TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / vicenterreramarquez / Fue un 27 de febrero

[C:593463]

Sucedió hace 9 años

Recordando un 27 de febrero que dejó heridas y huellas indelebles en esta larga y angosta faja de tierra en el sur de América. Epopeya en la que el verdadero héroe es el pueblo chileno, que luego de ser abatido por la ira de la tierra y el mar se yergue con mayores bríos y una vez más desafiante vuelve a enfrentar la Naturaleza.



27 de febrero, año 2010

La energía de la tierra por años contenida,
ya no cabía en sus entrañas, era tanta que pujaba.
Pujó, pujó y parió destrucción descontrolada,
por una brecha que abrió entre placas tectónicas
en el sur del mundo entre mar bravío y cordillera altiva.

Se liberó una vez más.
Sí, se liberó y se paseó por Chile como bestia reprimida.
Asolando la noche tranquila,
destruyendo voluntades y esperanzas,
arrasando en el campo las mieses que doraban
y en el mar tragando redes recolectoras del sustento diario.

Se liberó otra vez.
Sí, se liberó y recorrió caminos conocidos,
destruyendo estructuras viejas de adobes y maderos
carcomidos por los años y el tiempo de la historia,
que había olvidado derribar en su pretérita visita,
y también inclinando torres de cemento, sudor y acero
erigidas desafiando al cielo cual débiles Babel.
Luego se envolvió en manto de oscuridad para segar vidas
con implacable guadaña destructora.

Y la tierra se sacudió.
La noche con luna creciente, casi llena,
fue cómplice de las fuerzas desatadas
que arrasaron implacables con el fruto
de cuerpos cansados que dormían,
y las ilusiones pintadas con colores futuristas
de inquietos espíritus nuevos que soñaban.
Desde más allá de los límites marcados por los ríos,
Mapocho por el norte y Biobío por el sur,
en madrugada sabatina de 27 de febrero,
mes aún vestido con ropas veraniegas y color de vacaciones,
se sintió el ondular crepitante de la tierra
y la furia irascible de las olas.

Y el mar se encabritó.
Las aguas recogidas se alzaron en olas destructoras,
hambrientas de pueblos costeros
que se reponían del sueño interrumpido por las sacudidas
que produjo el iracundo enojo de la tierra.
Y ávidas cual gárgolas coléricas se esparcieron por las playas
cobrando el tributo por la pesca y el trabajo de una vida.
Engullendo casas, lanchas, botes, redes,
fábricas, usinas, plazas, parques y años de construir hogares;
y como Hidra iracunda, de mil cabezas,
arrastrando a sus entrañas cuerpos plenos de vigor.

Y la naturaleza se enojó.
Se enojó y siguió sacudiendo campos y ciudades,
asolando todo con saña desatada.
Derrumbando escuelas y jardines infantiles.
No respetó iglesias ni hospitales.
Ciega, arrastró autos caros y pobres carretas;
mansiones con jardines y viviendas proletarias.
No discriminó, fue democrática. ¿Acaso fue justa?
Se ensaño y le quitó al rico y al pobre por igual

Y brotaron alimañas.
Sí, de entre los escombros y lamentos brotaron alimañas,
que al igual que buitres hambrientos se regocijaron
en la destruida propiedad ajena
y como vampiros sedientos bebieron
de la sangre magullada del hermano.
Brotaron de las grietas de la tierra y de las rendijas sociales,
cubriendo con una mancha de tinta oscura
las blancas páginas escritas por un pueblo sufrido y laborioso.

Y muy pronto renació la esperanza.
Sí, renació la esperanza, y pronta renació la esperanza.
Desde los extremos geográficos del largo país
y desde los extremos sociales y políticos del angosto territorio,
surgió un grito de unión y un llamado solidario.
Todos olvidaron diferencias, todos cooperaron y todos trabajaron.
Y al unísono con el temblar de la tierra latieron corazones.
Y hoy la destrucción deja pasos a cimientos más firmes
y estructuras tejidas con buen acero y normas respetadas,
que puedan resistir, en dos o tres décadas más,
el próximo aborto de la furia que acumule La Tierra en sus entrañas.


Nota del autor.
Esto fue escrito a los pocos días de ocurridos terremoto y tsunami en la zona central de Chile el 27 de febrero del 2010. Con intensidad de 8,8º Richter.

https://es.wikipedia.org/wiki/Terremoto_de_Chile_de_2010

Incluido en libro: Todos los Vientos
©Derechos Reservados

Texto agregado el 27-02-2019, y leído por 216 visitantes. (19 votos)


Lectores Opinan
28-06-2019 Mientras sentía el brusco remezón, imaginaba a otros con menos fortuna que en ese mismo momento eran aplastados por la idéntica furia. Pero nos levantamos, salimos adelante, siempre dispuestos a levantarnos. Un gran abrazo amigo. Gui
12-03-2019 Vicente,me estremecen tus letras porque viví esa tragedia.... Tú, obviamente sabes muy bien relatarla ,con ese estilo tan tuyo y hermoso. Como chilena, siento como si estuviera viviendo de nuevo ese día. El mar tan bello y apacible en tantas ocasiones,se volvió una bestia salvaje arrasando con todo lo que estaba a su paso. El pueblo chileno tiene mucha fortaleza y supo levantarse como en muchas ocasiones lo ha hecho.***** Un abrazo fuerte Victoria 6236013
06-03-2019 Descripciones poéticas que nos hacen ver la fuerza del movimiento, de la aguas que destruyeron vidas y paisajes urbanos. Pero nada detuvo al pueblo Chileno que se ha levantado con energía y valor a las fracturas de la vida. Arazo grande mi buen. sendero
03-03-2019 Tu poema lo describe tal cual fue, terrible pero como bien dices el pueblo chileno tiene la fuerza suficiente para levantarse y volver a construir todo lo perdido, salvo las vidas, esas no volverán jamás. ome
03-03-2019 No es Chile el único país que ha sufrido....de lo ingrate que a menudo es la Naturaleza...es pues por los humanos sobreponerse del mal vivido....porque a pesar de todo sigue teniendo Chile gran belleza. za-lac-fay33
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]