TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ome / De profesión...

[C:594260]

De profesión….
Los hermosos y modernos apartamentos recién construidos en una de las mejores avenidas de la ciudad estaban a punto de ser inaugurados con el primer comprador.
Simón Quintas, un hombre de unos treinta años, elegante, de muy buenos modales fue el primero en hacerse acreedor del último apartamento en el décimo piso con terraza hacia la calle, dos dormitorios, cocina, dos baños, comedor y todo lo que un hombre soltero que pudiera costear los gastos, compraría.
Simón estaba muy contento con su compra, por muchos años ahorraba siempre que podía, los negocios marchaban muy bien aunque de tanto en tanto tuviera que viajar, los gastos del viaje valían la pena.
Por las mañanas se sentaba en la terraza a desayunar, le agradaba ver el cielo temprano en la mañana, era su momento de relax luego se afeitaba y se duchaba para salir a trabajar.
No tenía familia, lo criaron unos parientes muy lejanos o quizá ni siquiera eran familiares pero a la edad de quince años se fue para no regresar, nunca fue feliz con esa gente y a ellos no le importó, una boca menos, pensaban.
Se hizo hombre en la calle, su estudio los primeros años no fueron más que la sabiduría del que escapa y aprende a golpes.
Pero. Lejos de desistir, Simón fue a la escuela nocturna, al principio para poder dormir en los baños cuando nadie lo veía por las noches ya que no tenía dónde quedarse.
Al contrario de muchos jóvenes de la calle, él no cayó jamás en las drogas, las malas compañías trataron pero él no los escuchaba, era de muy buen corazón, ayudaba a otros a no caer en ellas y a pesar de su corta edad sus pensamientos eran claros, algún día sería alguien, de eso estaba seguro y por ello trabajó toda su vida sin quejarse ni lamentarse, pensaba que era lo que le había tocado en el reparto, que quizá Dios le tendría algo reservado.
Y los años fueron pasando, Simón se convirtió en hombre había trabajado y estudiado a pesar de los avatares de la vida, ahora a sus treinta años quiso demostrar al mundo y a sí mismo que había triunfado, no que a alguien le importara pero a él sí, se sentía orgulloso de lo que había hecho y era hora de disfrutarlo.
No cualquiera a los treinta años puede llegar a ser propietario de un lujoso apartamento ni tener un título aunque nunca supe a ciencia cierta de qué era el título.
Ahora quería conocer a una buena mujer, casarse y tener hijos, en fin, una familia como la que nunca tuvo.
Y fue así que una noche salió a recorrer la ciudad, elegantemente vestido como siempre y al pasar por un boliche se decidió a entrar, allí podía elegir a la mujer ideal, pensaba.
Mónica a penas lo vio no pudo apartar los ojos de él, aquellos ojos verdes la miraban de una manera tan especial que tuvo que sonreír y eso bastó para que Simón le ofreciera algo de tomar a pesar de que la muchacha había venido aparentemente acompañada aunque de momento estaba sola.
De pronto Martín, el novio de Mónica quiso llevársela con él pero ella le dijo que se quedaría un rato más con una amiga, el muchacho prefirió no insistir y la dejó sola.
Simón vio la oportunidad y se acercó a ella, de ahí en más las cosas cambiaron, al fin había conocido a la mujer ideal, ella le agradó desde que la vio y ya se imaginaba casado y con hijos.
Esa noche la llevó a conocer su flamante apartamento, la muchacha quedó encantada, y a pesar de que recién se conocían pasaron la noche juntos.
Al día siguiente Simón y Mónica desayunaron en la terraza, se sentían atraídos uno por el otro y creían que se habían enamorado. Ella le preguntó por su vida, su familia, por lo que hacía y cientos de preguntas más que él al no poder contestarlas las disfrazó lo mejor que pudo.
A su vez él también quiso saber de ella, su nombre completo, sus padres y sus estudios.
Mónica le dijo que vivía con su novio pero que cada uno podía hacer lo que quisiera, que tenía veinticinco años y que trabajaba en una galería de arte.
Ese era un domingo de verano y la mañana estaba espectacular, bajaron a la calle a pasear y a conocerse, luego a almorzar y por la tarde volvieron al apartamento.
