TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Antonio_Carrillo_Cerda / Nueve de bastos

[C:589563]

Sólo a través del dolor. El sanador ha cruzado el umbral de la muerte, el regocijo de su cuerpo es la herida que se muestra viva, huele a sangre. En el parto mató a la madre, el niño no tuvo corazón en el pecho durante sus primeros años. Le nació una furia y un apetito de muerte salvaje.
Corte fino por la cintura, la criatura no puede defenderse. Dar de palos. Poder hay en la sangre. Ojos grandes y resplandecientes, una lechuza blanca desentraña un roedor entre sus garras: rojo. La primera muerte le vino por el aire, voló con el grito y se vio a sí mismo eco de la suerte, intentó tocar su cuerpo y le descubrió inasible. Oro de la soledad es la respiración excitada del regreso. Vomitar sangre. Expulsar el mal, el demonio de las arcadas. Soñó que un ser de oscuridad le clavaba los dientes en la pelvis, ¿placer? Espacio solar. Provocó un sueño lleno de deseo, fornicar con Él. Al besar todavía muerde.
El creador, tras largo viaje, anuncio la purificación; nueve azotes implacables domesticaron la furia del infante terrible. El futuro es una brecha de espinas: huizache. Reserva la coronación, la floración. Santificaron su sien con pedradas. Roto el cascarón nació por segunda vez, aquello que debía volar con plumas aletea con membranas aterciopeladas. Juró venganza: el odio impulsa las ideas: tragarán piedras. No agradecer el castigo es falta de educación: duplicar la pena. Del ébano de la noche la criatura extrae la esencia de la locura, se pierde. La otra muerte es la razón. Vacío es ardor semejante al papel en llamas. Es tan breve el tiempo en soledad. Cavilación: quien busca apartarse encuentra la compañía. Cuando lucidez retornó a psique su ojo izquierdo se desvió hacia adentro. Signo: el cuerdo que estuvo loco esta doblemente vivo. Dos formas deformes que forman la forma. Tronar de huesos. Se rompió la pata, arrastrar la soberbia es ejercicio de humildad. Fuera de sí el dolor le hace crecer el corazón. Le nació una ternura atrofiada: espantapájaros con el corazón de hoja de lata, suena como tambo pero late. El triple puente. El sexo de la criatura desea amar. Ahora sus besos borran la enfermedad o conceden la muerte. Quien ejercita el odio puede neutralizar el veneno de la serpiente. Autoinmune. Su cuerpo no concibe pero sana, procrear perpetúa la muerte: derecho karmático de seres sufrientes. Su palabra cura el mal de amores. Una caricia de su mano pospone el suicidio o conduce al sueño. Renacer es olvidarnos de la muerte: comer con gula frutos prohibidos.





"Antonio Carrillo Cerda"
Colección: Cómplices del Holocausto

Texto agregado el 04-09-2018, y leído por 6 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
01-03-2019 asombroso tu cuento yosoyasi
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]