TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ElGato / Una Leona llamada Daniela Rodo

[C:595665]

Allá por el año 2010 regresaba a Buenos Aires desde mi amada Jujuy, ni bien arribé a esta mole de cementos y asfaltos me entero que a una joven jujeña le había sucedido algo terrible: le habían secuestrado (legalmente) a sus dos hijitas mellizas de apenas tres años de edad.
¿Por qué lo llamo secuestro legal? Porque la jueza interviniente, sin notificación previa envió a la policía para que se lleven a las mellicitas de su domicilio materno.
Antes de continuar con esta historia, quiero contarles quién fue Daniela Rodo. Digo fue porque a sus cortos 42 años de edad falleció en setiembre de 2018. Periodista jujeña, conductora de su programa radial Nirvana, dos veces galardonada con el premio Quijote a la cultura.
A sus treinta y pico mantuvo una relación con un hombre, y de ella nacieron Bea y Vic. Al enterarse del embarazo el tipo le exigió que abortase, algo a lo que ella se negó continuando con su embarazo sola y prácticamente escondida para evitar represalias. El padre de las peques tenía en su haber ser el hijo de una dama de sociedad jujeña y nieto de un escritor famoso de allí (en este momento no recuerdo su nombre), pero sí se que sus herederos gozan de una relativa fluidez económica gracias a la venta de los libros del finado escritor.
Cuando las mellizas cumplieron tres meses de edad, él apareció para hacerse cargo de su paternidad, lo cual es un punto a su favor, pero también significó el inicio de esas guerras que se dan en las parejas y donde quienes pierden son los hijos. Mi amiga cometió errores ¿por qué? Eso solo ella lo sabía. Lo cierto es que la abuela paterna, dama de sociedad influyente en el “establishment” jujeño los utilizó para pergeñar acciones que finalizaron cuando la jueza y amiga resolvió quitarle a las niñas a su madre.
Hasta acá es una historia más, similar a millones. Pero el punto que a mí me interesó y me puso en acción fue que la jueza no respetó los derechos de las niñas por las formas en que hizo las cosas. Algo muy común en ese feudo ultra machista llamado Jujuy. La jueza ignoró cada uno de los artículos de los tratados internacionales de los derechos de los niños ya desde el inicio al sacarlas semi desnudas de sus camas y llevarlas así hasta la comisaría.
Daniela tenía la posibilidad de visibilizar los hechos debido a su trabajo de periodista, pero no alcanzaba, así que por las tardes se instalaba en la calle peatonal a juntar firmas para reclamar justicia. A más de mil doscientos kilómetros de distancia trataba de ayudarla en todo lo que estaba a mi alcance como ir a la Secretaría de la Mujer para que me asesoren. Aprovechó la visita de la entonces presidenta de la nación para entregarle una carta en mano, y como resultado a los pocos días la citó en Buenos Aires y uno de sus secretarios la acompañó a cada uno de los organismos pertinentes para realizar las denuncias.
La mala jueza, era además la hermana de una diputada nacional, pero no pudo soportar las presiones que a través de notas y correos electrónicos recibía a diario. En esa época yo formaba parte de un foro Hispanoamericano y se debatía sobre el tema a diario. Finalmente la jueza pidió licencia y luego renunció a su cargo.
Pero aún quedaban los demás jueces que podrían reemplazarla y ninguno quería tomar el caso y dilataban los tiempos. El abogado de Daniela tenía miedo a presentar escritos y/o recursos porque si lo ponían los jueces en la “mira” jamás ganaría un caso, esto me lo dijo a mi cuando fui a hablar personalmente con él y le puse sobre la mesa todo lo mal que se estaba haciendo. Así que le aconsejé a mi amiga que cambie de letrado.
Estando yo en Jujuy, me llama desesperada porque en el Hospital de Niños se negaban a atender a las niñas. Me apersoné y me dijeron que las historias clínicas de las peques habían “desaparecido”, Por lo tanto hablé con el médico en muy buenos términos y me dio las razones por las cuales no podía atenderlas sin las H.C: luego me dijo que hablara con el director del hospital. Aclaro que estas visitas al médico eran solicitadas por la justicia tanto a la madre como al padre, pero como él no lo hacía se encargaba ella.
Como buen bicho, a los que no traté tan bien fue a los responsables de los archivos de las H.C., sinceramente los apreté y les expliqué que se trataba de un delito por lo cual iban a tener que ir a declarar ante la policía por ser sospechosos de haber intervenido en el delito, más aún cuando no tenían registro de la salida de las H.C. Preocupados fueron a buscar a su jefa quien mediante nota reconoció la desaparición de la documentación y con ella pedimos una entrevista con el director del hospital para el día siguiente.
A la mañana siguiente no hubo reunión alguna con el director, ya que milagrosamente habían aparecido las historias clínicas, y la sospecha no negada es que la abuela paterna había usado sus “influencias” para que desaparezcan.
Situaciones como esta se daban a diario. Como los jueces se pasaban la pelota unos a otros, más aún sabiendo de la intervención de la presidente de la nación, por lo tanto desde el foro coordinamos un operativo a través del cual cada uno de los jueces de menores recibieron en un día más de mil cuatrocientos correos electrónicos explicándoles el daño que se le estaba haciendo a las niñas y que eso era responsabilidad de ellos.
Pasaron casi tres año de lucha hasta que finalmente las mellizas le fueron restituidas a su madre, una amiga que voy a extrañar por el resto de mis días.
Dar a conocer esta triste y real historia, es mi forma de homenajearla, por haber luchado sola día tras día hasta recuperara a sus niñas.

Texto agregado el 10-06-2019, y leído por 63 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
11-06-2019 Los poderosos se creen los dueños del mundo. Si uds no hubieran recurrido al mismo presidente de la nación qué hubiera pasado? Quién era el presidente? Vaya_vaya_las_palabras
10-06-2019 Como soy curiosa busqué a tu protagonista, una joven de dulce rostro y excelente trayectoria en su profesión, lamentablemente tal cual decís, fallecida. Me dio mucha tristeza la historia por eso lo hice y porque entiendo que no debe ser fácil luchar contra las cerradas y obtusas sociedades del interior de nuestro país dónde aún sobreviven culturas obsoletas que son capaces de cualquier cosa con tal de lograr sus propósitos. Magda gmmagdalena
10-06-2019 —Efectivamente, una madre siempre será dulce, tierna y cariñosa, pero cuando, con maldad y egoísmo le tocan a sus crías, se transforma en una leona defendiendo el fruto de su vientre. Felicitaciones por la ayuda que le brindaste a Daniela y el homenaje. —Saludos y abrazos. vicenterreramarquez
10-06-2019 ay, no me gusta la palabra setiembre, prefiero septiembre; en gustos no hay nada escrito. Que triste historia. Que triste que tantas personas se tomen de su nivel de poder para hacer mal al resto en pos de su propia conveniencia. Creo es un buen homenaje. Saludos. Niccy
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]