TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Nazareo_Mellado / Perorata

[C:597946]

La historia es solo un torcido cuento de grandes hombres,
que no resiste la divulgación de sus reales motivaciones en vida,
sin que sus imágenes se desmoronen como esculturas pobres
de fina sal bajo una suave llovizna o una leve e inesperada brisa.
Un legendario cuento que me despierta más de una sarcástica sonrisa.


Congelados en textos muertos, en su elegante postura póstuma
asentados con ilustraciones que eternizan los logros alcanzados,
de manera de justificar el abuso de los mal habidos haberes.
Perpetuando con riqueza a aquellos pobres desafortunados
que nacen encadenados sobre la cuna de la rabiosa ambición.


Pobres desdichados infantes. Marionetas perfectas
del triunfo de los individuales placeres transitorios.
¿Qué les queda luego de recibir todas las riquezas?
Esperar pacientemente poder satisfacer la sed de poder,
el dulce fruto corrupto que los arrastra a la condenación.


Antes de caminar reciben por herencia la falsa potestad
y crecen engañados escuchando ser los dueños del mundo.
Condenados a no comprender que la correcta autoridad
se siembra en la palabra, se hace crecer en los actos
y se cosecha como confiada obediencia en la bondad.


Deja de ser el imbécil padre que traza un futuro,
enfilando a sus hijos como el eslabón prometido,
de la elegante sucesión de vistosos antepasados,
que dará a la roída cadena el restaurado sentido.


No los expongas al justificado brote de odio ciego,
que clama de las manos heridas el castigo ansiado,
por los duros años de brutales jornadas de abuso.
Dulce revancha de los nacidos en pasado extraviado.


Escucha al lejano ancestro nacido en otras tierras,
que debió arrancar de su propio país originario,
porque otros quisieron hacer con él lo que tu haces.
No rebajes su valor despreciándolos como medio ordinario.


¡Que sabes tu del despreciado! Del que no cuenta en nada.
Nunca podrás saber como duele ser el huacho rechazado,
el insignificante que se funde con el entorno tras la mirada.
¡Abatido y aquí desecho, les ruego no apuesten por la inequidad!
¡Indeseables desechos les ruego no me roben la tranquilidad!


Quizás llegue el día en que la salud sea la desinteresada,
y amorosa entrega por los que padecen los sufrimientos,
y deje de ser la rentable industria que segmenta pacientes.
Ganancias de la desgracia. Descarados buitres sedientos.
Quizás llegue el día en que los fondos de pensiones
sean el justo pago de retribución de la vida de cientos
quiénes compartieron gustosos con otros sus esfuerzos.


Quizás llegue el día en que la malograda educación
no sea más el derecho prostituido a la productividad,
que nos convoca a marchar por querer ganar más.
Quizás llegue el día en que la decisión de la autoridad,
no sea tomada bajo mezquinos y lucrativos intereses
de jugosa participación en una aparecida sociedad.


Si tuviese algo importante que decir, creo que diría:
El mundo te hace desear conseguir lo que no necesitas,
te rebosa todos los sentidos con una plástica alegría.
No dejes que llene tus manos con lo que nunca buscaste,
pues terminará siendo el tormento de tu elegida agonía.


Nos embelesamos en momentos de íntimo disfrute,
al igual que niños con las manos llenas de saciedad,
con la inquietante desdicha de no estar completos,
felizmente insatisfechos con la intacta oportunidad
de buscar el sentido real de la vida en voluntad.


Es cierto que la vida resulta perversamente resuelta
para aquellos que por herencia recibieron los recursos.
Nadie dijo que la vida debía ser simple y satisfactoria,
de modo que nos robasen, desde la comodidad confortable,
el duro primer paso para comenzar la búsqueda necesaria.


Los buenos hombres se esconden tras el anonimato,
se reconfortan en la pobreza de dar todo por los demás.
Huyen atemorizados al reconocimiento que los expone,
a los injustos juicios, a las maquinaciones de la maldad.


No creas cuando te dicen que entre diferentes voces
no existirá nunca la verdadera claridad en el mensaje.
En egoísta conveniencia todas las voces se acallan.
Al escucharse fuerte la voz tras la autoritaria palabra,
silenciadas por provechosos acuerdos otras descansan.


Cuídate de ser la única voz, porque de ella viene el juicio demandante.
Luego de creer tener la razón se da vida a la torcida e injusta condena.
Luego de creer tener la razón se descubre el rostro del juez arrogante,
figura deforme de la justicia, ansioso por entrenar la negra cadena.


Ya no quiero escuchar los cantos de denuncia en redes sociales,
luego que se desnudaron de las esperanzas de certera justicia,
para revestirse con susurros apagados de concertada violencia.
Falsa válvula de liberación que sofoca la voluntad del individuo.
Disfrazada novedad. Control conductual de masas sin conciencia.


Tanto el ruido rítmico de repetir las mismas palabras,
como el culpable silencio ensordecedor más absoluto,
me arrastran de regreso al solitario confinamiento.
Desesperación desquiciada de la esperanza en luto,
muerte prematura del porvenir hecho sentimiento.


No quiero apoyar la cabeza en la cama para darte sueños,
ni tampoco gastar palabras en tus silencios indiferentes.
A veces se hace necesario que te pierdas en pesadillas
para que quieras despertar y así entumecido te encuentres.
¡Somnoliento! en la opacidad de tus verdugos pensamientos.

Texto agregado el 01-10-2019, y leído por 39 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
01-10-2019 Coincido con el pensamiento de vejete, es excelente tu trabajo y creo que de lo mejor que he leído últimamente. Una certera forma de expresar lo que muchos sentimos. Felicitaciones y cariños. Magda gmmagdalena
01-10-2019 Según recuerdo creo haber leído muchos textos tuyos; y creo que esta prosa directa, muy bien lograda por su consistencia poética y lírica, es tu mejor trabajo. Me encantaron algunos pasajes, la segunda y ante penúltima estrofas mis preferidas, muy bien logrado. Saludos desde Iquique Chile. vejete_rockero-48
01-10-2019 —Corrijo: Me pasa lo mismo con los temas del cambio de clima y del calentamiento global que más parece calentamiento de mentes oportunistas. vicenterreramarquez
01-10-2019 —Coincido contigo, y destaco esto: "Ya no quiero escuchar los cantos de denuncia en redes sociales,/ luego que se desnudaron de las esperanzas de certera justicia,/para revestirse con susurros apagados de concertada violencia./ Falsa válvula de liberación que sofoca la voluntad del individuo./ Disfrazada novedad. Control conductual de masas sin conciencia." —Me pasa lo mismo con del clima y del calentamiento global, que más parece calentamiento de mentes oportunistas. —Un abrazo. vicenterreramarquez
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]