TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gmmagdalena / La Española Cap. VII

[C:598015]

Aquí dejo por unos días la primer parte de la historia hasta mi regreso. Gracias a los compañeros por sus lecturas. Magda

La Española – VII

En 1942 aún la Argentina estaba inmersa en la llamada “Década Infame”, gobiernos autoritarios, fraudes electorales, corrupciones, se habían ido sucediendo en el país. Todo ello, sumado a la constante inmigración europea y migración interna, habían hecho de Buenos Aires una ciudad con constantes cambios. Se ampliaban los ya famosos conventillos y se extendían los suburbios con viviendas precarias.

Hacia fines del 43 y estando en el gobierno el Presidente Castillo, se sucedían constantes denuncias sobre corrupción contra sus ministros y otros funcionarios. La convulsión de los ánimos llegó a su punto máximo cuando el 4 de junio el Ejército intervino derrocando al gobierno, apoyado por el Partido Radical y los Estados Unidos, que presionaba para que la Argentina, se definiera respecto a su postura, hasta ese entonces ambigua, en relación a la Segunda Guerra Mundial que se desarrollaba en Europa desde el año 1939.

En un intervalo de tres días se sucedieron tres presidentes, Castillo, el General Rawson y finalmente el General Pedro Ramírez.

No obstante ello y, salvo los días claves, en el Barrio, se vivía con bastante tranquilidad al encontrarse geográficamente alejados de Campo de Mayo y la Capital, lugares dónde se desarrollaron los hechos.
Giuseppe había pedido a las mujeres que vivían lejos, que no fueran a trabajar hasta que los ánimos se calmaran, él les abonaría el jornal diario igualmente. Los hermanos Otto y Klaus que ya vivían en una pensión cercana, decidieron quedarse en la Fábrica por esos días, Giuseppe les proveyó de colchones y mantas que ellos durante la noche ubicaban en su antigua habitación, la que ahora era utilizada como depósito.
Los demás, que eran del barrio, entre ellos las dos primas, iban y venían de sus casas al trabajo con total tranquilidad.

Por ese entonces ya hacía dos años que Ignacia trabajaba junto a Marietta. En un principio la jovencita hacía pocas tareas, pero con el tiempo se fue adueñando de la cocina hasta hacerse totalmente cargo de ella. Marietta ocupaba mucho de su tiempo en la atención de su hijo quien transcurría la mayor parte de sus días en su habitación con esporádicas internaciones en el hospital. En los días soleados, el joven se sentaba en una reposera en un costado del patio, con reparo del viento y alejado de la fábrica, desde allí, tapado con una manta se entretenía mirando los ires y venires de los empleados que lo saludaban cariñosamente desde lejos.

- ¡¡¡Buen día Natalio!!! ¡Qué gusto verte! ¡Qué buen semblante tenés hoy! ¡Disfrutá del sol! – las palabras de afecto para el muchacho nunca se escatimaban, todos querían levantar su ánimo.

Marietta le había pedido a Ignacia que no se acercara mucho a Natalio, pero la joven cada vez que podía y una vez terminadas sus labores principales, que se habían visto limitadas finalmente a la cocina, se sentaba lo más cerca que la madre permitía y con voz alta y clara le leía los periódicos con tantas y variadas noticias.

Otras veces el muchacho pedía leyera poesías y la voz de la jovencita madrileña se escuchaba emocionada recitando preciosos poemas. Una cálida amistad se había desarrollado entre los desgraciados jóvenes y se notaba que disfrutaban de los pocos momentos que podían compartir.

Pero eso ocurría solamente cuando él salía de la habitación y se sentaba en la reposera. Ambos deseaban que ello ocurriera, porque a pesar de las malas circunstancias y sin saber el momento en que había ocurrido e incluso sin habérselo confesado mutuamente, se habían enamorado.

“La Española” había notado los cambios en Ignacia, ya no era la misma niña delgada y triste. Ahora con casi diecisiete años su cuerpo había tomado delicadas pero sinuosas formas juveniles y su otrora lacio cabello, lucía en un hermoso y dorado moño sobre su nuca. Sus ojos habían cobrado vida y, si bien seguía siendo callada y tímida, sabía imponer su voluntad.

Pero los cambios eran más profundos y al ojo de Maura no escapaba ni el rubor ni la ansiedad de su prima cuando “el dottore” salía de su habitación y se acomodaba en la reposera que amorosamente le preparaba su madre dónde los rayos solares pudieran brindar su mejor efecto terapéutico.

Tampoco escapaban a su vista los ojos húmedos y tristes de Ignacia, cuando el muchacho permanecía en su habitación o era internado para control.

Eso daba mucha pena a Maura que no sabía que actitud tomar, había intentado aconsejar a la jovencita, pero ella había hecho caso omiso a sus palabras y mantenía su actitud.

En realidad, pensaba Maura, no había sido difícil que esos dos espíritus sufrientes se hubieran sentido atraídos. Una vez más el destino jugaba sus cartas.

Después de la última internación, los hechos se estaban desarrollando fuera del control que, hasta ese entonces, los Iacono habían tratado de mantener sobre la salud de su hijo. El médico de cabecera, juntamente con el grupo de especialistas del Hospital, les había confirmado lo que tanto temían. El joven había empeorado y deberían trasladarlo sin demora a Cosquín, en las Sierras de Córdoba.

***************
María Magdalena Gabetta



Nota: Los datos históricos puntuales son consultas realizadas en diferentes medios y libros que hablan de la época

Texto agregado el 05-10-2019, y leído por 60 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
16-10-2019 Esperamos tu regreso y seguimos leyendo la historia.***** Abrazo Lagunita
07-10-2019 Gracias Magda. Que vaya todo bien! Un abrazo, sheisan
07-10-2019 La trama continúa atrayendo mi interes. Aguardo la continuación...Abrazotes van Abunayelma
05-10-2019 —Bueno, hasta aquí no he dejado de leer ningún capitulo. Y para no perder el hilo o la secuencia de la historia, mientras vuelves haré un repaso. Abrazos. vicenterreramarquez
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]