TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / atolonypico / Cazar mamuts.

[C:593056]

Uno.


La vida en sociedad ha hecho que queden muy pocos hombres vivos. También llamados sinapistas por los sectores menos contemporizadores de lo social. Echa uno en falta los tiempos en que uno se levantaba para hacer algo. Cazar un mamut, por ejemplo.
Te preguntaba tu mujer y le decías: a cazar un mamut. La dona no ponía objeción. Ahora los cazadores de plantígrados de la edad glacial sobran en el mundo, como falta la nobleza y abunda el cinismo.
Y no es que no haya gente. Sólo que quienes han tomado la palabra no la sueltan. Hoy todo es difuso. Vas por la calle y en realidad no encuentras tu misión auténtica. Y todo desde que se dejó de cazar mamuts. Entonces sólo se necesitaban unas cuantas voces: lo de los mamuts, lo de la hoguera y poco más. Con cueva, carne y fuego se tenía la vida de cara. Pero vinieron los excedentes. Ay los excedentes. Y con los excedentes llegaron los socialistas a gestionarlos. Y desde entonces. Otros dirán que el sustrato más profundo que hace girar el mundo es el de la estética: una cuestión de guapos y feos. Estos son los conservadores. Y, por supuesto, los guapos son ellos.
Con todo, por guapos unos, y por justicieros otros, resulta que sin pericia alguna para cazar el mamut ni nada que se le parezca, se llevan las mejores tajadas a la mesa. Y eso con suerte para el cazador; que se dan casos en que se queda sin nada: véase la caterva de mileuristas, entregados al trabajo sin dinero apenas y dando las gracias. Un poco más tarde apareció el demagogo: detrás de cada político hay un inepto para la caza que ha hecho de la demagogia su oficio. Le das a un político un hacha de sílex y una lanza y lo más que te trae es una lagartija a casa.


Dos.
Inventada la política, se pensará que ha entrado, por lo menos, la variedad en el mundo. Craso error. No ha conocido el mundo política que se haya salido de la tría. Y es que las buenas ideas no se pueden imponer. Por ello no se desarrollan, claro. Entró Napoleón- el último cazador de mamuts que ha habido-, con los mamelucos, al objeto de extender la revolución, las nuevas ideas; y encontró la oposición lógica de quienes se ven forzados a hacer algo a tenazón. Ya podía ser buena la idea de arramblar con el "ancien régime", pero no con aquellas maneras.
Pero es que sin maneras no se llega a nada. Por lo que en conclusión: por falta de maneras o por exceso, no cambia un ápice nunca nada.
Tres.
La sociedad está esclerotizada hasta tal punto que se está empezando a apreciar por algunos la acción directa. Cometes una barbarie y contribuyes a librar el mundo de fantasmagorías. Lo malo es que éstas se ciernen inmediatamente en pocos días. Hace falta empezar a cazar mamuts de nuevo, puesto que la inacción es más perniciosa que los efectos positivos. Que entre Napoleón, que arramble nuestra tierra, que nos libre de monsergas y sinapismos. La gente sólo conoce el palo y hay que enseñarles lo que es bueno.

Texto agregado el 04-02-2019, y leído por 4 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
05-02-2019 Buen ensayo Atolon.. paa reflexionar aquello de que la gente sólo conoce el palo y es que hay cada enajenado caminando... sheisan
05-02-2019 Hacer algo tan cotidiano como cazar un mamut. Todo tiempo pasado fue mejor, dicen. No lo viví para confirmarlo. Buena crítica la que haces. Saludos desde el centro de Chile. bellaan
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]