TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / KARISTESE / Ojos de cristal parte 8

[C:587880]

Ojos de cristal parte 8
Me cité con Luis Maldonado que es un ex compañero de la universidad. El supone que me cae muy bien porque algún día compartimos ideas estúpidas sobre la comunidad a la que hoy pertenezco. Mandó golpear a un chico homosexual de medicina… fui testigo de tal acto y nunca dije nada.
Tuve que soportar sus chistes homofóbicos en la junta, pero todo era por salvar a mis trabajadores y mi propio futuro. Luego de firmar el contrato nos dirigimos un restaurante al sur de la ciudad…
-¿y qué quique, las viejas te sobran? – preguntó Luis burlándose de las mujeres que estaban a nuestro alrededor.
-no mucho – le respondí en voz baja, realmente estaba apenado por el tonto comportamiento de éste animal.
-a las viejas las tienes que domar, ellas tienen que ser tus perras – dijo el orgulloso macho impotente. En el balcón del restaurante estaba dos hombres tomados de la mano
-mira nada más esos putitos – dijo Luis – esa basura debe desaparecer de esta mundo, que los maten – te acuerdas del jotito de medicina – dijo en tono burlón. Fue desagradable escuchar a ese desgraciado mal nacido.
Llegando a mi casa pensé que Julián no se merece esconderlo pero no tenía otra opción, mi empresa es lo único que tengo, fue lo que mi papá me dejó y no puedo perderlo, quiero darle una vida digna a Julián.
Los meses pasaron y cumplimos un año con la empresa Villagómez y cumplimos Julián yo dos años juntos. Y tuve la idea de pedirle que se casara conmigo.
Nos fuimos el fin de semana a una casa cerca del pueblo en donde nos besamos por primera vez.
Después de una cena ligera fuimos al mirador donde le pedí que fuera mi esposo.
-son dos años juntos – dijo Julián
-así es, tu estas a nada de terminar la universidad, yo… sigo trabajando muy bien – le respondí de pronto me arrodillé y saque el anillo
-¿qué haces loco? – expresó aquel joven de los ojos claros
-¿te quieres casar conmigo? – le pregunté
-¿como? – preguntó algo asustado
-¿quieres ser mi esposo y compartir tu vida conmigo? – le pregunté de nuevo tomando la caja
-la respuesta ya la sabes – respondió y se dirigió a mí y me besó.
Ahora estábamos comprometidos.
Continuara…

Texto agregado el 14-06-2018, y leído por 3 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
26-08-2018 Te sigo***** Victoria 6236013
15-06-2018 Esperaré la continuación... me gustó Kahedi
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]