TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / atila7019 / Viaje por Italia.

[C:597633]

Era el mes de Agosto, Sevilla era una isla de soledad y calor.
Uno de los planes posible era ir al pueblo, pero estaba harto de la rutina y de la monotonía de los pueblos en los meses en que el Sol golpea sin piedad.
Así que decide hacer un viaje para escapar del calor de Sevilla y la rutina de los pueblos en los meses de verano.
¿Destino? Roma, fui a la agencia para contratar el viaje Roma, pero no quería ir 8 días sólo por Roma, entonces opté por un circuito.
El primer día visitamos Roma en autobús (una panorámica la llaman las agencias), la gente bajo rápido del autobús, mientras un matrimonio de Argentinos me taponaba la puerta de salida mientras hablaba con la guía.
Así que me quede sólo y opte por andar por mi cuenta, hasta la plaza de San Pedro, allí visitando la plaza, dos mujeres de la excursión se encontraron conmigo.
Les pregunté ¿Si les importaba que visitará Roma con ellas?. A lo que contestaron que no.
Desde la Plaza de San Pedro fuimos a la Fontana de Trevi.
Y de ahí al hotel, eran las 2 de la tarde, llegamos al hotel, me eche una siesta y cuando desperté eran sobre las 5 de la tarde.
Mi mente me preguntó que hacer desde las cinco de la tarde, hasta las 9 de la noche en que baje, cerca del hotel a comer una pizza Romana (según los Napolitanos, la mejor pizza del mundo, las hacen ellos), cuando la probé llegué a la conclusión que todas las pizzas más o menos saben igual, aunque los componentes cambien, como la masa con que se hace dicho alimento.
Baje y estuve charlando con un muchacho de 40 años que me dijo que se llamaba Rodolfo (Rodo) y que era Argentino, casi todo cuerpo tatuado, me comento que iba al centro de Roma, para seguir viendo la ciudad, yo preferí comer la pizza.
Al día siguiente, partimos para Nápoles, y conocimos a 2 chicos más, Gabri (otro Argentino) y Fernando (otro Sevillano).
El caso que hicimos amistad, nos enseñaron Nápoles en bus, comimos y nos dieron el día libre (cosa que a mí no me gusta) yo fui con Rodo y Gabri a recorrer Nápoles, nos tomamos un helado en la heladería Gambrinus, vimos miles de tienda porque los amigos Argentinos querían comprar unas sandalias que al final, no compraron.
Mientras paseamos nos encontramos a los padres de Fernando, preguntamos a los padres por él y estos lo llamarón, quedamos los cuatros y nos fuimos hacía la costa a vivir la noche Napolitana, fuimos a un bar que atendía una chica Cubana, simpática y borde a la vez como ella sola. ¿Una contradicción verdad?. Pues ella lo cumplía a la perfección.
Después de tomar copas y refrescos, y conocer un poco la noche Napolitana volvimos al hotel.
El bochorno (calor + humedad) era tan grande como la distancia al hotel, volvimos y ya llegando al hotel, me entro la pájara que me estaba deshidratando, los pies me dolían una barbaridad, propuse parar un momento y continuar tras un descanso, aunque una vez pasada la ansiedad, quise continuar. Mis nuevos amigos me dijeron descansa más tiempo, no hay prisas.
Yo pregunté a cuanto estábamos del hotel, Fernando miro el Google Maps y dijo 15 minutos, yo pensé como un Argentino y me dije para mis adentros “La Concha de tu madre”, al final, llegamos, al hotel, nos fuimos a dormir y a la mañana siguiente tocaba visita guiada por Nápoles y visita a su museo Arqueológico (precioso).
Al día siguiente tocaba Capri y Sorrento.
Nos subimos a un barco , aparte de visitar Capri y Anacapri a pie, y recorrimos esta maravillosa isla en barco: “bonito”.
Pero siempre piensas que es más bonito de lo que tú pensabas, después visitamos una discoteca de Sorrento, una chica de habla inglesa se subía y hacía piruetas en la barra americana, era guapísima, sus amigas trataban de imitarla.
Y un amigo de la rubia americana o inglesa, guapísima, se levantó y seguidamente cayó al suelo para golpear la cabeza contra el suelo, como boxeador tras un combate, pensé que se había matado, pero se levantó como si nada “ el pedo del chico era monumental”.
Yo no podía apartar la mirada de la americana , era bellísima.
¿Y pensar que estaba rodeados de amigos borrachos y amigas que parecían simios mongólicos “ sin ánimo de de ofender a nadie” intentando hacer las piruetas, que hacía su amiga.
Pensé: “que suerte tienen algunos y que desgraciados somos otros a la hora de encontrar una chica guapa con la que al menos reírte un poco”.
La noche dio para poco más, impactado por tanta belleza volvimos al hotel, también dimos nuestra buena caminata, esta vez sin ansiedad, y con un clima que parecía decirnos “animo que esta noche está más fresquita y Septiembre ya se acerca”.
Podría continuar con el relato pero entonces iba a necesitar un número especial para mí sólo en la revista, así que doy por finalizada mis aventuras por Italia:
Gracias por vuestra atención.



Texto agregado el 14-09-2019, y leído por 43 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
15-09-2019 ¿Y no fuiste a Pompeya? Y llegado el momento cantaste "Funiculi funiculá"? De Capri a Anacapri lo hiciste en las sillas colgantes? ¿Bebiste un limoncello? Eso espero. Fantástico viaje! za-lac-fay33
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]