TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / vejete_rockero-48 / De perfiles falsos en Facebook; de Ciber novios/as; y de Homosexuales.

[C:593377]

Historia basada en un relato de un compañero de trabajo.



_ Te amo; y estoy segura que esta noche, será hermosa e inolvidable_ Escribo lentamente, tratando de controlar aquella sonora carcajada que risueña desea salir expulsada desde lo más profundo de mi garganta.
Hace más de tres meses que mantengo un tórrido romance a través de Facebook con Manolo; todas las noches nos comunicamos, y a pesar de nunca habernos visto, conversamos animosamente como si fuésemos novios de años. Constantemente nos prometemos amor eterno y, si las cosas siguen dándose de está bella manera, planeamos formalizar nuestra relación viviendo juntos. Esto es un amor sensual y apasionado, y esto es lo que al menos él cree.
¿Pero para que andamos con mierdas? No voy a mentirles; todo esto es una descabellada mentira, una quimera sin sentido. Lo que él no se imagina, es que yo, su supuesta "Ciber novia" de Facebook, no soy una mujer. Para ser completamente sincero con ustedes, soy un hombre maduro y con mucho tiempo libre.
Cierto día no tenía absolutamente nada que hacer, cuando para sobrellevar las horas de aburrimiento, entré por casualidad en Facebook, una de las redes sociales más importante de la internet. Solo me tomó unos minutos crear un perfil falso tras robar varias fotografías de una hermosa y delgada modelo griega, y ¡listo! Había dejado de ser un hombre se sesenta años, de baja estatura y con un abultado vientre, para transformarme en "Claudia" aquella apasionada y escultural fémina amante de las fiestas y amigos.
A los pocos días comenzaron a llegar a mi casilla de perfil falso, varias solicitudes de amistad de conocidos "galanes" de la ciudad. Y así comenzó todo, como una broma, una jugarreta sin importancia, que con el transcurso del tiempo se escapó completamente de mis manos.
_ Lleva algo para beber; me encantaría compartir un rico whisky junto a ti_ Enciendo un cigarrillo sintiéndome Nora Roberts, aquella escritora de novelas románticas_ No sabes como deseo que sientas mis besos sobre tu piel_ Sonrío resonante y tétricamente.
_ Pero por favor_ Inesperadamente responden mi mensaje en línea_ No vayas a faltar a esta cita. Quiero abrazarte y besar tus labios por primera vez_ La respuesta de Manolo llega de improviso.
_ ¡Manuel está conectado!_ Grito riendo y tosiendo profundamente atorándome con el humo del cigarrillo.
_ Lo sé mi amor_ Escribo siguiendo mi juego_ Perdóname por fallar las primeras veces que hemos tratado de vernos; estaba muy nerviosa. Pero esta vez iré, no contengo los deseos de verte.
_ Está noche será nuestra. Te esperaré en la misma esquina. Te amo_ Dice mi eterno enamorado.
_ Así será amor de mi vida. Te veo esta noche. Te amo_ Apago el computador riéndome de la miserable y solitaria vida de Manolo.

