TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ome / El Club de los Sábados.

[C:596056]

El Club de los Sábados.

La economía de la ciudad estaba pasando por un mal momento, las mujeres se quejaban de que aunque sus maridos ganaran bien, no les alcanzaba el sueldo para nada.
Al ser una ciudad pequeña, no había mucha diversión aparte del cine y fue por eso que algunos maridos aburridos de pasar los sábados en sus casas sin hacer nada o mirando la televisión, decidieron formar un club que se llamaría: El Club de los Sábados.
Se pusieron de acuerdo con sus esposas en que dicho club sería exclusivamente de hombres y si ellas querían, podían formar uno para mujeres.
Por supuesto que todas estuvieron de acuerdo, eso de soportar a sus maridos más de la cuenta no era para ellas y así, de común acuerdo los hombres y las mujeres tenían su club cada uno por separado y resultó excelente… al principio, pero, al pasar de los meses, las mujeres comenzaron a notar que el dinero se gastaba con mucha facilidad, a veces las cuentas no se pagaban y otras tenían que pedir prestado a algún familiar.
Aunque ellas también trabajaban, el sueldo de los maridos casi no se veía y este tema se trató en el club de mujeres.
Aparte del asunto del dinero, las mujeres trataron otro tema y se habló mucho de lo concurrida que estaba la ciudad los sábados.
Esa era una ciudad muy tranquila pero desde hacía un tiempo, los sábados se llenaba de gente, principalmente mujeres jóvenes y algunos hombres que los domingos a la noche se volvían a ir en el mismo ómnibus que los había traído.
Esto tenía muy desconcertadas a las mujeres que no sabían a dónde iban ni de dónde venían y al preguntarles a sus esposos estos ni siquiera estaban enterados de nada.
Cuando las mujeres plantearon a sus maridos que tuvieran una seria conversación sobre el dinero que se gastaba y que nunca alcanzaba ellos dijeron que es cierto que a veces jugaban a las cartas y que perdían pero que era la única diversión que tenían pero que tratarían de no jugar tanto de ahí en más. Lo curioso era que cuando ellas se reunían para ver si alguna había mejorado la cuestión del dinero todas decían que sus maridos jamás ganaban y eso extrañó mucho a la mayoría que no eran bobas y pensaban que alguno tendría que ganar. Por eso tramaron un plan para ver qué era lo que sucedía en ese bendito club, los sábados a la noche cuando sus maridos se reunían y ese mismo sábado sin que ellos lo supieran, todas los siguieron y lo que encontraron no era precisamente un juego de cartas, allí estaban sus maridos, cada uno con una de las chicas que habían llegado en aquel misterioso ómnibus, prostitutas pagadas, divirtiéndose a lo grande.
Esto indignó a aquellas buenas mujeres y decidieron no enfrentarlos en ese momento pero tendrían que idear un plan para castigarlos.
La vida continuó como siempre hasta el siguiente sábado cuando un ómnibus proveniente de la ciudad más cercana llegó con varios hombres jóvenes, elegantes y atractivos y se instaló frente al club de las mujeres.
Ellas los estaban esperando cada una mostrando su mejor atractivo, entraron al club donde bailaron y cantaron con aquellos hombres hasta muy tarde de la noche. Los maridos volvieron a sus casas y al no encontrarlas comenzaron a buscarlas, ese fue el peor de los castigos, al llegar al club de las mujeres se dieron cuenta de que ellas se habían enterado de lo que ellos hacían y decidieron castigarlos haciendo lo mismo.
Ese domingo nadie habló, ni ellos ni ellas pero a partir de ese día, la vida volvió a la normalidad en aquella ciudad, la economía de cada hogar aumentó, ya no habían gastos extras y los sábados por la noche volvieron a hacer lo que estaban acostumbrados, estar juntos en familia pero el club de los sábados desde ese mismo día dejaba de existir, las mujeres obtuvieron su venganza y los hombres jamás volvieron a engañarlas.
Nunca mejor aplicado aquello de Ojo por Ojo….. OMENIA

Texto agregado el 26-06-2019, y leído por 43 visitantes. (15 votos)


Lectores Opinan
30-06-2019 A la antigua. Y en estos tiempos sirve bastante...abrazo..××××× Blasebo
26-06-2019 La venganza es un plato que se sirve frío.. jeje. Bien por las mujeres. Un abrazo, sheisan
26-06-2019 Muy buena historia Ome y con yapa. Besito desde Argentina. sensaciones
26-06-2019 —Venganza inteligente, pero... la ciudad volvió al aburrimiento que los y las llevó a fundar sendos clubes. —Saludos y abrazos. vicenterreramarquez
26-06-2019 Tremenda lección en un texto agradable y bien narrado. Besitos, Omenia querida. SOFIAMA
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]