TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / nelsonmore / EN NEGOCIOS TORCIDOS (cuento)

[C:597089]

En negocios torcidos siempre hay que andar derechito, ese es el lema de los duros que están en estos negocios, hay que reportar todos los gastos, todo en absoluto. Eso lo sabía Mariano, lo había puesto en práctica durante mucho tiempo, pero como nada es eterno, un día le dio por torcerse, desde ese día tuvo que andar huyendo, pero en el mundo del hampa nadie está a salvo para siempre, lo habían sentenciado a muerte y no había vuelta atrás.

Mariano salió del país durante varios años, con eso creyó que sería suficiente y, al cabo de los años podría regresar a su bello Jamundi, pero no fue así, pues sus enemigos lo habían rastreado y ya sabían que estaba en Colombia y pronto le darían muerte. Un día Mariano salió de su casa, fue al parqueadero, encendió su lamborgini y se dirigió al centro de Cali, pero no se dio cuenta que desde otro vehículo empezaron a seguirlo, un hombre de unos cuarenta años con gafas oscuras lo seguía. Ajeno a esta circunstancia Mariano escuchaba música, Cali pachanguero de Jairo Varela y el grupo niche, recordaba esa época de los ochenta y los noventa donde todo Colombia rumbeó con esta fabulosa orquesta. Fue avanzando en el recorrido y el hombre que le seguía se le acercó, lo quedó mirando, Mariano lo reconoció de inmediato y le dio mucho miedo, aceleró el lamborgini, el hombre también aceleró el renault, la persecución empezó por los lados de unicentro y ya iban por la biblioteca departamental donde había un trancón de carros tremendo, Mariano aprovechó esta situación y se bajó del coche, lo mismo hizo el hombre de gafas negras, la persecución era a pie, a veces Mariano corría y su persecutor también, en el desespero Mariano entró a un motel de la octava y pidió una habitación, canceló el dinero, le dieron la llave y siguió al cuarto piso, respiró profundo y se dijo así mismo: "menos mal que lo despisté, ojalá no lo vuelva a ver en toda mi vida, mañana mismo regreso a Madrid". Se tiró en la cama, cerró los ojos y así se quedó durante mucho tiempo, hasta que la puerta de su cuarto se abrió y entró el hombre de gafas negras, lo habían hecho seguir sin problemas porque había dicho que era el esposo de Mariano. Ante aquella circunstancia sus pelos se pararon de punta, un frío le recorrió todo el cuerpo, pues sabía lo que venía.

El hombre de gafas oscuras lo quedó mirando y después le dijo:

- Casí no te alcanzó, me diste mucho trabajo, pero a mi no se me escapa nadie.

Mariano quedó frío ante aquellas palabras, después de que logró calmarse le dijo:

- Al menos deja llamar a mi casa, para que vengan por mi cadáver.

El hombre de gafas oscuras, que a propósito era muy musculoso, lo miró con ironía y le respondió:

- Quién te dijo que te voy a matar, nadie va a venir por tu cadáver.

Mariano respiró con alivio, no salía de su asombro, ya se daba por muerto, el alma le volvió al cuerpo, seguiré viendo a mi mujer, haciendo el amor con ella, eso fue lo primero que se le ocurrió pensar.

Pero el hombre de gafas oscuras le dijo lo siguiente:

- A partir de este momento vas a ser mi mujer, no digas que no por qué te mato.

Fueron tan inesperadas las palabras del hombre de gafas oscuras, que Mariano se infartó.

En el informe la policía dijo que discutieron por celos y que Mariano se infartó, la esposa de Mariano no salió de su asombro, pues en el lecho había demostrado ser un macho.

AUTOR: PEDRO MORENO MORA
Q

Texto agregado el 12-08-2019, y leído por 16 visitantes. (3 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]