TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / carlosivankelso / TRES QUESOS SANCOR PARA CARLOS MACHADO

[C:596120]

Ya hemos hablado en muchos Relatos Quesones de Carlos Machado, el modelo paraguayo que triunfa en Europa. Este Quesón, gran seductor, se encontraba de paso en Buenos Aires, la ciudad que lo lanzó a su exitosa carrera, cuando hizo la publicidad de “Sancor Sublime”.
Siempre adepto a lugares caros y del jet set europeo, si Carlos estaba en Buenos Aires, su lugar no podía ser otro que alguna confitería de la Avenida del Libertador. Se encontraba allí tomando unos tragos. Por esas casualidades, llegó a aquella confitería top, Alfredo Jichcock, el gran director de cine, de la Piruli Filmes.
- ¡Hola! – le dijo Jichcock a Carlos.
- Hola – dijo con cierto aire de superioridad el modelo paraguayo.
- ¿Vos sos Carlos Machado, no? ¿El de Sancor Sublime?
- Sí, soy yo.
- Te hacía en Europa, viviendo en el glamour de París, Mónaco o Milán.
- Vivo allá, pero ahora estoy de paso por Baires, estuve en Asunción en una fiesta de cumpleaños y antes de regresar a las Europas, quiero estar un poco aca para visitar amigos.
- Y tirar Quesos.
- Siempre tiro Quesos. Soy un Quesón. No lo puedo evitar.
- Precisamente de eso te quería hablar Carlos. ¿No te gustaría participar de una publicidad de Quesos Sancor? Sos el Quesón ideal, perdón el modelo ideal. Es una filmación breve. Sería mañana, la paga es muy buena.
- Por menos de cinco mil euros no trabajo. Y en Europa me pagan más, pero aca con la devaluación.
- Te iba a ofrecer siete mil quinientos euros por una filmación breve de apenas un minuto.
- Acepto – dijo Carlos Machado.
Al día siguiente, Carlos Machado estaba en el set de filmación, junto a el, tres modelos nuevas, de escaso conocimiento para el mundo del modelaje, sus nombres eran Fiorella, Giovanna y Tiziana.
- Todos nombres italianos los de estas minas – dijo Carlos.
- Mejor, así no extrañas tanto el glamour de Milán, Venecia, Florencia o Roma.
- Roma no tiene glamour, los demás lugares sí.
- Esa es tu opinión.
- ¿Qué debo hacer?
- Es fácil Carlos, la publicidad es fácil. Desnudo, estarás tirado en un sillón, con un calzoncillo como única prenda, al lado tuyo una mesa, con un gran Queso Pategras marca Sancor, la mina viene y te chupa, huele, los pies, vos estas con un puñal en la mano, la chica advierte que vos tenes un puñal y te dice “¿Me vas a asesinar Carlos?”, vos te reís y le decís “Cortame el Queso nena, yo solo quiero Queso, Queso”, ella repite “Queso”, vos le das el puñal, ella corta el Queso y te lo mete en la boca, y ahí siguen disfrutando del Queso y del sexo, en la edición final, el locutor dirá “Quesos Sancor, los Quesos que te dan gozo y placer”.
- Perfecto – dijo Carlos – me encanta la escena.
Hicieron la primera prueba, con Fiorella como modelo, para Jichcock quedó perfecta, pero perfeccionista como era, lo mando a repetir un par de veces. Despues repitieron la escena con las otras dos modelos. Con tres pruebas con cada modelo, Jichcock se dio por satisfecho.
- Quedó perfecto. Elegiremos la mejor de las nueve. Esta publicidad será un éxito.
- Gracias por haberme convocado. Lo hubiera hecho gratis.
- Lo podes donar a la Fundación Dumitrescu, Carlos.
- No, no, donaré mil euros, el resto lo quiero en mi cuenta.
- Muy bien – dijo Jichcock.
La filmación había terminado, Carlos fue a su camerino, a prepararse para retirarse, pero para su sorpresa, una de las chicas, Giovanna, lo estaba esperando, desnuda.
- Qué lindo que sos. Que-sos, ja, ja, te das cuenta Carlos, Que-sos.
- Ja, ja, sí, creo que la filmación podría ser realidad, ¿No te parece Giovanna?
- Lo podemos hacer – dijo la modelo.
Carlos se sento en un sillón y puso tres Quesos sobre la mesa.
