TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / jdp / SOBRE ARMANDO URIBE UN CABALLERO POETA Y MUCHÍSIMO MÁS

[C:599898]

El siguiente texto pertenece a Andre Jouffe Louis un periodista y escritor chileno, sobre su encuentro con Armando Uribe y es un relato para describirnos su experiencia de este gran señor vate y mucho más, me pareció que merece ser recordado desde una perspectiva que no muchos conocen de él. Además decide fallecer, aunque siempre decidió fallecer, en mismo día y mes de otros grandes poetas chilenos, primero fue Pedro Lemebel, luego Nicanor Parra y hoy completa la trilogía Armando Uribe que estoy cierta lo tenían concertado para continuar su tertulia más allá del umbral. jdp

"Andre Jouffe Louis
24 min
ARMANDO URIBE, LAS MINAS Y LA MUERTE
por André Jouffé
La joven que le acompañaba a comienzos de los años noventa era bellísima. En la vara del viejo “El Parrón” y ahora sólo santuario reemplazado por un rascacielos los mirones nos preguntábamos cuál sería la relación entre el veterano, adusto y hasta cara de palo del vate y la mujer.
Mientras el sorbo a sorbo daba con media botella de vino al frente, lo más alejado del sector de mirones y las mesas con los dominoseros y jugadores de cacho, hablaba lento y pausadamente sin cesar. La francesa escuchaba y escribía algunas líneas de vez en cuando y de vez en cuando solicitaba un jarro de agua con hielo.
¿Por qué un lugar tan bullicioso para una poesía patética y fúnebre?
De doce a una, eran estas sesiones dos o tres veces a la semana y partían sin despedirse, como fantasmas del ruinoso bar de antología.

