TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / entrerios / La era industrial voló libre de verdad

[C:593930]



La era industrial voló libre de verdad, antifábula

La cigarra era feliz porque producía cáscaras con la forma de su cuerpo en cantidades industriales, y su empleada la hormiga recolectaba estas pieles disecadas naturalmente, y las cambiaba por miel y leche que producían sus amigas las abejas y las vacas que deambulaban también felices por el campo, cerca de la ciudad.
La cigarra producía un bien muy exótico, su cáscara con su forma. Y el viento las trataba de paso a estas formas, muy corrientemente, cuando las hacia volar de los troncos de los árboles a cualquier hora del día. Las abejas sabían que el viento era un señor poderoso, y veían como llevaba las cáscaras de cigarras por encima de los árboles. Era un espectáculo único, y la luz del sol las destacaba a estos cascarones que volaban por aquí y por allá. Las abejitas también se unieron al ventarrón cansadas del sistema de mercado, y giraron como todos en los remolinos bajos y altos que producía el viento sur seco, y todos volaban en vueltas bellas.
Es que las vaquitas nunca estuvieron muy convencidas con estos arrebatos a la usanza de emprenderos humanos. Fue un lapsus de ellas, me refiero a las que tenían antenas y cuernitos que deambulaban por doquier. Los frenesíes obreros eran desordenados, y sus rostros eran de los bichitos, hacía falta un cambio en el sistema mal copiado de los homo-sapiens. Estos hechos hacían perder su naturaleza a los fenómenos atmosféricos y a los insectos que no tenían por qué asimilar la cultura humana ni rudimentariamente. Pero es que a las vaquitas el rumiaje las volvió pensantes, y porque tenían un librillo sin papel dentro de ellas por siempre, y no gustaban mucho que la cigarra se convirtiera en vividora a la usanza humana de las diminutas hormigas, y por eso estas lecheras dejaron de ser felices, y ya no producían leche de calidad.
En tanto la hormiguita se volvió una semi-esclava ambiciosa del progreso y del lucro que daban las inoperantes cascaras de cigarra que el viento divertido las hacia volar. Esto daba diversión gratis a todo el campo y el valle con sus concurridos lugares. Y vio la hormiga que todas las cascaras, las abejas, y la cigarra daban vueltas y vueltas en el aire, y sonreían sin parar. No había tiempo ni hora que dejar pasar. Entonces renunció a sus múltiples gerencias y se unió a ellas todas. Y la hormiga llamo a las vacas para que vengan también a disfrutar del viento poderoso que hacia girar todo en el valle. Y ellas, las granjeras cansadas de los conceptos económicos y de no dar ya buena leche, fueron dando vueltas también por el aire, por el sol, hasta el atardecer, incluso circulando la noche entera que a cada minuto era más bella. Frente a todos los presentes se llenaba el lugar de los cantos de los bichos y aves que estaban participando de este carnaval campechano, y todos así de nuevo iban haciendo lo que sentían por naturaleza, comenzaron a ser felices nuevamente, teniendo por compañero al viento, que hacia volar a todos, en todas direcciones y por todos los lugares libres donde había cantos de alegría, y risas que no eran humanas, y vueltas y vueltas hasta el amanecer florecido.
Moraleja “La industria mal imitada se liberara de Paul Samuelson o Milton Friedman, y hasta las vacas volaran”

Texto agregado el 24-03-2019, y leído por 92 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
24-03-2019 Ingeniosa fábula. Hay humor bien construído y una crítica oculta a una etapa que parió muchas divisiones en el mundo. Te felicito. peco
24-03-2019 en las fabulas y en los cuentos... yosoyasi
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]