TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Marcelo_Arrizabalaga / Despertar agitado

[C:590315]



Son las 6.45 AM.
Me levanté más temprano de lo habitual, esta mañana.
Debo hacer unos trámites en la municipalidad.

Trámites, qué desazón. No son mi fuerte.

Y pensar que hay gente que estudia para luego trabajar haciendo trámites…
Y además les gusta. Y bueno. Mejor así, que haya variedad de gustos.

Anoche me acosté tarde. Me había olvidado de este compromiso.

Quizás llegue a abrir tarde la bicicletería esta mañana.
Puede que me toquen colas, esperas, mal humor.

No debo amargarme de antemano.

¡Marcelo sé optimista! ¿Dónde quedó ese espíritu alegre?

He estado mirando la serie Kung-Fu toda la semana. Y me decía a mí mismo, que estaba adquiriendo la serenidad y la paz de Kwai Chang Caine. Y que ya aceptaba todo de buen grado.

Y esta madrugada, al volver del baño, recuerdo de golpe que debía hacer este penoso trámite.
Instantáneamente me puse de mal humor, y pensando que era tardísimo, me vestí a las carreras, y salí a la calle con los papeles.

Al llegar a la municipalidad, luego de tomar un colectivo, me quedo parado en la puerta como un tonto, con la boca abierta.

Miro el reloj: son las seis de la mañana. Y la municipalidad abre a las 8 hs.

¡Qué mal que estoy! Y ni siquiera desayuné en casa.

Allí enfrente hay un bar abierto.

Entro y pido un café, con tres medias lunas.

Estoy sentado ahora, viendo como humea mi café.

No sé para qué revuelvo el café con la cucharita, si no le puse azúcar. Lo tomo amargo.
Es que estoy medio dormido.

Me quedo pensando con la mirada perdida.

Hay un hombre, sentado frente a mí. Pareciera tener mi edad.

¿Qué me importa a mí este hombre? Bastante tengo con lo mío.

Aaaay, me duele la cabeza.

Estoy medio tonto, adormilado.

Me asombra sobremanera el parecido que tiene este hombre conmigo.

Pelo entrecano, largo casi hasta los hombros. Es alto y delgado como yo.

¡¿Qué me importa mi el tipo este?!

Está bueno el café. Tengo hambre. Me comeré las tres medialunas.

Pero estoy con bronca. No me gusta despertar así, a las apuradas.

Y el hombre de la mesa de enfrente me mira, también con mucha bronca.

¿Qué le habré hecho yo?

Juraría que yo tengo la misma cara que él, en este momento, pues me siento completamente identificado con su expresión.

No debo reírme, pues con esa cara puede que busque problemas conmigo.

Me gustan las medialunas. Ya me acabé las tres.

Juraría que este tipo, es como un clon mío. ¿Será que tengo un hermano gemelo, y nadie me lo había dicho?

El mozo del bar me pregunta si quiero algo mas y le contesto que no, gracias.

Aprovecho y le pregunto en voz baja:

- ¿Conoce usted a este hombre que se ve tan parecido a mí?

El mozo sigue la dirección de mi dedo índice con su cabeza y observa.

Sonríe y me contesta:

- Pues, a decir verdad, apenas le conozco. Llegó al mismo tiempo que usted. Y no tiene buena cara, si me permite decirle. – contestó también en voz baja.

- ¿Verdad, que no?

- Pues si quiere puedo intentar cambiársela.

-¿Cómo podría?

-Lo voy a intentar.

Se dirige hacia él, y tomando una gamuza de su bolsillo ¡¡se la pasa por la cara!!

Vuelve el mozo a mirarme, y me pregunta:

¿Cómo se ve ahora?

¡¡¡………………………!!!

- Aaaaay por Dios…..¡¡era un espejo!!

.



.


.



Marcelo Arrizabalaga.
Buenos Aires, 15 de Julio del 2017.

Texto agregado el 03-10-2018, y leído por 34 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
04-10-2018 simpática tu historia yosoyasi
04-10-2018 Je je, una historia simpática, hilarante y muy bien construída. Un placer leerte, Marcelo- maparo55
04-10-2018 Ay! Pobre! Con lo lindo que es dormir a la mañana! Se me había cruzado que debía ser un espejo, pero la gamuza me tenía intrigada. Muy lindo tu cuento mañanero! Clorinda
04-10-2018 Buenísimo Marcelo. Kahedi
04-10-2018 Jajajaja Kahedi
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]