TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / sheisan / La advertencia

[C:595459]

Las 6 de la madrugada y en la oscuridad, el persistente timbrar del teléfono despierta de forma abrupta a Estefanía. Sobresaltada toma el auricular. Tras unos segundos, una voz gutural, misteriosa y profunda emerge del otro lado de la línea ‘Te estoy esperando afuera’. Estefanía cuelga asustada. Se incorpora. De un salto alcanza el borde de la ventana. La escasa luz y la bruma no permiten visualizar nada hacia el exterior. Inquieta da vueltas tratando de entender si se trató de una broma, o una pesadilla.

Pasa sus días y noches sin sobresaltos. Ignora el tiempo transcurrido, pero de nuevo, en la madrugada, el ring del teléfono la despierta, obligándola a recordar el episodio anterior. No es un sueño, no. El teléfono sigue llamando. ¿Quizás una broma?. Se cubre por completo con las cobijas y lo deja sonar hasta que el silencio se instala nuevamente en su cuarto. En su cabeza retumba la lúgubre e inquietante frase: ‘Te estoy esperando afuera’.

Se incorpora de la cama para vigilar el antejardín. Al instante la sorprende el fuerte sonido del teléfono. Visiblemente molesta responde al llamado; —¿Qué quieres?— Increpa con voz airada — del otro lado, como si del inframundo se tratase, la voz responde: ‘Te estoy esperando afuera’. Aterrada, deja caer el auricular.

Las llamadas se han repetido. Estefanía ha adquirido por costumbre mirar de forma constante hacia el exterior. En realidad, esto se ha convertido en una terrible obsesión. Prisionera de sus miedos permanece recluida en su propia casa. Las horas transcurren en una constante vigilia. ¿El teléfono? Lo mantiene desconectado.

Hoy es una madrugada brumosa, mucho más fría de lo habitual. Por la calle transitan dos jovencitas que alegres, charlan acerca del paseo de curso que realizarán junto a sus compañeros de clase. Una de ellas se detiene con brusquedad al llegar a la reja de entrada de la casona de Estefanía, agarra con fuerza del brazo a su compañera, al tiempo que la jala diciendo: Rápido, no voltees. Crucemos al frente. Pero ¿Qué pasa, por qué?. ¿Acaso tienes miedo a esa vieja casona abandonada? Le pregunta aquella, con el rostro lleno de curiosidad.

¿Abandonada? Sí cómo no. Has de saber que allí vive el espíritu de una antigua profesora. Una madrugada fue atropellada. El impacto la lanzó justo al frente de su propio ventanal. Murió al instante. Dicen que a través de la bruma es posible ver su rostro cargado de ira, siempre pegado al cristal. Te advierto, no mires, no mires… Tampoco miraron el camión que las atropelló. Ahora las tres están juntas. Desde la muerte observan la vida a través del ventanal.

Por eso tú, cuidado, que no te sorprenda mi llamado, no mires, te estoy esperando afuera…









M.D

Texto agregado el 29-05-2019, y leído por 259 visitantes. (25 votos)


Lectores Opinan
08-06-2019 Que esperen sentados sheis ... Je je je. Cinco aullidos tenebrosos Steve
08-06-2019 ¡ Oh! ¡ Qué bueno! Sorprendente. Hipsipila
07-06-2019 un cuento de verdad, felicitaciones, saludos desde Paraguay entrerios
07-06-2019 Ay pero Shei!!!!! pobres... de excelencia lo tuyo. gsap
04-06-2019 Excelente! ! 10* grilo
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]