TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / peco / El Contradictor De La Ciencia

[C:591282]

En mi etapa de 011, Pablo y Dante fueron mis condiscípulos predilectos. Pero conforme avanzó el semestre, el segundo fue perdiendo el interés por el áula e inexplicáblemente, lo fue ganando el desapego a los libros. Y todo ocurrió tan rápido, que en pocos días, ya él estaba de vuelta en nuestra campiña cibaeña.

Por fidelidad con su obligado sentido de orientación, los padres de Dante, le armaron la de Caín. Todo resulta poco, comparado con el aluvión de preguntas, cuestionamientos, indagatorias y forcejeos de éllos. Concluyendo con decretarle el castigo de la época: Mandarle a 'joderse' en una factoría de New York.

Y, dicho y hecho, en pocas horas, Dante arribaba a Washington Hights; el mayor barrio hispano del condado de Manhattan. Con la coíncidencia de que la moda en aquel momento, era tener una bodega, pagarla en un promedio de tres años y luego venderla. Pero para éllo, había que caer en manos de unos usureros de invisibles puños: Banqueros de fina estofa. Mafiosos, por demás, que exigían también un 'down payment' del total del 'préstamo'.

Se trataba de un equipo secreto que ponía en mano de uno, lo que ya había sido arrebatado a otro. Imponían un pago semanal exorbitante, procurado por un colector que no repetían. Tampoco, eran fijos, en hora y día y los avisos u órdones eran telefónicos. Con la gracia, de que los permisos y documentos de la tienda los poseía la 'logia'. Sí el 'dueño' de turno lograba alcanzar la meta, le enviaban un nuevo 'propietario'(y en caso negativo, también).

Cuando Dante, venció los obstáculos, volvió a la comarca con el monto de la 'venta'. Encontrando que ya, Pablo, era arquitecto. Y de inmediato, le confió el diseño de su nueva residencia: Una casa de tres pisos con una piscina en el techo. Pero nuestro amigo con cariño le agradeció el gesto; sin omitirle el alto riesgo a que estaría expuesta, su familia, los vecinos y la casa.

Le explicó, además, que ningún 'fino' bloquearía la filtraciones y que nada impediría el efecto oscilatorio del agua sobre la estructura, debido al bamboleo terrestre. También le presentó los estudios actualizados al respecto, hechos por colegas nacionales y extranjeros. Sugiriéndole, la opción de construírla en la primera planta. Pero, Dante, todo lo respondía con la expresión: ¡ Pablo, por dinero no te pares !.

Finalmente se hizo su voluntad. Y la obra se vino abajo en veinte días.

Texto agregado el 07-11-2018, y leído por 29 visitantes. (16 votos)


Lectores Opinan
12-01-2019 Je!, alto precio pagó la obstinación de Dante. henrym
01-12-2018 Me gusto el cuento, encuentro detalles tecnicos que me hacen pensar que eres un ingeniero juancarlosII
01-12-2018 No le fue bien por ser tan cabeza dura, el amigo arquitecto le anticipó lo que le ocurriría. Muy buen relato. Me gustó. Besos. Magda gmmagdalena
28-11-2018 Sucede que el dinero no todo lo compra y para cada cosa está el profesional, cada uno en lo suyo.***** ome
27-11-2018 Existen esas personas tozudas que tienen una idea en su cabeza y no actúan con lógica. Este es uno de ellos y el final,marca las consecuencias. Me gustó,siempre me gustan tus textos escritos tan fluidos y también involucrando mucho al lector***** Besos Victoria 6236013
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]