TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Zeugma / La vida cambia de Niccy

[C:597192]

No está mal el narrador omnisciente. El problema con ese tipo de narrador es que tiene un poder muy grande y, no muchos lo saben controlar. Imagina a un superhéroe que de repente tiene el poder de destruir con sus ojos todo lo que ve, que tiene una fuerza descomunal en sus brazos; al menos le tomará un tiempo controlar aquellos poderes. Eso pasa con el narrador omnisciente. También se van descubriendo pequeños detalles a través de la narración, que pudieron ser dichos aún mejor por uno de los personajes o por un narrador testigo que no aparece entre los personajes de la historia, que dichos por ese ser supremo narrador.

La autora escoge ese narrador* poderoso Gabriela [...], supo que su vida cambiaría, Mientras pensaba en qué cosa horrorosa sucedería, Gabriela solo pensó ¿Dónde está la cigüeña?. En mi opinión, si el personaje Gabriela hubiera sido escogido para narrar la historia hubiera tenido mejor el efecto de ternura, de inocencia que quiere conseguir con el cuento.

El cuento comienza con una meta anacronía (le digo yo) Cuando Gabriela vio los destellos a través de la ventana, supo que su vida cambiaría. es decir, un salto en el tiempo que sucede de algún modo, en la mente de uno de los personajes. Los meta no están mal, solo que tiene su lugar adecuado, hay metaficción y meta lo que quieran, pero no es fácil de usar: son niveles de narración y tiempo (no solo verbal) complicados hasta para un escritor profesional. Lo mejor hubiera sido, porque va en el tono del resto del cuento, algo como: Mi vida cambiaría a partir de ver aquellos destellos a través de la ventana, ya mezclando los dos últimos consejos.

¿Es otro cuento si se cambia el narrador? Sería una historia diferente, pues la siguiente frase no tendría sentido La niña relacionaba las luces rojas y azules con malas noticias, esto a raíz del vehículo de emergencias que se llevó a su papá el día que murió de un ataque al corazón, cuando su vida cambió por primera vez., aunque la premisa seguiría intacta. Si se queda como está, la frase puede componerse del siguiente modo (componerse de composición): Gabriela relacionaba las luces rojas y azules con malas noticias, a raíz del vehículo de emergencias que se llevó a su papá el día que murió de un ataque al corazón. Su vida cambió por primera vez. Gabriela y niña están en párrafos distintos, por eso hay qué unificar los términos, o las dos veces el nombre propio o las dos veces niña. Una vez que el lector sabe bien que se tratará del mismo personaje o que están en el mismo párrafo y es obvio que es la misma persona, puede decirse: la niña, gabrielita, la nieta consentida, la niña del trauma, etc.

Solo como gusto personal, si la niña y la autora son pintoras, ¿por qué dice ojos de aceituna y no, ojos verdemar duradero si lo dice el narrador omnisciente u ojos de mi verde favorito, u ojos del verde con el que pinto los arbustos más bonitos, si lo dice la pequeña niña desde el cuento? Eso en el caso que se narrara en primera persona.

Pienso que esta coma va más adelante, así: Allí vio un bebé diminuto y un poco morado, que la miraba con ojos...

Igual que el esto de antes, quitaría ese por su puesto.

Es un cuento tierno, aunque no es un cuento para niños**.


Aquí el texto completo:
________________________________________________
Cuando Gabriela vio los destellos a través de la ventana, supo que su vida cambiaría.

La niña relacionaba las luces rojas y azules con malas noticias, esto a raíz del vehículo de emergencias que se llevó a su papá el día que murió de un ataque al corazón, cuando su vida cambió por primera vez.

Mientras pensaba en qué cosa horrorosa sucedería, la abuela recogió la mochila que llevaba días preparando. Subieron a la ambulancia; su madre en una camilla. ¿Qué le pasa a mami? Gabriela seguía sin entender la razón de aquellos gritos.

Habían pasado solo unos meses desde la muerte de papá y su madre le había contado que tendría un hermanito. A la niña, la idea le había parecido maravillosa. Por fin conocería a la cigüeña y le agradecería por llevarla a esa familia.

Al llegar al hospital, se sentó en un sillón junto a su abuela, quién le repitió que todo estaría bien. Mientras esperaba, Gabriela pintaba con crayolas el cuaderno que preparaba para la llegada de la cigüeña y su hermano.

Cuando terminó de pintar, un médico se asomó a decir que su madre estaba en perfecto estado y les pidió que lo acompañaran junto a un gran ventanal.

Allí, vio un bebé diminuto y un poco morado que la miraba con ojos de aceituna.

—Es tu hermanito— le dijo su abuela.

Gabriela solo pensó ¿Dónde está la cigüeña?


Veinte años después, su vida volvía a cambiar. Por supuesto esta vez la cigüeña no era quien traería a su hijo a sus brazos.

________________________________________________

(estaba aquí: https://www.loscuentos.net/cuentos/link/597/597177/)





* Alguien podría argumentar que el narrador podría ser Gabriela ya de grande, después de esos veinte años después. Pero eso no queda claro en ninguna parte del cuento. Además no hay, al menos, un solo detalle ahí que nos indique que a ella le gusta hablar en tercera persona de sí misma.

** Niccy, si quieres saber cómo es uno, o cómo puedes hacer este un cuento para niños y niñas (no infantil), dime y te puedo mostrar algunos detalles pertinentes para narrar ese tipo de historias.

Texto agregado el 17-08-2019, y leído por 173 visitantes. (8 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]