TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / vejete_rockero-48 / Homosexuales, heterosexuales, homofóbicos e infidelidades.

[C:589878]

_ ¿Aló Marco?... ¡Tanto tiempo mi amor!_ Aquella voz incinera mis neuronas, despertándome de improviso a las cinco de la madrugada.
_ ¿Aló?... ¿Quién carajos llama tan tarde?_ Respondo, sin saber que mierda sucede.
_ ¡No seas tonto mi vida!... ¡Soy Marcela tu novia!_ Puedo intuir un desmesurado cariño al escucharla_ ¡Sorpresa! estoy en el aeropuerto, acabo de regresar ¡Te he extrañado tanto!
Es en ese preciso momento de la conversación telefónica, que lo acontecido en las últimas semanas regresa a mi cerebro como un desfile infinito de fotografías en sepia. Aquella carta que escribiera Marcela para su amiga Anita; y que desafortunadamente la casualidad llevara a mis manos. Una misiva cargada de confidencias, en donde narrara que había comenzado un prohibido romance con su primo Mauricio. ¡Hija de puta! Pienso con todo el odio que he reunido durante estos meses.
_ ¡Mi amor me alegra saber que estás de vuelta!_ Respondo disfrazando el rencor con una falsa cordialidad_ Imagino que tienes muchas historias que contar de tu viaje a la gran capital_ Sonrío pensando que yo podría contarle al detalle la historia de como me he vengado de su infidelidad acostándome con Anita, su mejor amiga.
_ Ven a buscarme_ Dice con alegría, desconociendo que sé absolutamente todo.
_ Estaré contigo en media hora, bebe un café mientras me esperas_ Cuelgo el teléfono con el corazón vagando en un océano de recelos.

El monótono ronronear del motor de mi nueva motocicleta Suzuki intruder, logra tranquilizarme cuando recorro los últimos kilómetros que me separan del viejo aeropuerto de Iquique. Aún no tengo bien en claro que diré cuando la vea; han pasado demasiados meses desde que partiera, y quizás con un "lo sé todo" baste para apagar esa pira de rencor mezclado con tristeza que se ha ido anidando en mi espíritu desde el día que supe de su engaño.

