TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Mentiroso, mentiroso

[C:592793]

En un mundo de fantasía a sí mismo el mentiroso se cree sus propias mentiras.
Gran mentiroso de destellantes máscaras y personalidades en una conquista amorosa simulando un atractivo sexual e inteligencia con la acción de engañar. Con su aparente confianza convence a su círculo social tan lleno de apariencias que entre mentirosos todo se vuelve un entorno de reflejos y falsos sentimientos, y como las caras se ven, el corazón percibe e intuitivo el mentiroso es destruido.
Entre miles de engaños mentiroso, mentiroso en sus experiencias fábrica construcciones imperfectas, mal intencionado se viste de apariencias de sinceridad.
Su obra aparente y fingida alberga miedo a que su verdad se sepa. Repitiendo palabras y frases trata de convencerse a sí mismo buscando validar su mentira en su mente para que sea creíble su construida y sucesiva mentira.
El intento de engaño genera la reacción fisiológica aumentando la presión arterial y la frecuencia cardíaca, respiratoria con cambios en la actividad eléctrica de la piel provocando sudoración; su sistema nervioso disminuye y el flujo de saliva seca las membranas mucosas de su boca mientras se dispara el sistema simpático poniendo alerta su cuerpo.
Mentiroso, mentiroso con mirada firme confía en verse más franco desarrollando un eficaz grado de control para que el interlocutor “se coma todo su cuento” con demasiada verbalización en detalles no requeridos para mostrarse más abierto a conversar y sea creíble su invención. Pero se dilatan los vasos sanguíneos de su nariz generando la necesidad de rascarse.
Aunque sea un mentiroso profesional carece de capacidad de controlar indefinidamente su inconsciente. El mentiroso por educación y cultura, tradición maneja a la perfección el movimiento de sus manos y expresiones faciales ocultando su estado anímico.
La profundidad de sus ojos contienen un doble mensaje y su rostro con micro expresiones entre cuartos de segundo es ignorado; los músculos de su rostro conectados al cerebro vinculan las emociones activando al experimentar su mentira sin cesar. Sus ojos se arrugan y la parte inferior de su cara muestra los dientes en una expresividad involuntaria.
Al mentiroso le comienza a temblar la voz entre su discurso ya poco fluido. Su respiración cambia y sus hombros se levantan al sentirse tenso y nervioso al ver que su mentira ya no convence; se toca y cubre la boca de manera automática obstaculizando la comunicación entre una movilidad ocular y lapsus gestuales que ha sido alterado en el código de su comportamiento normal.
Creyendo que el mentiroso o mentirosa potencial ha de ocultar su energía densa que proyecta se destruye con sus argumentos. Ya tono de voz como expresión facial ya no puede controlar por la acústica en el cráneo. Con más pausas largas y frecuentes teme; ya descubierto su voz se torna aguda, cubre partes vulnerables de su cuerpo, mueve los pies y su cabeza rápidamente. Luego se enoja, juzga y huye.
Al ser evaluado el mentiroso se da el resultado a la hipótesis del mentiroso: nada más se miente a sí mismo y queda su efímero torbellino que después de una mentira, le lleva a otra hasta que se vuelve un mitómano que vive de lo que dice.

j.c.n-18-1-2019

Texto agregado el 19-01-2019, y leído por 17 visitantes. (4 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]