- ¿Tres Quesos? – dijo la chica.
- Tus amigas vendrán, estoy seguro.
Giovanna se tiró encima de el, lamiéndole, chupando, besando y oliéndole los pies a Carlos, una y otra vez. Estaba disfrutando de aquellos magníficos pies de Carlos, cuando las otras dos modelos, Fiorella y Tiziana, también aparecieron.
- Vengan chicas – dijo Carlos – no serán los Quesos Sancor, pero les aseguró que mis Quesos son muy ricos. Muy ricos.
Las otras dos chicas comenzaron a chuparles, besarle, lamerle y olerle los pies, sin pausa, con gran disfrute. Eran tres esclavas sexuales con el amo. Carlos les empezó a darle latigazos, a las chicas le gustaron mucho. Carlos les dijo:
- Ya disfrutaron de mis Quesos, ahora, Muéstrenme sus culos, nenas.
Las tres se arrodillaron y quedaron con los culos a la vista de Carlos, que una por una, las fue penetrando por el culo, con gran goce para cada una de ellas, mientras cogía a una, las otras dos se tranzaban en una relación lésbica llena de intensidad.
Al terminar, Carlos tomó el puñal, un gran puñal, de enorme tamaño.
- ¿Vos a cortar el Queso, Carlos, para compartirlo con nosotras?
- No, nenas, las voy a asesinar.
Carlos abrió los ojos como un loco, y con una furia irrefrenable, cuchillo en mano, le clavó una puñalada a Tiziana en medio de las tetas, tumbando sobre el suelo a la chica, le clavó una cuchillada en el estómago a Giovanna, y después una brutal puñalada en la espalda a Fiorella, mientras intentaba huir. Con las tres chicas mal heridas, el asesino, las siguió apuñalado en forma salvaje, brutal, tres cuchillazos a Tiziana, tres a Giovanna, tres a Fiorella, y así en una especie de rueda, que no tenía fin. Finalmente, después de haberle propinado más de cincuenta cuchillazos a cada una, el asesino fue agarrando los Quesos.
- Queso – dijo Carlos mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de Tiziana.
- Queso – dijo Carlos mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de Giovanna.
- Queso – dijo Carlos mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de Fiorella.
El asesino dio por finalizada su tarea. Se bañó, no se lavó los pies por supuesto, se vistió elegantemente y se fue con tranquilidad e impunidad.
- Perfecto Carlos, sabía que no te ibas a ir de Buenos Aires sin tirar algún Queso.
- Tiré tres señor Jichcock.
- Filme todo.
- No tenía mi autorización.
- Un millón de euros. El diez por ciento a la Fundación Dumitrescu y el cinco a la Piruli Filmes.
- Acepto – dijo Carlos Machado – y una tonelada de Quesos Sancor para mí, que me los lleven a Italia, vía marítima, los voy a buscar yo mismo al puerto de Génova.
- Muy bien. Quizás sea el puntapié inicial para filmar un “giallo” en Italia, como los que hacía mi colega Darío Argento.
- Buena idea, si el papel del asesino es para mí, je, je – dijo Carlos.
- Un modelo seductor que va asesinando minas en las grandes ciudades europeas, una gran idea.
- El Comisario Montalbano que sea mi archi rival, como el Guasón lo es de Batman.
- Lo haremos, aunque el público debe tener empatía con el asesino y el papel del villano en realidad es el Comisario, ja, ja.
- Todo bien pero dejen bien parado a Montalbano, pero aunque sea italiano, es un colega del gremio – dijo el Comisario Miguel que llego al lugar para hacer el reconocimiento de las víctimas.
Unas horas despues, Carlos Machado regresaba a Europa. Se reportó el asesinato de una pasajera, que apareció apuñalada en su asiento, aunque el cadáver recién lo descubrieron cuando la aeronave quedó vacío.
- Que cosas que ocurren en estos días – señaló Carlos Machado – pero el Queso tiene tantos agujeros que uno más, no se va a notar, je, je.

Texto agregado el 29-06-2019, y leído por 28 visitantes. (3 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]