La escalera mecánica del gran aeropuerto me lleva a la cúspide de la incertidumbre, poco a poco la figura de Marcela se materializa como un fantasma que regresa desde un remoto pasado. Alta y delgada luce hermosa detrás de una sonrisa que cautiva y engalana su rostro. Pero no es eso lo que llama mi atención; lo que realmente me deja sin habla, es ver que a su lado se encuentra Anita. Los recuerdos de nuestra infidelidad, congelan mis pensamientos. ¿Que mierda hace acá?
_ ¡Mi amor que rico estar de regreso!_ Marcela corre a mi encuentro como en una película de romance; yo atino a sonreír como un perfecto imbécil, angustiado frente a la inesperada presencia de Anita.
_ ¿Que mejor bienvenida puedo tener? Mi novio y mi mejor amiga vienen por mí_ Ella luce feliz.
_ Marco y yo, tuvimos sexo el sábado pasado_ Dijo espontáneamente Anita. Ella nos miró fría y fijamente por algunos segundos antes de continuar con su confesión_ Fuimos a casa de Alejandro, y después de beber algunas copas de vino, nos desnudamos en el sofá de la terraza e hicimos el amor. Mi novio Alejandro tampoco sabe nada; él dormía muy ebrio_ Dijo impávida Anita encendiendo un cigarrillo. Yo particularmente quedé anonadado frente a la franca revelación. Marcela por su parte extravió la mirada entre las personas que colmaban los pasillos del recinto. Algunas lágrimas llenas de dolor comenzaron a rodar por sus pómulos.
_ ¡Por favor no seas cabrona!, ¿y más encima lloras? Tú engañas a Marco con tu primo Mauricio_ Vociferó irónicamente Anita.
Marcela erraba en mil pensamientos, tratando de comprender que carajos pasaba_ ¿Es una broma verdad?_ Preguntó algo desorientada_ Marco ¿Como pudiste hacer algo así?_ Susurró con voz temblorosa.
_ Creo que esa pregunta deberías hacerla, mirándote al espejo. Yo sé todo lo que pasó con tu primo Mauricio_ Respondí con la mejor cara de desconsuelo que encontré.
_ Pero aún hay mucho más Marcela_ Anita no cedía un centímetro_ Mauricio, también te engaña.
_ No puede ser... él... él... dijo que me amaba_ Marcela hablaba consigo misma, meditabunda buscaba explicaciones_ ¿Quién carajos eres?... ¿Que es lo que deseas de mí?... ¿Por qué me haces esto?
_ Tengo dos personas distintas vistiendo mi cuerpo; y realmente no me conoces pues no soy quién imaginas. Por su parte, tu adorado Mauricio, quién te prometiera amor eterno, escondió un gran secreto. Una importante confidencia que no se atrevió a compartir contigo ni con su familia, pero sí lo hizo conmigo.
Él te engaña y no es precisamente con una mujer. Tu novio santiaguino es... ¡homosexual! Mauricio te conquistó solo para mantener una fachada, el romance junto a ti es una falsa portada para quienes lo conocen como el "macho heterosexual". Todo lo hizo para que su familia y la comunidad universitaria no sospechara. Pero él te engaña, y lo hace... ¡Conmigo!
_ No puede ser... no puede ser... Mauricio me dijo... que me amaba... ¡Eres una hija de puta!_ Gritó Marcela fuera de control.
_ ¿Recuerdas cuando ambas fuimos a Santiago? Bueno, la verdad es que no solo fui para ayudar a instalarte. Deseaba tanto conocer la movida gay en la capital. Nada como estar en Santiago para concretar nuevas amistades ¿Verdad?. Asistí a varias fiestas en la universidad, festejos secretos en donde conocí a Mauricio; y al igual que a ti, me conquistó tan solo con escuchar su voz, ¡pues es divino!. Pero él hábilmente me ocultó su romance contigo, y cuando descubrí lo que estaba haciendo, me confesó que lo hacia para mantener apariencias frente a quienes lo conocían. Pero esa respuesta nunca me fue satisfactoria; estaba tan celoso de ti. ¡Tú me lo quitaste! Así que de igual manera, yo hice lo mismo contigo, ¡acostándome con tu novio Marco!.
_ No... no entiendo nada... ¿Me dices que él es homosexual?_ Marcela bajó la mirada_ ¿Pero que hacías tú en fiestas de gays sí tu no lo eres?
_ ¿Aun no comprendes?_ Anita dejó escapar una gruesa carcajada_ Soy Anita, pero no precisamente... una mujer.
_ ¡Travestido hijo de puta!_ Grité como un loco sin saber como reaccionar. Durante toda esta conversación me mantuve al margen, transformado en solo un testigo más; pero esta revelación me dejó confundido y desconcertado. Huí desesperado como alma que lleva el diablo, deseando escapar del recuerdo de los detalles de aquel funesto sábado en la noche. Anita y yo, besándonos desnudos sobre el sillón de la terraza en la casa de Alejandro. ¡Como mierda iba a saberlo!... ¡Si estaba demasiado ebrio!
Corrí desconsolado, y agobiado; deseaba que lo sucedido no me alcanzara, que fuese una equivocación, un error que se diluyera con las siluetas de Marcela y Anita que comenzaban a quedar allá atrás, muy lejos de mí; entre los laberintos de este melodrama del cual no deseaba formar parte.


Han pasado cerca de tres meses desde este sombrío acontecimiento; y tengo ciertas lagunas mentales respecto a lo sucedido aquella terrible noche. Seré sincero con ustedes al relatarles que no he podido dormir desde todo lo ocurrido.
Cada segundo de mi vida el crudo recuerdo de la disputa entre mi novia y su amiga en el aeropuerto, regresa como una terrible tormenta llena de confesiones nauseabundas.
Desconozco que fue de ambas, las dejé allí, en donde el destino cruzó nuestros caminos. Luego evité toda comunicación y contacto; pero sus figuras siempre están de vuelta; regresan contándome de infidelidades y noviazgos; de homosexuales y heterosexuales; de amistades y amores homofóbicos.
Ellas y ellos son lúgubres sombras que vagan en cada uno de mis recuerdos, pintando de terror mis reiteradas pesadillas.





Texto agregado el 17-09-2018, y leído por 22 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
29-09-2018 ¡Que bueno! Yo también en algún momento me perdí pero es muy bueno. El teatro de la vida: algunos se animan a sostener su ser otros se esconden detrás del parecer. Gracias amigo. Un placer en reencontrar tus creaciones. Abrazo. Marthalicia
21-09-2018 vaya historia, u vaya forma de narrarla, me gustó situar todas las verdades en torrente en una recepción del aeropuerto, un abrazo amigo desde esta contaminada ciudad de México. -Vincho-
21-09-2018 La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida! Muy entretenido tu cuento! Ahora... a portarse bien, y de espaldas contra la pared!!! Clorinda
18-09-2018 Una historia muy bien pensada, quizás vívida, aunque "suele pasar" en la realidad, cuesta asimilar que nos suceda...saludos. claudio_antonio
18-09-2018 Me gustó muchisimo la redacción. Haces un despliegue preciso y genial de cómo se va desenvolviendo la historia. Fue sorpresa tras sorpresa cuando comenzaron a aflorar los distintos generos sexuales, que marcan el punto clave de la historia. Eso nos enseña que detrás de la fachada "siempre hay más." Abrazos, Roxanna unabrazo
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]