Hay poco tráfico en las calles a esta hora de la noche; la siempre tediosa salida del trabajo se hace grata de esta manera. Y con poco vehículos circulando, logro acceder al centro de la ciudad sin inconvenientes.
_ ¡Hijo de puta! Hoy es mi encuentro con Manolo_ Vocifero al recordarlo. Pienso que asistiré de todas maneras, para apreciar su rostro cuando vea que su novia nuevamente no llega.
Estaciono mi automóvil en un oculto recodo de aquella oscura calle; bajo las cómplices penumbras que caen de un farol roto. Observo con excesivo sigilo por ambos lados de la vía, asegurándome de no ser visto. Una vez tranquilo saco una cerveza de la guantera, y relajándome enciendo un cigarrillo esperando la hora del encuentro, como quien espera ver una obra de teatro.
Quince minutos antes de la hora estipulada lo veo llegar. Manolo luce nervioso, y consulta varias veces su reloj de pulsera cerciorándose qué no llegara a destiempo.
Manolo viste de manera casual; unos ajustados pantalones de mezclilla hacen juego con su blanca camisa de algodón. En las manos lleva una rosa roja, junto a una botella de Jack Daniels; exquisito whisky hecho a base de granos, cebada, malta y miel.
_ Veo que trajiste el whisky. ¡Y es uno de los buenos!... ¡No escatimaste en gastos!_ Digo riendo sarcástico.
Mi "novio" enciende un cigarrillo tras otro, a medida que pasan los minutos y la ausencia de su "novia de Facebook" es un hecho. Por mi parte, permanezco burlándome secretamente de la situación; bebiendo de las cervezas marca "Corona" que comprara para esta noche especial.
Después de dos larguísimas horas de esperas, un desconocido sentimiento salpica inesperadamente mi cerebro. Es la emoción de sentirme culpable por engañarlo tanto tiempo.
_ ¡¿Que culpa tengo?!_ Discuto conmigo al ver como Manolo lanzar la rosa al piso para luego aplastarla con furia_ ¡Él también quiso engañarme! Relató que trabajaba en una empresa minera, y la verdad, es qué... ¡labora lavando taxis en el estacionamiento de un centro comercial!_ Grito alterado y borracho_ Esto es un juego que no daña a nadie_ Busco justificarme.
Pasado tres horas; Manolo cabizbajo, derrotado, triste, y con la mirada perdida se aleja.
_ Bueno mañana llamaré para pedirle disculpas, y seguramente planificaremos otra cita. Aun cuando sabemos que "Claudia" no llegará_ Sonrío al verlo caminar errático_ Además esta cita sirvió para que renovara su vestuario; siempre viste como pordiosero_ Continúo reflexionando_ Como "Claudia" no apareció; lo mínimo que puedo hacer es acompañarlo a su casa_ Encendiendo el automóvil, comenzando a seguirlo sin que se diese cuenta.
Tras algunas calles lo veo ingresar a una modesta vivienda_ Así que aquí es donde vive mi novio_ Vocifero molesto_ ¡Otro engaño! Me comentó que vivía cerca de la playa.
Su dormitorio se ubica en el segundo piso del domicilio, donde tranquilamente lo puedo espiar a través de la ventana que da hacía la calle. Manolo se desnuda, seguramente preparándose a dormir. Las ondeantes cortinas de la habitación, traslucen la silueta de su tonificado cuerpo. Aprecio las fuertes caderas, y los fibrosos músculos de sus brazos_ Estoy completamente hipnotizado frente al sensual espectáculo; comenzando a transpirar copiosamente, sintiendo algo en mi estómago que no puedo explicar.
Ajustaba el cinturón de seguridad; preparándome para regresar a casa, cuando aquella tibia humedad ensució mi entrepierna_ ¡Hijo de puta!.. ¡¿Que mierda es esto?!_ Era una impensada erección, que no necesitó de mis recurrentes pastillas de color azul. Era una inesperada y placentera erección que llegó cuando espiaba a Manolo; era una erección que nunca he logrado con mi esposa.
_ ¡¿Hijo de puta que mierda me pasa?!_ Los desgarradores gritos continuaron aún después que los residentes de las casas colindantes, llamaron a la policía por el escándalo que presenciaban en horas de aquella madrugada.





Texto agregado el 22-02-2019, y leído por 209 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
04-03-2019 jajajajjaj suena muyyyy divertido, me encanta jajajajjaj como que voy a intentar algo así por el estilo. Luego publicaré relatos anómalos sobre estas cosas. Toma tus 5 lilaherthings
24-02-2019 Todos tenemos un lado oscuro. Facebook es uno de ellos. Buen trabajo excalibur
23-02-2019 Teerible los medios en una buena parte han sido utilizados para el engaño y con que facilidad la mujer adolescente se engancha y terminan en prostibulos siendo exploradas, pero tambien he conocido buenas relaciones que han terminado como en los cuentos felices. Cómo siempre amigo vejete tu prosa es clara, irónica y buen la vida también da sorpresas. Abrazo grande. sendero
23-02-2019 Creo es una práctica recurrente en internet. Hay mucha soledad y mucha necesidad de afecto. Cinco aullidos conectados yar-
23-02-2019 jajaja cazador cazado como diríamos.. Un abrazo, sheisan
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]