Pocas semanas antes de partir a Paris, por el mes de abril de 1994, encontré casualmente al poeta en una mesita del “Lommitt’s” de la avenida Providencia en Santiago, y sin decir agua va me dirige la palabra: “Así que parte a Francia. ¡Qué bueno! Usted me ve aquí tomando vino, observo caras de reproche, pero considere que con la diferencia de hora, en Europa están en el aperitif.”
Sin que me invitara a tomar asiento, le escuché: “Aunque no lo crea, le he seguido desde hace muchos años. Desde un potable Café Voltaire a libros y crónicas espantosas. Permítame sugerirle: aproveche Paris al máximo, estrújelo en beneficio suyo. Escriba para usted, no para los demás, como lo ha hecho hasta ahora”.
Sobre la francesa, dijo como si adivinara mi intriga perenne: “Es traductora. Yo domino el francés, pero se trata de la esposa del agregado militar de la Embajada de Francia en Chile y para aumentar el presupuesto familiar, corrige mis versos”.
¿Por qué eligieron un bar-restaurant de alaridos y gritos?-aventuré
-Nada nos desconcentraba, ni los dados pegando en la mesa ni las órdenes de tragos de los a medio filo.
LAS MINAS
Como abogado especializado en la minería, en la Universidad de Chile, redactó leyes al respecto, Armando Uribe pasaba parte del año como académico de la Ecole de Mines de Paris.
-Cerca de ahí, hay un hotelito donde permanezco siempre, el Hotel des Mines, Mientras busca departamento, alójese allí. Puede dar mi nombre como referencia. Es pequeño, muy bien ubicado y un bus lo deja en cinco minutos en la Embajada. A mí me sirve por la cercanía con la Facultad y he sido un huésped muy fiel, con la misma habitación, siempre.
Con mi mujer hicimos la avanzada, fuimos solos, para ingresar a mi nuevo oficio de agregado de prensa y la búsqueda de un departamento. En el Hotel sabían de Armando Uribe, incluso nos mostraron su mesa habitual donde bajaba su botella y lo calificaban como un caballero muy distinguido. En ese hotel estuvimos dos semanas hasta dar con la residencia definitiva en la avenue Wagram, del barrio 17.
Uribe tenía un contrato desde sus tiempos de exiliado en Francia y que se prolongó por mucho tiempo ya de regreso al país y que consistía en dictar su asignatura durante un trimestre en la Ecole.
Armando Uribe era detestable para muchos en esa generación del 50, como Enrique Lafourcade. El poeta fue Embajador en China y después del Golpe, los comunistas mantuvieron relaciones con Chile y en consecuencia el poeta debió empacar y escogió Francia para continuar su existencia. Lafourcade, hizo eco de pelambres de pasillo de la Cancillería, en los cuales aludían a unos muebles de madera de cerezo que Uribe reclamaba para sacarlos de China pero el Ministerio en tiempos de Pinochet no hizo eco a los pedidos del poeta.
Podía ser muy agradable, pero no trataba de caer simpático, al contrario.
Su hijo Armando estaba a cargo de Union Latina, una entidad filantrópica creada por un señor Roussignol, más tarde aliada con el conde Cavour, todo esto constata en el fondo la Unilat. Y fue una organización internacional conformada por los países que hablan algunas de las denominadas lenguas romances. Fue creada en mayo de 1954, cuando se firmó un acuerdo constitutivo en Madrid, España y fue reconocida como una institución formal a partir de 1983. Por dificultades financieras, las actividades de la Unión Latina fueron suspendidas el 26 de enero de 2012 y la secretaría general permanente de la Organización cerró sus puertas el 31 de julio de 2012, cuando fue despedido el conjunto del personal de la Organización.
Su función era promover y diseminar su herencia común y aquello que identifica al mundo latino.
Otorgaban becas, ofrecían cursos de alto nivel. Entre sus funcionarios se perfilaba uno de los mejores novelistas chilenos y quizás del continente, Mauricio Electorat. En Francia le editaron “El paraíso tres veces al día”. Conocí mejor a Mauricio en Francia que en Chile donde la fama lo absorbió. Y es cierto, lo relatado en sus libros es el sano reflejo delas penurias sufridas por el escritor. Hambre, malos pagos pero un humor o ironía a flor de mente y de piel.
Unión Latina ubicada cerca de Les Invalides, donde yace Napoleón y cuya tumba Pinochet moría por ver (por suerte le negaron la visa mientras estuve en Francia) ocupaba el primer piso de un edificio siglo XIX. El vaho a vino tinto estaba presente a todas horas, especialmente en las visitas de Rossignol.
Uribe junior podía ser más antipático que su padre. En una oportunidad con motivo de la visita de Estado de Eduardo Frei Ruiz Tagle, cenamos con Odette, una periodista de El Mercurio y Armando. En un momento se puso tan maletín de gasfíter que temí que la colega mercurial saliera disparada. Pero como era tan pituca como Uribe, se toleraron hasta la hora del café.
Pocos saben que pese a su anti imperialismo, Uribe trabajó en los años sesenta en la Embajada de Chile en Estados Unidos (fue profesor de la Universidad de Michigan). Luego fue Allende quien lo designó como titular en la república Popular China. ¡Qué cambio!
Armando Uribe fallece entre un signo y otro, Capricornio y Acuario, y justo en el día de alcance a los 87 años- los representaba hace 20, bien llevados-, y coincide con el día en que se fueron Pedro Lemebel y Nicanor Parra. Parece un día mortal para los poetas.
Hay obras fuera del repertorio habitual, que recomiendo personalmente del Premio Nacional de Literatura 2004
Odio lo que odio, rabio como rabio, poesía, colección El Poliedro y el Mar, Universitaria, Santiago, 1998; descargable legalmente desde el portal Memoria Chilena;
Extradición Walter Rauff, 1965.
-Repertorio de palabras de la ley penal chilena, 1965
Posesión minera, 1965
Publicó numerosas obras de política, ficción, religión, Derecho Penal y de Minería, y fue miembro de número de la Academia Chilena de la Lengua (1993) y correspondiente de la Real Academia Española. Uribe ejerció también la diplomacia: fue ministro consejero del Ministerio de Relaciones Exteriores (1967), encabezó la delegación a la Asamblea Extraordinaria de Naciones Unidas en la que se aprobó el Tratado de No Proliferación Nuclear, tema en el que es especialista.
Su esposa Cecilia Echeñique Eguiguren, había dejado el mundo quince años antes. Y digamos las cosas claras, el ex alumno del Saint George nunca jugó al proletario, era demasiado honesto consigo mismo.
Padre de cinco hijos, tuvo la desgracia de que uno se suicidara en la cocina, al lado donde cenaban sus padres. Pero el rostro del vate jamás se inmutó.
Pero ese tema de la muerte tanto la suya como la de los otros lo obsesionaba de manera casi enfermiza. Leemos en “Odio lo que odio rabio como rabio”
Quiero morir y no muero
Soy un nudo de nervios y antojos.
Nicho angosto,
Me angustia el nicho angosto en que me entierran sin tierra
El tarro de conserva de hojalata con larvas

Esto explica por qué vive desde 1997 casi recluido en su departamento esperando eso, la muerte. Un cuarto de siglo, casi, un cuarto de su existencia se frisaba.
Adieu Monsieur des Mines."

Texto agregado el 23-01-2020, y leído por 71 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
29-01-2020 Interesante relato que da luces sobre el caracter y el talento de este malogrado escritor. Esperó muchos años la muerte, pero esta se engolosinaba con otros y sólo lo miraba de reojo. Un abrazo amiga y gracias por este trabajo. guidos
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]