TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / nelsonmore / EL LUGAR MÁS SECRETO DEL MUNDO (cuento)

[C:597385]

Lo buscaban por todas partes, por agua, mar y tierra, pero no encontraban ni un leve indicio de su presencia. Tan bien se había escondido, que ni el mismo se habría encontrado, lo buscaron tanto que se hizo un personaje famoso. Los medios siempre estaban informando, pero siempre tuvieron que informar, que estaba duro de encontrar, era como si la tierra se lo hubiera tragado.

Hoy lo buscaban por aquí, mañana por allá, pasado por más allá, lo buscaban en las tabernas, también en los burdeles, lo buscaban en los hospitales, lo buscaron por todas partes, pero nada, no lo encontraron por más que se esforzaron en buscarlo.

Desde los quince años robaba libros extraños, libros que guardaban grandes secretos y que ponían en riesgo la seguridad de la humanidad. Había viajado por todo el mundo y de cada país trajo un libro diferente para su biblioteca secreta, a esa biblioteca no tenía acceso, sino el mismo, no podía permitir que robaran sus libros, tanto trabajo que a él le dio robarlos como para exponerlos a extraños, que ni siquiera los entenderían. A a los templarios les robó tres libros, aún lo buscan los templarios y no dejarán de buscarlo, no solo por recuperar los libros, ya que no existía sino un solo ejemplar de los libros robados. A los rosacruces les robó dos libros, otro a los masones, esto solo para nombrar algunas de sus fechorías.

Eligió muy bien donde esconderse, sin proponérselo siquiera, se condenó a la soledad absoluta, desde el centro de su cautiverio evocaba los grandes paseos y los viajes por todo el mundo. Todo eso le parecía una hazaña, él aprendió a hablar varios idiomas, pero lamentaba no poder entender a los animales. Se sintió como un animal más en esa multitud de hojas; anduvo por todos los parajes que le fue permitido andar, se convirtió en vegetariano a la fuerza, probó infinidad de frutas y hojas, frutas de las que nunca llegó a saber su nombre, se arriesgo a probarlas porque no sabía que pudieran ser venenosas, nunca le pasó nada, no creía en ningún santo, pero algún santo de seguro que lo protegía, de no ser así ya habría muerto. Bebió de todas las fuentes, hasta de la fuente del saber y se regocijó de ser el único mortal que disfrutaba de su cautiverio.

Cuando la noche se avecinaba volvía a su cautiverio, ahí se dedicaba a contar su historia, cada página que escribía, era un amplio recorrido por el pasado, el pasado lo había marcado de tal manera que no podía dejarlo a merced de su memoria, la memoria es la capacidad que tenemos los seres humanos para olvidar y su historia debía quedar en un libro que hablase de él.

La nostalgia lo embargaba cuando recordaba el museo de Louvre con todas sus novedades, los Campos Elíseos y el Sena con toda su majestuosidad. París y la noche, la noche con las samaritanas del amor, el licor que bebía lo transportaba más hacia el pasado y le incitaba a apoderarse de los mejores libros de la humanidad.

Este hombre si tenía sucesos por contar, pero el destino como si fuera una afilada espada ya lo había sentenciado, le había llegado la hora y no supimos si igual que Aladino se despidió de este mundo sin la sabiduría o repleto de ella. Eran tantos los libros que tenía que todos se le vinieron encima y murió por el peso de tantas hojas y hojas. Después de muchísimos años sus perseguidores lo encontraron como si fuera un insecto disecado, para poder encontrar los libros que andaban buscando tuvieron que leerse todos los libros de esa biblioteca tan grande, aun leyéndolos no supieron cuáles eran, entre todos los árboles de la selva se encuentra el árbol de la vida, entre todos los libros de una biblioteca se encuentra, un libro muy peligroso y él no iba a dejarlo al alcance de todos. Un libro que si lo lees te sentencias a leerlo hasta la hora de la muerte, porque las páginas de este libro se multiplican, se quintuplican, si lees mil páginas, al libro le aparecen cinco mil y así...... Si alguien tiene suerte y llega al secreto, al libro le aparecen más y más y más páginas, el secreto se aleja pues se necesitan unos ojos infinitos, tarde que temprano los ojos se apagan.

AUTOR: PEDRO MORENO MORA
@

Texto agregado el 28-08-2019, y leído por 154 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
29-08-2019 Me agradó tu cuento y como la vida en sí es un secreto, quizá.... saludos. ome
29-08-2019 Me pareció un cuento extraordinario, con un final tremendamente sabio. Mis estrellas!!! MujerDiosa
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]