TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Kavi / Soy un retazo

[C:600210]

La ligereza de los efluvios venturosos
revelada ante el poder de la caricia,
como el estandarte implícito en los
riesgos viscerales de la frágil y bella humanidad.

Cada trazo en tus falanges poéticas
es la estructura de las hojas, de sus
lóbulos dorados que unidos forman una
cabellera inmortal;
una emulación a quien quizá no esté
presente y, sin embargo esa ausencia
que os pertenece, musita en tus silencios
los versos en la mente.

Alegóricas imágenes, bravías desde la
piel hasta el papel… dulce sentencia
acrisolada de la tierra, humanamente
emocionada.

Como un espejo se ha visto la primavera
en tus pupilas, húmeda. Y ahora necia,
que te llamas loca, has respirado y
exhalado el agridulce sabor de tu sudor
a través de la tinta ensimismada de
tu pasión… cierro los ojos y empiezo
a contemplar…

Encendido...

Ese numen intrínseco al que no necesitas
elevar plegarias, estará siempre alerta;
Es un recurso lúgubre e inevitable de la
vida, y sin embargo
en el momento silente de un
pensamiento
escapado, te ves, sin verte,
y entonces a veces, solo a veces,
todo se revela…

bello...

Es un poder encomiable que ya cuando
tú ser yace en cenizas,
resurge está en un subvenir colorido
de sonrisas…

bien...

Pasillos, cascabeles de nervios
acaracolados, vacío inescrutable,
alabastro y
rabia.

El poso aun esta medio lleno…

por ese amor; cada silaba escrita es
una falange de utopía renovada,
y en el querer poético de tu inspirada
acometida,
has elevado el estro de tu ser en
sutilísimas metáforas.

De silencios y de espacios, de
afectos y corrientes.
Se erige el vaho inextinguible de un
hilo amatorio;
las sonrisas inmortales ahora
encajonadas en la lúgubre razón,
los gritos estridentes, de una libertad
insospechada en el campo
heroico, del parque arenoso.

Como olvidar cada detalle, como
no dejar de sentirse
como aquel que lucho fervientemente
por una causa y sin embargo perdió.

Como olvidar, como duele recordar y
que bien se siente, cuando un atisbo
de aquella ingenua sonrisa pellizca
ahora la comisura de los labios…

Esplendente te muestras a flor de piel,
y en excelsa entrega,
enseñas el pábulo divino de mirificas
verdades
sin reserva y con temores…

bello...

Y en ese instante ansiado y explosivo,
sabrás sin duda que a veces la espera
vale la pena,
que no repara ni escatima en afectos,
que te libera de dudas
y diáfana destruye los prejuicios.

No es decisión, es un hecho ineludible,
hermoso y bellamente tangible;
la prueba fehaciente de que a veces
todo se olvida,
claro depende ello, de que tan intenso
sea el momento.

Texto agregado el 12-02-2020, y leído por 30 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]