TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Martilu / La síntesis del mundo

[C:595451]

La síntesis del mundo
Soy colectivero de la línea 57 que une Once con Mercedes, provincia de Buenos Aires, Argentina. Los pasajeros tienen la opción de viajar en el tren Sarmiento que es mucho más económico, sin embargo lo hacen con esta Línea Atlántida que hace el mismo recorrido, en asientos más confortables, con aire acondicionado y por la módica suma de 70 pesos el boleto. Es un lujo al que no todos pueden acceder. Sin embargo hay personas que viajan en el tren Sarmiento, donde también hay aire acondicionado y hay suntuosas mejoras en los coches o vagones. Eso sí, en las horas pico, hay muchísima gente viajando.
No como en Perth, de donde recientemente volvieron unos parientes. Perth queda en Australia, y allá en los trenes no se viaja parado. Y hay unas advertencias muy singulares en los coches. Hay un mono tapándose las orejas, otro mono tapándose los ojos, y otro mono tapándose la boca. Eso quiere decir, me lo explicaron, que ante cualquier amenaza tenes que llamar a los números que figuran a continuación. Por supuesto que no hay inseguridad. Todos son felices, parece, que no hay pobreza en las calles y todo funciona con una puntualidad inglesa que es justo la flema innata de los londinenses.
Pero aquí en Argentina, donde el caos del tránsito es infernal de lunes a viernes, en la capital de todos los argentinos, Buenos Aires, se viaja cada vez peor.
Yo hago el recorrido tantas veces en el día hasta cumplir mis 8 horas. Y saben que para no perder tiempo y brindarles un excelente servicio a los pasajeros, tengo un baño químico, justo en la vereda, y esta confortablemente amueblado con aire acondicionado.
¿Me pregunto a quien excelso personaje se le habrá ocurrido tanta modernidad, mover los intestinos o evacuar como quien dice y hay que realizarlo, ( esa función fisiológica), en la mitad de la vereda en un baño químico instalado para tal fin?

Una pasajera que acababa de subir me conto, que recién se había dado cuenta que era un baño químico cuando vino el camion atsmoferico y retiro con esa manguera que riega toda la vereda con agua y no de las mas potable, sino de la síntesis del mundo, la mierda.
Tan ofuscado me quede, no con eso que ya lo sabía porque yo defeco allí, sino con la constatación in situ.
Así que ni lerdo ni perezoso eleve una carta al Presidente de la compañía para que nos otorguen más tiempo para nuestras necesidades fisiológica y en mejores instalaciones.

Esto viene de larga data, y como no ha surgido ninguna comunicación por la parte de las autoridades, en este preciso momento le digo a mis compañeros de ruta que hagamos una asamblea alrededor de dicho artefacto, nos armemos de coraje, fuerza y valentía y lo levantemos ante la mitrada atónica de los transeúntes.

Todos aplauden, y a la vez que repartimos unos barbijos para pasar el mal momento.
Creo que las autoridades de la Atlántida tomarán cartas en el asunto

Texto agregado el 29-05-2019, y leído por 24 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
31-05-2019 Un texto trágico/cómico de un ritmo muy bien llevado. Me gustó. Saludos desde Iquique Chile. vejete_rockero-48
30-05-2019 Un más que original relato. Verdadero/ficticio, no importa, ¡¡MUY LOGRADO!! Shalom Abunayelma
29-05-2019 Jajá! Pobres colectiveros! Un abrazo! Clorinda
29-05-2019 Ingenioso, divertido y ultra necesario. Bien! MujerDiosa
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]