TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ome / Natali.

[C:593989]

Natali

El sábado se hacía largo y gris para Natali, mientras ordenaba la casa escuchaba a Julio Iglesias en una canción que parecía dedicada a ella misma y la nostalgia le tocó el corazón haciendo que sus ojos se llenaran de lágrimas.
¿Por qué se había ido sin luchar por ella? ¿Por qué jamás me atreví a llamarlo? ¿Dónde estaría ahora? ¿Quién ocuparía su lugar? ¿Quién dormiría en su cama?
¿De quién sería su cuerpo y su corazón? ¿La recordaría como ella a él?
Esas y mil preguntas revoloteaban en su cabeza, recordaba el día que lo dejó pensando que no era el adecuado para ella, se había subido a un pedestal hecho por sus padres de donde ningún hombre “inferior” a ella la haría bajar, sin pensar en sus sentimientos, estaba enamorada de él pero la juventud quizá y los consejos familiares la llevaron a mentirle a decirle que él no era su verdadero amor y eso lo lamentó durante toda su vida, jamás supo nada de él, se marchó con el corazón destrozado sin siquiera luchar por aquél amor, el amor que creía perdido.
Sus ojos rojos dejaban caer como en cascada lágrimas amargas y saladas que miraban aquella casa, su casa, casi un castillo, con muebles muy finos, vestida con todo el lujo que el dinero en abundancia puede dar y se sintió muy sola pensando…pensando.
De pronto alguien le habla desde una de las habitaciones:
___Mamá, no voy a cenar, salgo con la barra, vamos a bailar, no me esperes… me olvidaba, llamó papá dice que no viene a cenar, tiene una junta de negocios y que llegará tarde, no lo esperes despierta.
Natalí pensaba, otra junta y justamente un sábado… otra vez comeré sola… aunque ya no me importa, no supe elegir entre la felicidad y la comodidad, tarde ya, el otoño se instaló en mi vida y no hay vuelta atrás.
Y mientras la canción seguía sonando en la radio, Natalí se sentaba en la cocina a comer junto a su perro, fiel compañero que jamás tendría una junta de trabajo ni la dejaría sola y la vida continuaba y la tristeza y la melancolía serían junto a su perro, su eterna compañía.
Omenia.

Texto agregado el 27-03-2019, y leído por 88 visitantes. (18 votos)


Lectores Opinan
01-04-2019 Quien ha estado ahí, sabe que hay batallas que simplemente no deben darse Es mejor, aunque no más ni menos fácil, dar vuelta la página y comenzar otra historia Pero saberlo no ayuda en nada, como le dijo Morpheus a Neo:"Es distinto conocer el camino, que recorrer el camino" Con el tiempo, uno aprende que no tiene sentido lamentarse por el pasado que ya fue y no se puede cambiar, por cliché que parezca, hay que preocuparse por el presente que es lo único concreto y tratar de enfocar el futuro Randal-Tor
28-03-2019 Siento que tu personaje ya se dio cuenta de su cobardía, ahora a luchar contra ella carmen-valdes
28-03-2019 Y como dice mujerdiosa: "al menos tuvo hijos"... ¿te imaginas si no los hubiera tenido? ¿qué habría sido de su vida?... jajajaja. gsap
28-03-2019 Me gustó mucho tu relato, Ome querida... si me preguntan a mí, pese a tener mucha gente alrededor, mis perros son mis mejores, mayores y más amados amigos que vida me pudo regalar. gsap
28-03-2019 Precioso, que bien has pintado este relato tantas veces repetido. Me encantó, Carlos. carlitoscap
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]