]