TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Kavi / Anecdota

[C:592276]

Hoy mientras caminaba por el centro de la ciudad, quise entrar a un café-bar, cuando llegue ubiqué un lugar cómodo, descargue los paquetes y se me antojo leer un libro que traía en mi morral. “Espíritu, alma y cuerpo” del reverendo (Andrew Wommack). Se acercó un joven rasta, muy jovial, por cierto, que me ofreció el menú. Aunque yo ya sabía que pedir antes de entrar, me tome mi tiempo, para sacar mi libro. Cuando el regreso me dijo –“Que desea caballero”-
- “mocaccino y cheesecake, por favor”- tomo el menú y se retiró.
Aproveche entonces para leer, ya había entrado en calor entre la lectura y el café y no pasaron más de 10 o 15 minutos, algo así; cuando de la nada apareció un señor que doblaba ya mi edad, barba blanca y bien vestido, pantalón y guayabera negros, combinaban bien con su gorra clásica inglesa, tan bien puesta. Muy amable el hombre me dijo: “buenas tardes joven”- “buenas tardes, conteste”-
“que pena interrumpirle” dijo el hombre y prosiguió. “es que estoy vendiendo estos paquetes de poesía por dos mil pesos” “y pues vi que usted es el único con un libro aquí, por eso me acerqué”
Eran unas cuantas hojas de bloc dobladas a la mitad cuidadosamente entre una bolsa de plástico la cual estaba grapada en ambos extremos.
“son poesías escritas por mí”
“que bien” le respondí- “yo también escribo” ahora que lo pienso bien, me parece una respuesta tonta, pero es que no encontré que mas decir en el momento.
“lo invito al conversatorio de poesía el viernes 21 a las 5 PM en el teatro “Jesús Duque”
“vaya, por favor”- me lo dijo con una expresión casi de ruego, y al final entendí por qué.
“es que es muy aburrido recitar poesía solo” me dijo. “la educación ya no es la misma ahora” y se retiro con una mirada de impotencia y frustración.
En ese momento no pude evitar, al ver a este hombre, recordar al “Che” y su poemario que, aunque no fue el autor de dichos poemas, si se tomo el trabajo de ordenarlos a su antojo en la libreta. Casi puedo saborear ese amargo de saberlo chilingueando de una hamaca improvisada, atada de una rama a otra, arriba en los arboles como solía hacerlo. Sus pies descalzos moviéndolos de ves en ves para espantar los mosquitos, el puro masticado entre sus labios retorcidos y sus lentes negros por el polvo y la mugre del combate, colgando de su camisilla y el fusil entre las piernas por esa mala costumbre de creerse libre siendo perseguido. Un poemario como recordatorio del fragor de la revolución.
Me recordó también mis años de universitario, llantas en el fuego humeante
y el bullicio de la gente; que nadie entendía, pero nosotros sí. Pancartas con mensajes que difícilmente recuerdo ahora, gritos apagados por el sonido aturdidor de las granadas de gas
y un malogrado plan de resistencia, de rebeldía pienso ahora, pero eso no importa ya.
Imagino al “Che” transcribiendo esos poemas y pensando:


“escribo esto ahora
aunque extrañe otras cosas
sintiendo balas presurosas
y maldita sea la hora”.

“El fusil se alarga, frio,
el calor de unas mejillas espera
y la memoria de mis manos entibia
mientras mi alma contempla ya el vacío.”

Pudo haber sucedido así o talvez no, lo cierto es que, entre la tristeza de este hombre, mis recuerdos y el poemario del “Che” me quede sumido en la nostalgia.

Joaquín, se llama el señor, y he decidido publicar aquí algunos de sus poemas, poco a poco.
Mientras tanto espero ansioso el día viernes, para ir al teatro y les contare con gusto lo que vea y escuche.

Texto agregado el 20-12-2018, y leído por 18 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
20-12-2018 Qué mala persona eres. Nos quieres agarrar pa'l hueveo. Aunque sea ponle un tilde al título. Anécdota lleva tilde, ignorante. Sigautt
20-12-2018 que te acompañe Dios .. Esperaremos el poemario del señor yosoyasi
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]