TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Gericos / No más agüeros

[C:596771]

Hasta cuándo, ya sea por superstición, tradición o simple costumbre, nos apegaremos a los agüeros de fin de año con la esperanza (y hasta la confianza cierta) de un venturoso año nuevo. Así que no más 12 uvas para los buenos deseos; ni la vuelta a la manzana con maletas y pasaporte para los viajes; ni más espigas de trigo para buena suerte; ni más ropa interior amarilla para el amor y la pasión; ni preparar sahumerios para ahuyentar los malos espíritus; ni bañarse con las 7 yerbas para suerte; ni papas peladas, a medio pelar y sin pelar debajo de la cama para predecir la fortuna y la economía; ni abrazar o besar a alguien del sexo opuesto para la ventura en el amor; ni llevar dólares o muchos billetes en el bolsillo para tener prosperidad; ni mirar el futuro en un huevo dentro de un vaso con agua que se deja bajo la cama; ni comer lentejas para que no falte el alimento; ni barrer la casa de adentro hacia afuera para sacar los malos espíritus; ni dejar todas las luces prendidas a medianoche para la buena energía; ni bañarse en un río claro para conseguir novio; ni quemar incienso y mirra para con el humo ahuyentar lo malo y atraer lo bueno; ni encender una vela color blanco para la armonía en la casa; ni colgar una hoja de sábila para la protección del hogar; ni tomar una copa de champaña con la mano derecha para la suerte; ni colocar tres piedras debajo de la almohada para atraer la salud, el dinero y el amor; ni llevar lentejas o granos en los bolsillos para la prosperidad; ni realizar la novena de San Patricio para lograr el éxito; ni lavarse las manos con la mezcla de esencia de vainilla con canela en polvo para la suerte y la fortuna; ni hacer sonar una campana en la casa a las 12:00 de la noche para alejar las malas energía; etc., etc.

Aún no se sabe con certeza que tan efectivos son estos agüeros, lo cierto es que hacen parte de una tradición inventada por los franceses, traída a América por los españoles y adaptada por los pueblos indígenas; pero lo cierto es que hacer todo esto en tan sólo lo que duran las 12 campanadas que anuncian la llegada de un nuevo año, es algo loco, descabellado y hasta imposible.
Yo, en particular, me adhiero a los obvian estos tortuosos procesos para el fin de año y sólo oran a Dios, dan gracias al todo poderoso y claman su bendición para que el año que entra sea muy próspero; pero todo bajo su santa y sabia voluntad.

Amén y feliz año para todos!!!


Bucaramanga-Santander-Colombia. 31 de diciembre de 2013. Hora: 9:30 p.m

Texto agregado el 28-07-2019, y leído por 15 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]