TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / lilaherthings / Un crimen terrible.

[C:593262]

Después de hurgar en las memorias del convicto al que tuve por cliente –y digo “tuve”, porque falleció hace ya doce horas–, caigo en la cuenta de lo ínfima que es la vida y lo ridículo que es vivirla.

Ha llamado el médico forense que se encargó de levantar el cuerpo y el anatomopatólogo me ha enviado el informe de la causa de muerte. Y, pienso nuevamente sobre lo mísera que es la existencia. ¿Quién ha de preocuparse por un ciudadano tras las rejas?, ¿Qué interesa al sistema de justicia si ha encerrado al hombre equivocado?; y yace, penitente esperando justicia, por la ineficacia un funcionario público que tomó a un ciudadano –que se encontraba en el momento equivocado–. solo por salir del paso.

He revisado los informes y el único teléfono que apuntó el convicto fallecido fue el de su única esperanza de salir de la mazmorra, mi teléfono; por supuesto. La letra temblorosa y la sangre de sus heridas en una huella parcial, extendida con su último aliento. ¿Cómo sentirme?, un individuo sin familia –no le quedaba familia ni conocido existente–. He empezado a volver tras sus pasos.

La causa de muerte fue un traumatismo cráneo-encefálico propinado con objeto contundente en medio de una revuelta en el penal de la localidad. Según informe, su cuerpo fue ultrajado de forma continuada, evidenciado mediante fluidos de diversa índole y hematomas a lo largo de su cuerpo. Hace dos horas regresé de la morgue y vi por última vez el cuerpo de mi cliente.

“Justicia”, la palabra lacera mis oídos. Y, mi estómago se revuelve. ¿Qué clase de mundo podrido es este? ¿Qué clase de maldito sistema es este? Corrupción, decadencia, burocracia, retardo procesal y más, eso define a este infame sistema. Y, yo formo parte de él. Deberían juzgarme, porque he cometido un crimen terrible. Mi cliente ha muerto y no he podido evitarlo, sigo dependiente de un sistema que promete “justicia” para las víctimas y los inocentes y reinserción social para los sujetos activos del delito –por cuestiones ético-legales decidí no usar la connotación “delincuente”.

He sido cómplice de un crimen terrible y de un sistema corrupto. Y no he podido hacer más que quedarme de brazos cruzados, mirando el cuerpo de alguien que depositó sus esperanzas en mí. No sé cómo afrontar esto. Sus orbes se han cerrado pidiendo clemencia, por crímenes de los cuales no fue partícipe, siendo sujeto de oportunidad. De solo recordar el procedimiento viciado, las pruebas contaminadas, los argumentos de los operadores de justicia y la corrupción que nos precede. Prefiero dejar de ejercer, no quiero ser cómplice de más injusticias.

No quiero cometer más crímenes terribles, siendo un simple espectador del circo más cruel.

Días más tarde, estoy pidiendo perdón a unas cenizas sin compañía, a un inocente sin justicia, a un ciudadano sin familia. A alguien que pudo ser cualquiera de nosotros.

Qué injusta es la vida.

Texto agregado el 16-02-2019, y leído por 81 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
16-02-2019 Amarga profesión verdad? seroma2
16-02-2019 Injusta o no, hay que vivirla. ¿Quién sabe la causa profunda de su muerte? MujerDiosa
16-02-2019 el personaje confió en su inocencia , pero algo habrá hecho, aunque no merece ese final yosoyasi
16-02-2019 Me encantó. A veces hay cosas que se nos escapan de las manos, pero trata de hacer lo correcto siempre. Saludos riema
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]