A Simón aquello le parecía un sueño, jamás había conocido a una mujer como ella y quiso saber cómo arreglaría las cosas con el novio.
Mónica le contestó que él no era el problema, su padre no le permitiría a pesar de ser mayor de edad que dejara a Martín, él era casi de la familia y su boda estaba planeada desde hacía mucho tiempo, las familias se conocías desde que llegaron de Italia y el compromiso estaba hecho desde que eran muy niños.
Todo esto no asustó a Simón, por el contrario, fue a hablar con Martín y a explicarle la situación quien le dijo que él no estaba enamorado de ella ni ella de él que por su parte no había problema pero no sabía la reacción de la familia.
Luego de un tiempo de estar juntos pero no de vivir juntos, Simón se decidió a hablar con los padres de Mónica.
La familia no creía lo que escuchaba y de ninguna manera permitió que su hija se fuera con un desconocido obligándolo a retirarse de la casa no sin antes amenazarlo.
Muy triste se fue Simón pensando qué haría para conquistarlos.
Al día siguiente se dedicó a saber más de la familia de Mónica y mediante algunos amigos de la calle que aún le quedaban, consiguió saber que no era una familia muy amigable y lo peor era que pertenecían a la mafia italiana y que el padre no salía sin guardaespaldas.
Lejos de asustarse esa misma tarde se dirigió a casa de Monica.
La madre de la muchacha le dijo que no era bien venido y que se marchara antes de que saliera el padre además le advirtió que tuviera cuidado, que no sabía dónde se había metido etc…
Simón muy atrevido preguntó dónde estaba el padre de Mónica y cuándo volvería a lo que la mujer un tanto asustada por el cambio brusco del joven le dijo que hubo un robo en la galería donde trabaja Mónica y fue a ver qué pasó.
Simón se sentó a esperarlo y al verlo llegar muy enojado por su presencia quiso sacarlo a golpes de la casa pero el muchacho le pidió que entrara a su despacho antes de decir nada.
Muy asombrado el hombre entró a su despacho seguido de Simón y el guardaespaldas y su reacción fue increíble.
___No puedo creerlo!!! De dónde salió esto?
___Le dije que quería ser su yerno, que estoy muy enamorado de su hija y que espero que me acepte.
___Jajaja no tuviste mejor manera de convencerme muchacho, veo que eres digno de la familia, yo también estuve investigando y ahora veo lo que antes no entendía, tienes talento.
Esa noche Simón fue a cenar con sus suegros aunque Mónica se moría de miedo él le dijo que haría negocios con su padre por eso lo aceptó y que se quedara tranquila que él manejaría todo.
Durante la cena el padre de la muchacha le agradeció el hermoso cuadro que le había traído y que iría a parar a la bóveda junto con todos los objetos valiosos y que sólo esperaban el mejor momento para ser vendidos.
Mónica sin entender nada comentó lo del asalto del susto que había pasado y de lo bien que la trató el ladrón y cosa curiosa le pareció conocido aunque no pudo verle la cara.
Simón le dijo que se olvidara de todo, que cuando se casaran no tendría que volver a trabajar.
De ahí en más fueron muy felices, Mónica jamás entendió el cambio de su padre hacia Simón, tampoco sabía mucho de su trabajo pero… nunca le faltó nada y eso… tampoco preguntó por su profesión aunque cierta vez escuchó a su padre decir:
___De profesión…. Ladrón jajaja
Omenia.



Texto agregado el 10-04-2019, y leído por 68 visitantes. (14 votos)


Lectores Opinan
06-06-2019 Delicia de narración, final inesperado, "ladrón que roba ladrón"...Felicidades! clandestino
11-04-2019 Veo en tu cuento que no tienes problema de imaginación, tu cuento ha sido muy interesante, aunque tiene mucho de la realidad de muchas familias con gran poder adquisitivo pero de dudosa conducta. Felicitaciones Ome Besito. sensaciones
11-04-2019 Es un buen cuento. Y súper factible en la vida real. Tu pluma es un torrente, pero no descuides la memoria. Te felicito. peco
11-04-2019 Peeeeero y yo que pensé que Simón era un tan buen joven!! me sorprendiste, Ome querida. Me gustó mucho tu narración. gsap
10-04-2019 Este Simón era un buen ladrón... realmente yo estaba encantada con él carmen-valdes
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]