TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / nelsonmore / UNO DE MIS CUENTOS

[C:595807]


Que se desaparezca un objeto es normal, que se desaparezca un niño también lo es, hasta un anillo y un trofeo es cosa normal, pero que se desaparezca uno de mis cuentos, más concretamente el último, el de ayer, en el que narraba la historia de una chica muy insensible, a la que sus amigos le prendieron fuego y guardaron sus cenizas y cada vez que se enfiestaban, mezclaban un poco de ceniza con el licor, eso les daba más aguante, podían pasar toda la noche bailando y cantando como si nada.

No sé qué pudo pasar con ese cuento que ya contaba con tres comentarios, pero bueno, eso no es tan relevante porque en mi libro intitulado por los caminos del agua, editado en 2010, en Cali, Colombia aparece este cuento, que ha despertado toda clase de emociones, unos lo elogian, a otros les causa roncha, otros se santiguan y a otros les produce nausea, en fin, sea como sea, todo sentimiento que despierte el cuento, me tiene sin cuidado.

Hoy mi muro amaneció sin dicho cuento, cuando quise colgarlo de nuevo, también había desaparecido el único libro que me quedaba, no conservo borradores de mis textos, cuando quiero eliminar alguno de ellos, lo elimino sin dejar copia de seguridad. Este cuento jamás lo habría borrado, era de mis preferidos, pero eso ya no tiene importancia, ése cuento también lo había publicado en una revista cultural de un diario prestigioso de Cali, Colombia. Por un momento decidí no botarle más corriente a esta circunstancia, podía tratar de rehacer el texto con lo poco que recordaba y solucionado el problema.

Hacía mucho calor ésa tarde y no me quedó más remedio que salir a comprar frutas para hacerme una lulada, fui a comprar las frutas a la galería de la alameda, una galería en donde encuentra de todo y si no lo encuentra le dicen donde lo puede encontrar. Siete cuadras me separaban del lugar señalado, Cali es una ciudad de trópico el calor era sofocante, yo solo iba con una bermuda, tenis y camisilla, en el piso había caídos infinidad de mamonsillos, esa frutilla que los indigentes recogen de inmediato y calman la sed y hasta la venden porque es muy apetecida por los caleños.

Tras esquivar los carros llegué a la galería, me dirigí donde la mulata que siempre me vende las frutas, le dije que me vendiera lulos, naranjas, limones, tomates, etc, La mulata me vendió todo lo que le pedí, le cancelé el valor, le dí propina y emprendí el regreso a mi casa. Apenas llegué a casa, guardé las frutas en la nevera, me habían empacado las frutas en un ejemplar de la revista Gaceta, revista literaria del Diario el País de Cali, más por curiosidad que por otra cosa, empecé a leer todo lo que ahí había y cual no sería mi sorpresa, ahí estaba el cuento que se había desaparecido de mi biografía, "RUMBAS EN LUGAR DE VELORIOS".

AUTOR: PEDRO MORENO MORA

Texto agregado el 16-06-2019, y leído por 33 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
16-06-2019 Hola Pedro. Con frecuencia las cosas se desaparecen y no volvemos a verlas, o reaparecen semanas o incluso años después en el lugar menos pensado. Muchos atribuyen las desapariciones a los duendes o entidades similares. En tu caso creo que se trató de un hada benefactora. (Te comento, en mi caso soy yo mismo quien los desaparece por considerar que ya cumplieron su cometido: desestresarme. Y a otra cosa) Felicitaciones. -ZEPOL
16-06-2019 Queridísimo, tu cuento de ayer me pareció maravilloso y así te lo hice saber. Suelo copiar algún cuento como el tuyo para releerlo más tarde por si el autor lo quita. Sin embargo ayer no pude hacerlo por causas ajenas a mi voluntad. Hubiese sido una verdadera pena si lo perdías. Esas cosas no deberían suceder jamás en este sitio. MujerDiosa
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]