TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / nelsonmore / LA MANCHA

[C:595549]

Por esos días llovió mucho, tanto que hubo inundaciones en los sectores vulnerables de la ciudad. Yo vivía en un sector exclusivo de la capital vallecaucana, aun así se filtró el agua por el techo, tres goteras en mi habitación humedecieron mis libros y una parte de mi ropa. La pared quedó manchada, la pintura era blanca y la lluvia la dejo amarillenta. Pero no era una mancha común, en la mancha se formaron unas figuras muy raras, figuras que al principio parecieron ángeles y poco a poco se fueron transformando en monstruos que me amenazaban.

El temor que me asistía en esos momentos, me impidió echar cloro sobre la mancha y luego pintura. Cuando llegó el verano las manchas se secaron, pero las figuras se hicieron más evidentes, No sé por qué no fui capaz de limpiarla y luego echar pintura sobre la pared. A veces pienso que tal vez yo también tenía en el alma una mancha que me marcaba y me impedía ser transparente. Pero esas son especulaciones mías, pues no he matado, ni robado, ni violado a una monja, ni cosa por el estilo, soy un maestro de filosofía y un escritor de historias sencillas, historias que escribo con mis vivencias.

Pero esta historia de la mancha es muy singular, pues es una mancha que con el pasar de los días y las noches me fue llenando de terror, pero aun así era incapaz de borrarla, como si algo o alguien me lo impidiera, sentía hasta miedo hacerlo. Me acostumbré a vivir con la mancha en la pared, siempre que entraba a mi alcoba, lo primero que veía era la mancha, la mancha ya era parte de mi cotidianidad, el día que no la veía me sentía incompleto.

Un día llegué muy cansado, había trabajado más de lo normal, apenas cené me recosté en la cama, el descanso era placido, con el pasar de las horas empecé a alucinar, de la mancha salieron naves espaciales muy diferentes a las que yo conozco, naves piloteadas por gigantescos monstruos que atacaban a la tierra con unas armas muy poderosas, vi como destruyeron una ciudad en instantes.

Los militares terrestres quisieron repeler el ataque y fueron destruidos sin compasión, era una pelea muy desigual pues los monstruos eran muy fuertes y las armas de los militares eran juguetes comparadas con las de los monstruos, era el caos total, una humareda muy espesa no me dejaba ver nada, solo escuchaba el ruido de cañones, fuertes explosiones que me hacían presagiar que estaba perdido. Poco a poco empezó a volver la calma, el ruido fue disminuyendo, hasta que todo quedó en el silencio más absoluto que un ser humano se pueda imaginar.

No sé cuánto tiempo pasó, sólo recuerdo que desperté a las seis de la mañana, llovía copiosamente sobre la ciudad. Sin pérdida de tiempo me levanté, me bañé, colé café y sentí como el café calentó mi cuerpo, hasta mi alma que estaba muy fría por los acontecimientos. Me vestí a la carrera, salí así estuviera lloviendo a la calle, como era temprano no había ningún almacén abierto, no sé durante cuánto tiempo deambule, después de andar sin dirección vi que un almacén de pinturas estaba abierto, sin pensarlo dos veces entré y compré un galón de pintura blanca, con un cuarto hubiera sido suficiente, pero compré el galón para tener lista la pintura por si aparecían más manchas sobre la pared.

Al medio día regresé a mi casa, lo primero que hice fue pintar la pared, primero la limpié, luego eché varias capas de pintura blanca sobre toda la pared, primero removí mi cama y todos los objetos, pues la mancha estaba en la pared de mi cama, encima de la cabecera justo en donde los dos muros se cortan.

Estaba sudoroso, la temperatura era de 40 grados y con el ejercicio de pintar sentía que me incendiaba, apenas terminé me bañé, era delicioso sentir como el agua que salía de la ducha se deslizaba sobre mi cuerpo dándome una sensación de frescura y calma al tiempo. A las seis de la tarde salí a visitar a Betsabé, ella era mi novia, llevábamos ya cuatro años de amores y dolores. Ella estaba esperándome en la puerta de un centro comercial, estaba con un pantalón negro y una chaqueta blanca que se veía mal lavada o mejor manchada, una mancha amarillenta se hacía notoria en su espalda, apenas llegué la abracé y la besé como siempre, fuimos a tomar café a la avenida Roosvelt, una cafetería a la que siempre solíamos ir. Cuando estábamos tomando el café con gran sorpresa vi que la mancha de su chaqueta era la mima mancha de la pared, quedé frío del susto, pero no le dije nada, terminamos el café y nos despedimos después de acompañarla a tomar el transporte masivo.

Caminando muy despacio me fui a mi casa, llegué sudoroso y con mucha ansiedad, abrí la puerta de la calle, atravesé la sala, el corredor y abrí la puerta de mi alcoba, de inmediato encendí la luz y quedé petrificado porque la mancha que hacía unas horas había pintado volvió aparecer en la pared.

Al otro día la volví a pintar, pero por la noche volvía aparecer, al siguiente día vuelvo a pintarla, así transcurre mi vida, pintando y pintando la mancha y la mancha apareciendo al poco tiempo de haberla pintado. Después de las doce de la noche tengo siempre la misma pesadilla, no sé si son los monstruos que toman vida en la mancha o son mis demonios los que combaten en mi alma. A Betasabé le sucede algo parecido, cuando lava la chaqueta la mancha desaparece, pero cuando se la va a poner de nuevo aparece, esa situación la llevó a regalar la chaqueta a una mujer que andaba pidiendo ropa por los lados de San Fernando, esa estrategia tampoco dio resultado, pues cada que abre el closet ahí está la chaqueta blanca con la mancha más nítida, Betsabé para librarse de esa situación decidió prenderle fuego a toda su ropa con la esperanza que no vuelva aparecer la mancha en alguna de sus prendas nuevas, además ya no duerme en las noches, tampoco a ninguna hora, vive inmersa en un mundo de ecos y de voces que no la dejan en paz.

En su espalda apareció la misma mancha y ella no se ha dado cuenta.

AUTOR: PEDRO MORENO MORA
@

Texto agregado el 04-06-2019, y leído por 34 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]