TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / vejete_rockero-48 / ¡¡Malditos reptilianos acuáticos!!

[C:593011]

Esta historia es real, la escuché de boca de Jorge Quintana; él dijo que así sucedió, y yo no dudo de su palabra.
Con Jorge eramos muy cercanos cuando adolescentes y, el lunes pasado, cuando regresaba a casa después del trabajo; lo encontré por casualidad en la calle. No sabía nada de él hace una década, y le invité una cerveza.
Me contó que después del colegio, estudió algunos años más, pues deseaba sacar la licencia de tripulante de pesca; y a los 21 años la obtuvo, embarcándose en un barco de la compañía pesquera Eperva; empresa que en aquellos años tenía sus oficinas en la ciudad de Iquique.
Pero Jorge Quintana solo trabajaría una vez, y según sus propias palabras, "Nunca más volvería al maldito mar de noche".


Primero que todo, hay que tener en cuenta, que la mayoría de las faenas pesqueras, se realizan durante la madrugada. Generalmente es así, y se hace para obtener los mejores resultados posibles en todo el proceso. Además, que la gente de mar aprendió a través de su historia, que las más apetecidas especies de peces, prefieren deambular en la noche.
Imaginen estar navegando en medio del océano Pacífico completamente a oscuras, junto a ti, hay quince silentes tripulantes (sumado el capitán); todos moviéndose sigilosamente, preparándose para pescar.
Lentamente ponemos en movimiento un pequeño bote a motor que ayudará en nuestra tarea; su misión es lleva la línea de la red, rodeando el banco de peces, para luego retornar al punto de inicio.
Era una faena como tantas otras, una velada de trabajo acompañada solo por la hermosa luna llena. Todo iba excelente; el barco y su bote trabajaron en perfecta sincronía, y la malla quedó tensa y colmada de pescados. Solo restaba alzarla con la ayuda de un engranaje, para luego vaciar el contenido en las bodegas de nuestra nave. Hasta que pasó, lo que pasó.
_ Hay algo muy grande abajo; en el fondo marino_ Dijo sorprendido el hombre encargado del radar del barco.
_ ¿Quizás una ballena?_ Preguntó el capitán.
_ No lo sé; pero sea lo que sea es muy grande... ¡¡Espere!!... ¡¡Viene subiendo a la superficie a gran velocidad!!_ Clamó antes de correr junto al capitán hacia la borda, esperando ver que emergía.
No recuerdo muy bien cual de los dos llegó primero; el sonido, o la luz. Pero ambos precedieron al horror que hizo presa de todos los tripulantes del barco.
Poco a poco se hizo visible un círculo luminoso, que tal cual lo anticipara el hombre del radar, venía en franco ascenso desde las profundidades del océano Pacifico. Al principio era muy pequeño, no más grande que un automóvil; pero a medida que subía a la superficie, podíamos apreciar sus verdaderas dimensiones. Nuestra vieja goleta de pesca de 30 metros de largo y 200 toneladas quedó "atrapada" bajo un brillante círculo de luz color amarillo.
_ ¡¡Abandonen la embarcación!!_ Gritó el capitán al ver que aquella cosa venía en trayectoria de ascenso y colisión contra nuestro barco. Allí escuché los primeros gritos de espanto; los hombres sin dudarlo se lanzaron a las aguas, nadando desesperados trataban de alejarse lo más que pudiesen de lo que generaba la perturbadora luz y el extraño zumbido.
Dejé de sentir el ruido cuando aquella cosa repentinamente se detuvo; era imposible saber que tan grande era aquel "plato" luminoso; pero estoy seguro que su circunferencia tendría un diámetro no inferior a los cien metros. Tras estar algunos minutos detenido justo abajo de la goleta, comenzó a alejarse navegando debajo del agua, primero lentamente, para luego tomar una velocidad inexplicable.
Y allí quedamos nosotros; en la oscuridad con las bocas abiertas y el corazón asustado. Algunos tripulantes flotando en el agua, y el capitán con una nerviosa sonrisa pidiéndome que ayudara a sus hombres a volver a cubierta.



Texto agregado el 01-02-2019, y leído por 31 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
02-02-2019 Excelente! me pareció ver toda la escena y sentir el asombro y terror de los tripulantes! Es verdad lo que dice Vicente, no estamos solos! Abrazos. Magda gmmagdalena
02-02-2019 Hermano... Como te ofrecí alguna vez, te ayudaré en la cruzada contra las lagartijas galácticas, podemos empezar por no venderles combustible... Luego ya veremos. Cinco aullidos al rescate yar-
02-02-2019 Y yo le creo a tu amigo Quintana y por ende a ti, puesto que en este mundo no estamos solos y el mar es refugio predilecto de visitantes de otros mundos. Pensemos también que muchas leyendas marinas nacieron de hechos como este que hoy nos narras. Un abrazo. vicenterreramarquez
02-02-2019 Una historia muy luminosa, caudal de imaginación desbordante. // sensaciones
02-02-2019 esas leyendas marinas entretienen los momentos de charlas (y mucho mas si la cerveza no es solo una) seroma2
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]