TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / betelgueuse / mal vicio

[C:591689]

MAL VICIO


Cuando lo vio, ya estaba prácticamente encima de él como para que pudiera evitarlo. No obstante intentó evadirlo con el resultado de que llegó al final de la escalera con un par de huesos rotos y una larga temporada de reposo en su hogar.
Nadie podría pensar que su caída y su necesaria ausencia del trabajo pudieran deberse a ningún otro hecho que no fuera un desgraciado accidente, como los que le suceden a cientos o talvés miles de individuos en todo el mundo, todos los días.
Así las cosas, el auxiliar de aseo, al terminar la jornada laboral, limpió cada una de las oficinas y la larga escalera por donde cayó Estay, llevando hacia el basurero, la pequeña colilla de cigarro que se había cruzado en su loca carrera por llegar rápido a una cita que finalmente no llegó a concretar
Como sucede en estos casos, la caída fue materia de conversación entre sus compañeros de oficina y consulta permanente para entender cómo se pudo producir.
Sus compañeros, que conocían su agilidad, le enrostraban con sarcasmo su mala costumbre de bajar, salvando dos escalones a la vez, lo cual no estaba bien para un hombre de su edad, que si bien se mantenía en forma no podía acometer actos que demandaban una concentración que no era compatible con todas las obligaciones que tenía en mente.
Su esposa, que escuchaba tales conversaciones no podía menos que manifestarse igualmente descontenta con tal proceder y le llamaba a dejarse de tonterías y actuar responsablemente, confiada por lo demás en que Estay pudiera escarmentar y dejar una vida de actividad deportiva que le molestaba, más aún cuando ella no era capaz de seguirlo, lo cual producía inexorablemente una diferencia fisica evidente entre ambos con el paso de los años, llevando ella la delantera.
Estay, llamaba a todos a la calma y a no dejarse impresionar demasiado por un hecho que no tenía a su juicio, mucha importancia.
No obstante, interiormente no dejaba de pensar si había podido finalmente esquivar el cigarrillo o se había, según el mismo pensaba, contaminado con los deletéreos vapores emanados de alguna alma enferma y corrosiva, capaz de manifestar su podredumbre a través de múltiples canales, uno de las cuales era la colilla del cigarro, chupada, soplada, apretada o paladeada con pasión sentimiento, sensualidad, pero siempre con alguna intensión provocadora o al menos insana que se trasladaba a aquel objeto, el que se tornaba entonces en un medio, en un vector, en una cápsula infecta que albergaba malas pasiones humanas.

Texto agregado el 21-11-2018, y leído por 21 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
22-11-2018 hermoso texto yosoyasi
21-11-2018 Muchos tenemos grandes o pequeñas manías respecto de cosas, actos, objetos, que pensamos pueden hacernos daño. Repetición de actos, palabras, o algún objeto en particular quizá puedan librarnos de ello. Buen texto. Saludos. maparo55
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]