TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / atolonypico / La foto.

[C:594591]

Como ocurre con la aceituna, en mi vida venía un año bueno y otro malo. Si las previsiones se cumplían, el presente tendría que discurrir sobre el carril correcto. Había transcurrido un mes y la tendencia se venía cumpliendo. Un estado de salud que pasaba inadvertido y una vida tranquila sólo interrumpida por algún intempestivo pitido en la noche, que hacía pensar en extraños sistemas de comunicación del vecindario. En conspiraciones secretas, vaya usted a saber contra quien.
Esta vida de aceituna cíclica y sin anchoa a punto de pasar siempre a la almazara, pero pospuesta a última hora en tal destino, empezaba a parecerse a sí misma sospechosamente. Hacía tiempo- como dos o tres años- que había percibido tal circunstancia, pero no le echaba cuenta hasta ayer y eso que se trataba del año bonancible. Uno había leído a Umbral y no se sorprendía de nada sobre discurrires o transcurrires. Sin embargo, lo que no podía tolerar era aquella evidente muestra de involución que se derivaba de tal hecho. También podía haberse conceptuado como hecho mágico. Sea lo que fuere, aquella repetición de circunstancias; aquella evidencia de encapsulamiento, me puso sobre aviso de que mi vida estaba empezando a repetirse, o que- peor todavía- estaba en medio de una conspiración. El caso es que a la misma hora y en el mismo lugar del año anterior se produjo el mismo hecho. Me hizo pensar que aquel continuo reciclaje por el que hasta entonces había obviado las prensas de la almazara estaba llegando a su fin. Y fue cabalmente la repetición de aquella misma circunstancia la que me llevó a la conclusión de que era menester introducir nuevos elementos, ritos y costumbres o simplemente prepararse para sucumbir con la mayor dignidad posible.
No se me escapaba que existía una alternativa frente a la devastación y el olvido y que a menudo no se incluía entre la panoplia de posibles soluciones ante situaciones extremas, más no por ello menos cierta. Pero había duda ante la circunstancia.
No creo que aquella simetría, especie de dejà vu- que dicen los franceses- fuese de por sí alarmante si no venía acompañada de otros síntomas incidentes. También podía tratarse de una manifestación más de esta vida canónica inventada a fecha fija de santoral y otras efemérides.
El caso era que me habían sacado la misma instantánea el mismo día y con la misma ropa, la misma persona y en la misma esquina.
Y haciendo lo mismo, que se me olvidaba, que no era otra cosa que estar expectante al paso de las carrozas carnavaleras del año en curso. Y lo más gracioso del caso, es que se había producido inadvertidamente para la parte actora, por así decir. Por lo que también- bien pensado- podía tratarse de que el mundo, y no uno, estaba repitiendo los mismos actos a fecha fija, sin reparar demasiado en ello. Eso o que había una conspiración de silencio cuyo objeto final fuera volverle a uno tarumba. Era muy difícil desentrañar lo que había en aquella psique de fotógrafo- cámara en ristre. Pero lo prudente, pensé, era suponer que el azar y mi previsibilidad habían obrado el hecho sin más, por considerar improbable que fuera el mundo el que se repitiera a sí mismo como el ajo y/o los chorizos de orza. El mundo no podía ser tan prosaico, por no ser probable-tampoco- que uno fuera un ser tan excepcional.

Texto agregado el 23-04-2019, y leído por 32 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
24-04-2019 Me gustó, eso de repetirnos involuntariamente en la misma "foto" año tras año, parece ser un mal muy común. Magda gmmagdalena
24-04-2019 Así es la corriente de nuestros pensamientos cuando uno se identifica totalmente con ellos. Me gustó. Marcelo_Arrizabalaga
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]