TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / sendero / La novia de tres años antes

[C:594307]

Al pasar por la escuela, el taller de cocina estaba abierto. la vi a través del cristal. La había buscado sin éxito. Y ahora la contemplaba de espaldas. Respiré profundo. Me acerqué quedo. Tuve temor de asustarla y estaba por hablarle cuando oí su voz.
—¿Cómo estás?
Respiré aliviado
—Estoy bien, ¿y tú?
—Aquí, haciendo una tarea.
—Es sábado.
—Le prometí a la maestra que vendría para ayudarle. Será un pastel de tres pisos para el festival que hacen en el asilo de la ciudad. Ella salió al mercado para comprar platos y tenedores.
Cinco días traté de verla y ahora estaba frente a ella, no sabía que decir y me sentía torpe. Iba a despedirme.
—¿Por qué no me ayudas?
—Sí —, le dije con rapidez. ¿Qué tengo que hacer?
tomé conciencia de la situación. Estábamos en el taller de cocina, recién había sacado del horno tres piezas redondas de pan y se disponía a decorarlos; ya batía el merengue.
—¿Me acercas el azúcar que está en aquella esquina?
fui presto hacia el frasco, a mitad del camino, con una voz suave y firme me detuvo. —No puedes entrar así, necesitas un gorro, están de este lado; póntelo.
Dudé. ¡Bonito me vería con una cofia de cocinero! sería el hazmerreír de los compañeros del salón, si me viesen con un gorrito color de rosa.
—Ánda, son cosas de la cocina, ¿verdad que me ayudarás? Pero si no quieres. —, dijo quedo…
La turbación era evidente. Sin pensarlo, tomé un gorro, lo amarré a la nuca y fui por el azúcar.
— Un poquito más —batía. —Tráeme el color, ¿éste te gusta? o ¿aquél? Ahora dame el pan, sujétalo aquí, dame el cuchillo; mira, de aquel lado donde están las duyas y las cucharas.
Olvidé quien pudiera verme y sólo estuve pendiente de sus indicaciones. Cada vez que rozaba mi piel, aparecía mi torpeza. No pude contenerme, respiré profundo y con palabras cuatropeadas por me animé:
—¿Quieres ser mi novia?
Me miró, alzó su ceja morocha y continuó decorando el pastel, dándole las pinceladas con las que imprimiría su estilo. La duya iba de un lado a otro, subió a un banquito, y remató su decoración sobre la cima de la torta. Trataba de encontrar una respuesta en su cara.
—En el pastel te contesto –me dijo muy seria al quitarse el gorro.
Mis ojos ávidos buscaban, iban del pan dulce a su mirada y torpes la interrogaban.
—Súbete al banco —me dijo, riendo.
Arriba, con letras que destacaban sobre el fondo blanco, estaba escrita la palabra SÍ. Afuera, el suave viento seguía moviendo las hojas del almendro.

Texto agregado el 12-04-2019, y leído por 48 visitantes. (11 votos)


Lectores Opinan
17-04-2019 Qué bién sitúas la escena, porque es propia de una edad sicológica. Pero puede fluctuar conforme la edad emotiva del personaje. Te felicito. peco
13-04-2019 Tu tienes algo extraño sendero, me haces suspirar cuando te leo cassandra_de_troya
12-04-2019 Ay Sendero, es de esos cuentos que narras de cosas cotidianas que me gustan tanto. El verte con el gorrito rosa tuvo su valía : un sí anhelado. Un abrazo. Daiana
12-04-2019 Confieso que estoy harto de amor romántico, idílico, hermoso, feliz y total contado en tonos rosas! Pero leo esto y me digo Al Diablo con todo! Una historia cándida y tierna inocente Habría que ponerles un letrero que dijera, Abandona toda esperanza, quien cruce por esta puerta! Pero no serviría de nada! Tengo un relato que no se como terminar de mi primer amor llamado justamente así que me insiste en que lo escriba, pero se resiste a dejarme encontrar las palabras mis 5 estrellas Randal-Tor
12-04-2019 La ternura traspasa tu relato; me gustó. Saludos desde Iquique Chile. vejete_rockero-48
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]