TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Guidos / Algo

[C:597547]






¿Has sentido de pronto que alguna deuda tuya está creciendo día a día, sin que tengas noción o qué significa, pero presintiéndola como si fuese un dardo quemante incendiándose dentro de tu ser? No me refiero a las prosaicas deudas monetarias que se incrementan por el imperio de los intereses. Esas, las cancelamos o las cubrimos con grandes paletadas de imposibilidad, remisión, desidia, desgano o simplemente olvido. Es más que obvio que nos ametrallarán con repetidas notas de embargo, visitas intempestivas, órdenes notariales y una cantidad insufrible de recursos que tienen a mano los mismos que con tanta obsequiosidad nos tientan con sus préstamos, artículos o dinero en efectivo.
Pero reitero, no me refiero a eso. ¿No has despertado alguna madrugada con la idea peregrina que existe esa deuda y que no recuerdas de qué envergadura, quién o quienes, cuándo y de qué manera?
Porque a Pancho le ocurrió. De pronto, un viaje alado entre selvas de jazmines y yendo de la mano de alguien abstracto, fue interrumpido de improviso por una ansiedad que lo trasladó al mundo de los insomnes. Sus ojos ya se negaron a entrecerrarse para invocar el sueño y de pronto, cual si una garra se hubiese aferrado a su hombro, la intranquilidad dio paso a un pavor extremo que lo impulso a levantarse. Era algo indefinido, pero existente. Recordó las predicciones que hablaban del planeta errante llamado Nibiru, que pareciera ser una leyenda de esas que algunos sacan al tapete con la indisimulada intención de helarles la sangre a los demás, ya que su sola mención provoca embozados escalofríos en los más sensibles. Existía algo, claro está. Algo nebuloso, tentacular, una idea que se iba revelando en el transcurso de las horas con el poder manifiesto de lograr hacerlo sentirse culpable. Algo, alguien, encaminaba sus pasos hacia él, proveniente de alguna era imposible de definir, era un ser que acudía por esa deuda. ¿Venganza? ¿Designio? Nada es peor que tener una noción general de saberse inocente de todo, salvo las omisiones pecuniarias, que al fin de cuentas siempre se pueden remendar. O simples entuertos con alguien o con algunos, temas que se enmiendan con una pequeña dosis de buena voluntad. ¿Pero eso? Ese enorme e indefinido Nibiru que amenazaba desde la incertidumbre, con una órbita errática, que remedaba a un ebrio que se desviaba y retornaba a su curso, por efecto de la atracción de los astros. Se aproximaba, desde el vientre del universo y algún día, llegaría. Lo otro, esa sensación de culpa difuminada, ese algo que comenzaba a tomar cuerpo, que tremolaba dentro de sus tripas, aceleraba su corazón y percutaba sinrazones en su mente en lo que ya parecía asemejarse a un cáncer que le comenzaba a birlar partes importantes de su entendimiento.
Podría argumentarse que Pancho sufría alguna especie de psicosis, la que engendra universos completos confabulados contra el individuo. Acaso, un delirio de persecución, alguna enfermedad factible de ser paliada con la posología adecuada. Nada de eso podría atribuirse a nuestro personaje, que divagaba tendido en su lecho, alerta a algún llamado de su celular, un timbrazo en su puerta o los robustos nudillos de alguien golpeando con determinación. Fiebre, dolores repentinos en su cuerpo, acaso la somatización de esa inquietud que de vaga había derivado a certeza.
Después de un año, nadie ha golpeado a su puerta, ningún llamado, o signo de cercanía de algo funesto ha ocurrido, pero tal indefinición ha redundado en el calamitoso existir del pobre de Pancho. Aguarda, sólo aguarda. Se ha abandonado a los deberes rutinarios y tendido en su lecho se consume en esa fiebre malsana que le corroe el alma. Y continúa esperando con su mano en el gatillo onírico que sus fantasías han creado para defenderse de aquello que ignora, pero que tiene la plena seguridad que algún día llegará a su puerta. Se ha tornado en una idea aterradora que por lo imprecisa lo aterra más.
¿No le ha ocurrido a usted algo parecido? ¡Cuidado! Eso que aún no tiene forma, que es un punto borroso en su mente, cualquiera madrugada puede despertarlo y desde entonces…no me atrevo a decir más.












Texto agregado el 08-09-2019, y leído por 78 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
10-09-2019 El planeta Nibiru es un tema muy interesante de hablar, forma parte de la mitología astrológica, tal como lo son si verdaderamente el ser humano llegó a la luna, la existencia de los ovnis, dimensiones paralelas etc.. lo que no hay que hacer es tomar demasiado en serio estas cuestiones que nadie puede resolver helenluna
09-09-2019 No, nunca me ha pasado ni quiero que me pase. Inquietante historia, además de bien hilvanada. Genial Bechines, querido Guidos. SOFIAMA
09-09-2019 —Por eso y otras alucinaciones es que hay escritores que al escribirlas logran verdaderas obras literarias que tambien de alguna forma atrapan a los lectores. Siempre es interesante leer tus narraciones, puesto que sacan palabras y inquietan pensamientos. —Saludos y un abrazo. vicenterreramarquez
08-09-2019 Ha de ser terrible vivir así como Pancho, pobre ser humano. Como muy bien comenta Carlitos; "la mente es un Planeta errante que muchas veces nos juega malas pasadas". Agregaría: si dejamos que tal cosa suceda, ya que podemos manejarla. MujerDiosa
08-09-2019 Conozco a ese tipo de individuos. Aterradores duermen nostálgicos en sus lechos y sus pesares divagan hacia el exterior, quien tiene la perspicacia, como Guidos de advertirlo Martilu
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]