TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Guidos / Conciencia limpia para un alma libre

[C:597276]






Ser generoso le otorga a uno la clara sensación de redimirse, en parte, de una cierta cantidad de pecadillos que no por ser nimios, no disimulan su condición de lastre que posee un peso específico que estorba sobremanera dentro de nosotros.
Internarse por las calles céntricas es uno de los grandes placeres de Guillermo. Caminaba a paso lento disfrutando del aire contaminado por el exceso de tráfico motorizado. Pero él entrecerraba sus ojos, tal vez por el picor de los elementos químicos en suspensión o por el éxtasis que lo embargaba, sublimándolo todo. Lo disfrutaba sin lugar a dudas, acaso por esa sensación de libertad sin ataduras, el divino placer de sentirse el único personaje que transitaba con andar pausado, ajeno a cualquiera urgencia mientras el resto era una masa neurótica que se dispersaba en todas direcciones para cumplir con sus particulares obligaciones. Sus pasos lo condujeron donde el tipo que pintado su rostro, torso y brazos de color dorado simulaba ser una perfecta estatua. Lo contempló un largo rato percatándose que el tipo no pestañeaba y sus brazos se flectaban a ambos costados en un gesto de apariencia mística. -¡Esto es arte!- se dijo y admirado, sacó un billete de dos mil pesos y lo colocó dentro de una caja que el tipo había habilitado para las donaciones. De inmediato, el tipo se inclinó agradeciendo la donación y regresó a su postura inicial.

Dos cuadras más allá, un muchacho tocaba con maestría su flauta traversa y era tan dulce el sonido que del instrumento fluía que Guillermo se detuvo para disfrutar de esas notas que como intangibles volutas sobrevolaban ligeras y directas hacia su sensibilidad de suyo acendrada. -¡Que arte!- se dijo para sí, extrayendo de su billetera un flamante billete de cinco mil pesos, el que depositó en un bolsillo del joven. Él, le hizo una venia y continuó con su tocata. Guillermo, inspirado, continuó su camino. Experimentaba una sensación de liviandad que no tuvo pudor en definir como una clara muestra de felicidad. ¡Cuánta ligereza en su andar! Le salió al paso un hombre de edad mediana, de cabellera rubia y hablando con acento portugués. Dijo ser brasileño y que no tenía dinero para llegar a su casa. El tipo era simpático dentro de su precariedad, por lo que Guillermo no tuvo duda alguna y extrayendo otro billete de cinco mil pesos, se lo extendió al menesteroso y éste, casi no dando crédito a tamaña generosidad se deshacía en gestos de agradecimiento.
-Tome, diez mil pesos más, no vaya a ser cosa que se quede a medio camino y eso no me lo perdonaría nunca- le expresó Guillermo al brasileño y puso en sus manos otro billete. Gruesas lágrimas brotaron de los ojos del hombre, conmovido e incrédulo aún de su buena fortuna. En un gesto impulsivo, el necesitado le besó esas palmas para él benditas y hasta un ósculo en su mejilla rubricó esta explícita muestra de agradecimiento. Guillermo sólo sonrió y continuó su camino. En su trayecto sin rumbo, ayudó a una anciana, a otro menesteroso, a cuatro o cinco personas más, necesitadas del vital elemento que permite sobrevivir en esta sociedad, vale decir, el dinero. Y como a él parecía sobrarle, lo repartía con generosidad. Un tipo alto se le plantó al frente y cuando nuestro héroe ya se disponía a sacar su billetera para gratificarlo sin que el hombre hiciera amago de solicitárselo, éste, con movimiento certero dobló con fuerzas los brazos de Guillermo colocándolos a su espalda y mediante un par de esposas, atrapó sus muñecas, las que colgaron exánimes como dos palomas somnolientas. Era el policía Jara, al que se unió más tarde su acompañante para conducir a Guillermo, que en realidad era conocido por otro apodo, a la cárcel que lo esperaba.
-Al fin caíste Generosito. Algo esquivo nos saliste, pero esta vez te agarramos.
-Así es la vida- sólo susurró el detenido. Guillermo, o el Generosito, ya no pulularía por las calles del centro durante un buen tiempo. No siendo un Robin Hood, acostumbraba a desvalijar joyerías y tiendas de ropa exclusiva. Y el producto de sus trapacerías lo compartía con el cantante, el mendigo, el ciego, el cojo, el tuerto y quien lo necesitara. Así, podía caminar con liviano paso, que ya sabemos que era su gran pasatiempo. Y con la conciencia a medio limpiar, tras sus generosas dádivas, podía darse el lujo de sentirse un tipo absolutamente libre. Claro que ahora eso pasaba a ser algo muy relativo.














Texto agregado el 22-08-2019, y leído por 141 visitantes. (11 votos)


Lectores Opinan
24-08-2019 Así es fácil ser bueno! Tendría que probar ganárselo limpiamente, y luego repartirlo. Robin Hood era un ladrón! Gracias por esta joyita! Clorinda
23-08-2019 Un sencillo retrato de una alma buena que reparte ayuda a los necesitados. El detalle significativo revela el origen de lo repartido. Sea como sea, tu maestra pluma, nos mantuvo atentos sin levantar la vista. MIS FELICITACIONES. Shalom amigazo Abunayelma
23-08-2019 Bien podria ser la metafora de la vida, ir por el camino hacienda bien sin mirar a quien, sin embargo nos quedariamos sin dinero, creo que no dariamos abasto, pues hay mucha necesidad sin duda. Mago de la imaginación e ingenio eres, te dejo todas mis estrellas. maariadelapaz
22-08-2019 Prueba de que la generosidad tiene un límite jaja. Muy bueno. Vaya_vaya_las_palabras
22-08-2019 Un cuento muy entretenido, ¿sabés?, creo que debe haber más de un Guillermo. MujerDiosa
22-08-2019 Ya sabía yo que no podía ser tan bueno. Me encantó tu relato. Un abrazo, sheisan
22-08-2019 —Guillermo el Generoso, se pasea por las calles ayudando a pobres y mendigos, pero me pregunto: ¿Estará bien que lo premien con un par de pulseras para adornar sus muñecas? —Saludos y un abrazo. vicenterreramarquez
22-08-2019 El buen ladrón, el generoso, las ambivalencias de la vida, la delgada línea que divide el bien y el mal. Aplaudo tu relato, como siempre. gsap
22-08-2019 Es un cuento realmente hermoso, lleno de generosidad. Debería existir más Generosito en épocas de crisis yosoyasi
22-08-2019 Un Robín Hood moderno y relajado, alguien tan bondadoso y poco estresado en estos tiempos, claro que iría a levantar sospechas. Helenluna
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]