TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Los poetas del invierno

[C:589630]

En un largo verano de letargo dormitando en un mundo de ilusiones los poetas del invierno con su temporal arribaron para depurar lo falso y artificial de las estatuas de cristal.
De las cuatro esquinas de la tierra han resurgido los poetas para plasmar sus escritos en un infierno exterior con la candente luz del cielo interior.
Los poetas en sus papiros de estrellas escriben con la pluma mágica y poderosa de la magia eterna. Profanando creencias limitantes y religiones denigrantes los poetas escriben con su sangre mientras las chispas intensas de electricidad generadas se mueven entra las extensas nubes, para bajar a la superficie impactando las letras que con su súbita expansión y contracción térmica del plasma en el poderoso trayecto del rayo que desencadena ondas de choques retumban en las sombrías guaridas de la oscuridad.
Los poetas han partido del centro del universo en un viaje finito donde es subestimado el poder profuso de los cuentos mágicos proyectados.
El temporal del invierno ha comenzado mojando energúmenos huidizos. Los poetas entre multitudes oscuras se ensañan con su sutil prosa que es recitada con la danza del corazón ferviente entrelazado con el sol central. Proyectando su acción con frialdad sus pensamientos pináculos del viento en espiral ascendente.
Fantasmagóricos sin luz propia buscan brillar con porcelana para ocultar su naturalidad como estatuas de cristal y en un mundo oscuro destellar.
Mundo oscuro plagado de guerras de consumismo y mercantilismo manipulado por poderosas fuerzas que impulsan al materialismo.
El invierno inclemente somete con su crudo frío envolviendo cuerpos de carne putrefacta que cubren su esquelético lugar de un sol artificial. Sociedad de estatuas de crista con aplicación consecuente al materialismo con miles de mensajes del entorno externo que surgen prometiendo una buena y lujosa vida de bienes.
Congelando la falacia de sus sonrisas que escapan resbalando por su lamosa hipocresía el reflejo de sinceridad de los ojos no escapa al perceptible espejo.
Animando a las masas los discursos economistas y políticos sobre la importancia de los gastos del consumismo y el crecimiento económico organizan limitadas vidas entorno a los salarios, para basar la felicidad en objetivos materialistas y obtener la satisfacción personal.
Entre sus ruinas se exhiben altares y dioses rindiendo culto con su idolatría y paganismo deseando desmembrar a quien cree en sí mismo. Estatuas de cristal empeñados en acumular se vuelven un objeto más sin un sistema para pensar con la actividad autentica de SER para permitir el pleno desarrollo de sus capacidades; basando su objetivo en poseer dinero y cosas materiales se desprecian así mismos muriendo de sed sin el propio conocimiento, sin razón critica y cuestionamiento son egoístas aferrados a las pertenecías ya que sin ello su inseguridad devastaría su fantasiosa vida.
Conociendo nada más que el rencor eterno, hambrientos de sufrimiento no viven y no quieren dejar vivir al soñador que vuela libre de pensamiento.
Sin experimentar gratos sentimientos del placer de vivir fantasean con la ilusión de sentirse poderosos con prestigio, reconocimiento y dinero.
Cultura primitiva fomentada por una sociedad de consumo para la búsqueda en lo superficial que no enriquece, no amplía el crecimiento personal de pensar productivamente siendo activo-productivo con facultad y talento de adaptarse a los cambios, renovarse, fluir, trascendiendo la jaula del ego para creer en sí mismos y expresar el potencial innato.
Los fragosos odios sepultan las propias oportunidades entre las propias tormentas agresoras, de valores materialistas influenciadas por las relaciones sociales que afectan el bienestar y crecimiento integro de los verdaderos valores de las personas para no actuar de manera generosa ni cooperativa, y por ende todo tenga un precio.
Desojando la superficialidad arden de odio deseando el mal, deshabitados del AMOR se encuentran ignorantes del mundo real por la yedra fantasiosa del transitorio dormir entre su nevada que desgrana su alma silenciosa. Son un producto de un medio de consumo con la ilusión producida por la influencia mediocre de la sociedad encadenado al ego personalizado, orientados, doctrinados y manipulados.
Abrazados por la niebla mental ya son cenizas de un corrompido leño, incipiente sin ideas ni pensamientos de propia creatividad que forjan destructores en su infierno.
Las estatuas de cristal se derrumban en mil pedazos en su reino disfuncional de un sistema obsoleto que recrea muertos.

j.c.n-7-9-2018

Texto agregado el 07-09-2018, y leído por 1 visitantes. (2 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]