TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Nazareo_Mellado / En el viaje

[C:592447]

No importa cuanto te esmeres en sacar el polvo.
No importa cuantas veces sacudas los trapos.
No importa cuantas veces laves la ropa.
Regresarás vistiendo los mismos harapos,
de sucio condenado por la justa calamidad,
desde la construida ciudadela del polvo,
arrojado asqueado de regreso a la realidad.


Nada puedes hacer por cambiar tu naturaleza,
en ella descansan las humanas pasiones.
Se esparcen como descontrolada maleza,
entrelazando la intranquilidad con placenteros,
sueños hiperrealistas de descarada realeza,
que se afianzan seguros en torcidas visiones.


Así como tras la desintegración se acaba
un desolador deambular en el frío espacio
en un inesperado y diminuto instante luminoso.
Así se me presenta la existencia: ¡Despacio!
Lentamente disfrazada de estrella fulgurante,
como mirada absorta de revelación alucinante.


Imposibilitada de ver la luz que se desprende,
en el inesperado espectáculo de clausura.
Sorpresa de quien no espera del cielo una señal,
que deje atrás la interminable soledad del viaje.
Que nos conduce inevitablemente a estrellarnos
como asoladora estrella errante en contra del mundo,
para encenderse dichosa al reconoce su destino.


Y vista así la existencia ¿Valdrá la pena?
Un largo deambular para encenderse.
Un breve instante que se hace eternidad
al reconciliarse con la vida así extendida,
para dejar tras de sí una luminosa estela,
que señalará el camino a los extraviados,
o quizás la esperanza de cumplir deseos.


Y así profundamente refugiado en la cómoda sordera,
me esconderé en la placidez de no escuchar más al hombre.
Esperanzado con cada sensación, sujeto firme a la ladera,
de la improvisada estación en el monte de la espera,
ansioso de ver el largo tren que por fin me llevará.
¡Retrasado! Sin importar las voces que hablen de destino
o del insignificante carro en el que un día me extinguiré.


Como caída de agua hacia las entrañas de la tierra,
caeré profundo en la tranquilidad de la apatía.
Tan profundo que me buscaran sin encontrarme.
Tan profundo como lejanos murmullos de agonía,
en el silencio ensordecedor de vibraciones,
que despertarán la vida desde el tañer olvidado
de vírgenes y antiguas campanas enmohecidas,
el seco crujir de enmudecidas gargantas
que harán del canto antiguo un nuevo canto.

Texto agregado el 30-12-2018, y leído por 8 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
30-12-2018 Bueno, esto sin duda es para leer con mayor tiempo. En principio me ha gustado mucho. Un abrazo. MujerDiosa
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]