TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Malabarista / Love me do

[C:588084]

“Qué bien se siente ver la ciudad desde lo alto de un edificio luego de haber tenido sexo con una hermosa señorita. Salir y caminar por una calle perfectamente a oscuras, que dura lo que dura un cigarrillo barato”. - Me dije a mi mismo mientras andaba de regreso a casa.
Camino mientras lloro, me derrito un poco con cada lágrima que cae, con cada paso que doy. Doblo en la esquina. Un gato me observa desde el final de la calle. Lo miro fijamente, como esperando que él me pueda dar esa respuesta que tanto anhelo.

El silencio se ha vuelto lo más cómodo que puedo encontrar en este invernal infierno. Las palabras son un arma de doble filo, lo aprendimos tarde, luego de muchos cortes transversales a las universales verdades que creíamos ciertas. Termina el día y no sé cuántas han sido.

Probar del filo, tirar del hilo atado a un tal amor que reside en mi hipotálamo. Tálalo, solo es otro tronco, sigo ronco y trunco el destino, debo escapar, volar del nido. Hallar el jardín, probar del fruto, sentirme un puto, un bruto que no entendió los cambios de ciclo.

Margaritas, jazmines y rosas. Guitarra, cajón y saxofón. Ningún instrumento será como la armónica, así son las cosas. Quiero componer de todo contigo. Melómano aficionado, contrariado, caminante errante, cruzaré esa frontera, saltaré ese muro. Solo me quedan unas cuadras.

¿Estamos mejor de lejos que en nuestro complejo laberinto de espejos? Abre tus alas y echa a volar, crece, pero recuerda que si la fruta se pasa de madura también perece. Ya lo sopesé, estoy seguro que nadie piensa por mí. Quiero ser feliz, no sé mucho de colores pero conozco bien el gris. Tan todo y tan nada al mismo tiempo, dicotomía, hipocresía, querernos tanto y temer de lo que pasaría.

Estoy de vuelta en mi soledad, mi frío cubo de unos cuantos metros cuadrados a los que llamo, con cierto cariño, mis aposentos. Tras miles de intentos fallidos de dejar la mente en blanco, me rindo, no es un caño que pueda cerrar cuando quiera.

La hermosura de un rostro que resalta lo imposible de sus labios me hace saber que estoy llegando al límite. La veo descalzada en la calzada de enfrente. De este portal mi mente no podrá salir en una pieza. Pretendo mantenerla ilesa pero tu recuerdo me pesa, no cesa, solo crece y crece hasta alcanzar un tamaño desbordante. Este rebalsa el vaso, no lo retiene ni un pipazo, ni estar locazo. Cae sobre mis hojas, no me hace caso, las tiñe del color del ocaso, de tus cabellos.

Allá ellos los que no tienen idea de lo que hablo, los que no miran a los ojos, esos que no mueven la cabeza al compás de una buena canción. Yo seguiré contándole todo a la almohada cada vez que mi mente anonadada se complique por cuestiones con mi amada.

Esto es un viaje introspectivo, te darás cuenta que hablar conmigo puede ser algo nocivo. Te escribo mientras libo y fumo, me perderé entre tanto humo, rodeado por las torres de los libros que consumo. Y claro que es otra noche igual, en cierto momento todos despiertan y entiendo que debo intentar dormir.

Una brújula que no apunta al norte, así son mis relojes que no dan la hora. No es broma, si atino estas rimas es para ti nomas. Ya lo verás. Decora de corazón toda mi habitación con tu canción y entenderás porque tengo ganas de volver, de volverte a ver, de poderte devolver la fe.

Texto agregado el 24-06-2018, y leído por 29 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]