TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Marcelo_Arrizabalaga / Esperanza

[C:590817]



Desde las tres de la tarde que estábamos con eso. Rodeados de vecinos curiosos que tal vez compartían la alegría con mi padre y conmigo.
Sabido era que a mi papá le habían echado de la fábrica porque ya no se vendían sombreros en el pueblo. Que estaban pasados de moda decían.
Tres meses comiendo lo justo, y cuidando las monedas.
Mi padre se había cruzado con una señora justo en el momento que botaba a la calle los restos de una bicicleta. Y se la trajo para casa.
En su rostro adivinamos esperanza con mi madre, pues parecía serio pero animado.

-¿La encontraste? – dijo ella.
-Sí, y si no recuerdo mal tengo el resto en el galpón.

Como a las cinco de la tarde de ese Sábado, ya estaba la bicicleta de pie y completita.
La esperanza de mi padre estaba puesta en el puesto de cartero, para el cual solicitaban hombre de entre treinta y cincuenta años con bicicleta propia.
La mía consistía en poder usarla responsablemente por las tardes luego de que él volviese del trabajo.

El lunes a primera hora estuvimos en la puerta del correo.
Nos extrañó ver que el letrero pidiendo postulantes, ya no estaba colgado en el frente del edificio.

Sostuve la bici expectante, mientras mi papá se dirigía al interior.

Unos quince minutos más tarde, mi padre salía con cara seria pero sin brillo en los ojos.

-¿Qué pasó papá?
-Le dieron el puesto al sobrino del Jefe de Correos.

No quiso montar en la bici de regreso a casa. La puso a su costado y echamos a andar.

—¿Y ahora qué queda, papá?
—Nada, hijo. Caminar y silbar. Solo caminar y silbar.

.


.



Marcelo Arrizabalaga.
Buenos Aires 15/9/2017

Texto agregado el 20-10-2018, y leído por 41 visitantes. (13 votos)


Lectores Opinan
22-10-2018 Este cuento me recuerda una vivencia. Cuando terminé la escuela primaria, tuve la posibilidad de ingresar como mensajero en el telégrafo de mi pueblo. No fue así, mi adorado papá no tenía dinero ni para comprarme una bicicleta usada. Hermoso recuerdo 5* juancarlosII
21-10-2018 Un cuento triste y hermoso glori
21-10-2018 Es un cuento triste y hermoso. glori
21-10-2018 Es cuento con sabor a pueblito. A mi padre lo bajaron de un escritorio y le entregaron un machete. Ví mejor fortuna en el tuyo: Silvar y caminar. Te felicito. peco
21-10-2018 Al menos les quedó la bici !!!! Algo saldrá... Seguro. Cinco aullidos en dos ruedas yar-
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]