TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / clandestino / ¿Convivencia con fantasmas?

[C:595121]


Yo no creo en fantasmas pero cuando fui al pueblo de Mazapil me sucedieron cosas extrañas. Todo dio inicio desde la habitación que me asignaron en la rustica posada del pueblo. Pasaba la medianoche y ya dormido sentí el deslizamiento lento de las cobijas que me cubrían, les di el jalón y me volví a adormecerme. Más tarde volví a sentir ese mismo movimiento lento, no le di importancia porque pensé que yo mismo lo estaba provocando. Al amanecer todo transcurrió tranquilo y sin alteraciones. Después de una jornada de trabajo, regresé como las 7 de la noche y descansé un rato antes de salir a beber un wiskito con un par de colegas, charlamos sobre los sucesos del día y cerca de la medianoche dimos por terminado el convivio.
Al regresar y entrar en la habitación pude comprobar que varias cosas no estaban como las había dejado, alguien las habían movido, como fue el caso del cepillo de dientes, la toalla, y un maletín negro. Y sobre la cama estaba un pequeño y usado zapato azul marino. De inmediato busque a la señora Raquel para preguntarle si ella había entrado a la habitación, pero ya se había retirado. No pude dormir esa noche. Por la mañana platiqué lo sucedido a doña Raquel, como respuesta sólo obtuve una tenue sonrisa sin comentar nada al respecto. Aún tenía que permanecer un día más, por lo que le pedí cambio de habitación.
Al día siguiente, las actividades del día transcurrieron de forma normal, pero por la tarde-noche que regresaba a la posada sentí un enorme cansancio. Detuve el vehículo en un paraje solitario con el propósito de descansar un rato, poco a poco me fui quedando dormido. No sé cuánto tiempo pasó pero al despertar y encender las luces del vehículo, al fondo distinguí la figura de un niño de aproximadamente cinco años, que al destello de la luz corrió y se internó en la zona boscosa, fue en vano mi persecución, jamás lo encontré, estoy seguro de que no era mi imaginación, era un niño de tez blanca parecido a un menonita.
Una convivencia con fantasmas es lo único que pude decir de mi última visita a Mazapil.

Texto agregado el 14-05-2019, y leído por 19 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]