TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ome / ¿Fantasmas?

[C:596666]

¿Fantasmas?

Me encantan las noches de invierno y si nos reunimos con amigos a cenar, mucho más, junto al fuego del hogar, las anécdotas y los chistes están en boca de todos, una rica cena y un buen vino nos calienta el alma y el cuerpo y olvidamos el frío polar de la calle.
Hace unas noches, tuvimos la visita de dos parejas de amigos con las cuales pasamos una velada extraordinaria, el tema de la conversación era variado pero quizá por la lluvia que golpeaba en la ventana y que de pronto nos quedamos sin luz alumbrándonos nada más que con el fuego del hogar que la conversación se enfocó en un tema extraño, los fantasmas, quizá debido a las sombras que veíamos a nuestro alrededor o tal vez por alguna copita de más no lo sé pero cada uno tenía una historia diferente que contar.
Cada uno contó alguna anécdota que le había ocurrido con respecto a algún fantasma aunque debo decir que yo jamás tuve algo que ver con fantasmas. Estoy segura de que me asustaría tanto que saldría corriendo a esconderme como una niña pero mi esposo si, él nos contó algo que en el momento todos creímos que era inventado pero a medida que lo iba contando empezamos a asustarnos aunque él nos decía que lo había oído de otras personas ya no sabíamos qué pensar.
Según él, hace muchos años nuestra casa era un teatro, no muy grande pero teatro al fin y uno de los actores murió de forma misteriosa durante la obra y con el teatro lleno de gente.
El desdichado actor era un joven muy apuesto que vivía en el teatro debido a que no tenía medios para poder alquilar un apartamento y como había una habitación disponible, el dueño del teatro le permitió vivir allí sin condiciones mientras durara la obra.
Agustín, que así se llamaba el joven actor no estaba enfermo todo lo contrario, era atlético y muy saludable pero a mitad de la obra y sin que nadie se diera cuenta pues el papel que representaba era el de un rey y por ende estaba sentado casi toda la obra, el joven cerró los ojos y nunca volvió a abrirlos.
De más está decir que se bajó el telón y el teatro jamás volvió a abrir.
Aunque parecía una muerte natural, los médicos no encontraron motivo alguno para que hubiera sucedido, su corazón marchaba a la perfección, no tomaba ni se drogaba, al fin que era una muerte muy extraña y difícil de resolver.
Agustín tenía una novia que no era actriz y con la cual pensaba casarse pero una de sus compañeras, otra actriz como él se había empecinado en conquistarlo y eso no era agradable para ninguno ya que Agustín estaba muy enamorado de su novia.
Luego de la extraña muerte de Agustín se tejieron varias hipótesis sobre lo ocurrido, alguna de ellas culpaba a la novia y otras a la compañera de trabajo pero lo cierto es que la policía jamás descubrió el motivo y el caso se cerró y de ahí en más surgieron las habladurías de la gente diciendo que el teatro estaba embrujado y que por las noches se veía al actor muerto, recorriendo el teatro como buscando algo y tanto fue el alboroto que causó que no tuvieron más remedio que demoler el teatro construyendo en su lugar esta hermosa casa de la cual ahora somos dueños.
Todos quisimos saber más. Sobre todo yo que ahora estaba muy intrigada, quería saber qué de cierto había en todo lo que mi marido había contado o si era en realidad un cuento para hacernos pasar el tiempo.
A todo esto llegó la luz y aunque algunos quedamos enganchados con el bendito fantasma, otros se quejaban de que no nos había dicho toda la verdad.
Esa noche, después que se retiraron nuestros amigos fuimos a acostarnos pero sin saber el verdadero motivo de mi preocupación, esa noche no pude dormir y cuando lo hacía soñaba con el fantasma de Agustín y lo veía salir del ropero con una sonrisa cautivadora.
A la mañana siguiente se lo comenté a mi esposo y éste se tentó de tal manera que no podía parar de reírse pero al ver mi cara se detuvo y me dijo que no me preocupara tanto que el teatro había sido demolido y que si alguna vez hubo algún fantasma ya se había ido.
Tanto me impresionó lo del teatro y la muerte del actor que ese mismo día comencé una búsqueda en la biblioteca que me llevaría a descubrir quién fue en realidad Agustín.
Los diarios de la época mostraban la fotografía de los protagonistas y cosa curiosa, Agustín era tal cual lo había soñado la noche anterior aunque yo jamás lo había visto pero también mostraban las fotografías de las dos mujeres, la novia y la otra y lo que más me asustó fue descubrir que la novia era tan parecida a mí que poniéndome ropas de esa época podría ser yo misma.
Desde ese día mis temores fueron en aumento, a la semana siguiente mi esposo viajaría a Paraguay por negocios y yo tenía mucho miedo de quedarme sola pero no podía dejar a mis pacientes ya que soy dentista y tuve que quedarme.
Y allí comenzó todo, ni bien recostaba mi cabeza en la almohada comenzaba a soñar, veía a Agustín saliendo del ropero y mirándome fijamente, al principio no le daba importancia a esos sueños pero a medida que pasaban los días el fantasma por decirlo de algún modo, se aproximaba cada vez más hasta que le pregunté qué era lo que quería y aunque jamás pensé que me contestaría lo hizo, me dijo que nunca me había olvidado y que quería que me fuera con él a lo que le contesté que eso no era posible que yo no era aquella muchacha que fue su novia que era una mujer casada y de otra época.
Los sueños siguieron varias noches hasta que Agustín me dijo que sabía que yo lo había matado dándole un veneno que no dejaba rastro pero que también sabía que los celos me habían cegado y que no me guardaba rencor y que quería llevarme con él. Esa fue la peor noche de mi vida pero ahora todo pasó, la policía está en mi casa, alguien avisó que un extraño olor salía de la casa y que no nos veían desde hacía varios días. No quería hacerlo pero al enterarme que mi esposo me engañaba puse unas gotas de veneno en su café y
Por cierto, a mi jamás me encontraron, Agustín me llevó con él, ahora se de buena fe que los fantasmas existen. Al fin lo supe, soy la novia de Agustín y también la que lo mató debido a mis celos pero ya todo pasó jamás volveré a matar, ahora soy feliz.
Omenia

Texto agregado el 23-07-2019, y leído por 77 visitantes. (16 votos)


Lectores Opinan
30-07-2019 Muy bueno...me gustó tu forma de narrar...abrazos...xxxxx Blasebo
26-07-2019 Excelente y bien hilvanada la trama. Me encantó el final; y hasta me sonreí. Un refull abrazo, mi Omenia amada. SOFIAMA
24-07-2019 Gracias por tu cuento, quiza me hubiera gustado que el texto fuese mas extenso ya que quede con gusto a poco. Estaba muy bueno. -Angelito-
24-07-2019 Me encantó tu relato, Ome, me pareció estar viendo al marido de la protagonista contando la historia alumbrado el espacio con velas y al pobre Agustín apareciendo en tus sueños como un espectro. Aplausos. gsap
23-07-2019 "Ahora soy feliz" ¿En qué vida? Interesantísimo. za-lac-fay33
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]