TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / carlosivankelso / LA ASESINA DE MATÍAS FIORETTI

[C:600568]

Dos semanas después del asesinato de Santiago Artemis (o Santiago Navarro)

Pudo ser un día como cualquier otro día, en el cual Carla Romanini solo se preocupaba por ver a que nivel podía llegar del Candy Crush o del Farm Heroes Saga, los populares juegos de Facebook, pero dado que Carla Romanini, además de ser una bella y consagrada modelo, es también una asesina serial de hombres, cruel, sanguinaria e implacable, también comenzó a pensar en quien podría ser su próxima víctima, cuando se aburrió de dichos juegos.
- ¿Un rugbier, tal vez? Ya asesiné a varios, ja, ja – río Carla - ¿Un basquetbolista tal vez? Ja, ja, ¿Se llamará Matías, como muchas de mis víctimas? ¡Ja, ja! – seguía riendo Carla.
Carla tomó unos dados, dejo uno en el cubilete, y pensó: “Si sacó hasta tres, la víctima será un rugbier, si sacó más de tres, la víctima será un basquetbolista”.
Carla tiró el dado y sacó un cuatro: “La víctima será un basquetbolista, ja, ja, Queso”, y sacó un puñal y, con sus guantes negros, lo clavó sobre un Queso.
“Tiraré los dados nuevamente” pensó la asesina “Si sacó hasta un seis, mi víctima se llamará Matías, cualquier otro número, mi víctima se llamará de otro modo, ja, ja” y volvió a decir en voz alta:
- Queso.




Y clavó otra vez el puñal sobre el Queso. Tiro el dado, y para su placer y satisfacción, el veredicto del azar fue inapalable: un seis.
- ¡Un seis! – dijo Carla – Mi víctima será un basquetbolista y se llamará Matías.
Googleo entonces “Matías basquetbolista” y encontró una noticia que le llamó la atención “Repudio hacia el relator que se burló del jugador Matías Fioretti” (1).
El encabezado completaba la noticia: ““Fioretti vende `yugo´ y ¡`Queisho, queisho´!”, dijo Facundo Bonetto sobre el ex Monte Hermoso Basket. Es el relator del straming de Unión Vecinal (La Plata) en el Torneo Federal”.
- ¿Queisho, Queisho? – se preguntó Carla – Ja, ja, muy gracioso, debe ser algo relacionado con la droga, sin duda, pero no importa, Queisho suena a Queso, y con esto ya es suficiente. ¿Dónde juega? ¿Los Indios de Moreno? Que equipo tan pedorro, ja, ja, a mí me gusta asesinar a hombres más refinados, pero ya esta, la decisión esta tomada, ya sé quien será mi próxima víctima, Matías Fioretti. ¡Queso!





Y nuevamente Carla clavó el cuchillo en el Queso, que bastante apuñalado quedo. Obviamente no probó ni un bocado de aquel Queso, ella solo las usaba para tirárselos a sus víctimas, nunca los comía, se los tiraba porque era sus víctimas, solo Queso.
No le resultó fácil a Carla, una chica tan refinada acostumbrada a las bondades de la Costa Azul Francesa, trasladarse hasta Moreno, una ciudad de lo más profundo del Conurbano Bonaerense, repleta de pobres y marginales, pero su deseo de asesinar era tan alto, que no le hizo asco a nada, y hacia allí fue, sabiéndose que la verían como un bicho de otro pozo. O quizás no tanto, al fin y al cabo, es un equipo de basketball, y los pobres no se dedican a eso, sino al fútbol, en la lógica cartesiana de Carla Romanini.




Lo cierto es que aquella tarde, Matías Fioretti se fue a entrenar como cualquier otro día, sin imaginar que figuraba en la lista de una asesina serial, y en esa lista, como su próxima víctima, su objetivo más inmediato. Al finalizar, se fue a bañar como siempre, pero por imperio del azar, o mejor dicho de los dados, debía esperar ser el último en bañarse. No se hizo problema, y tras tomar una cerveza, esperó que todos sus compañeros se bañaran. Cuando ya no quedaba nadie, Fioretti entró al mismo. Creyó estar solo, pero grande fue su asombro y sorpresa, cuando vio que en realidad no estaba solo, sino que ante él, estaba una rubia muy bella, una rara avis en esas geografías del Conurbano Bonaerense.
- No te bañes, Matías, te quiero así, sucio, con olor de entrenamiento.
- ¿Quién sos? ¿Qué haces aca? – dijo asombrado Matías.
- Carla, así me llamo, Carla Romanini, a ver decilo conmigo, Carla, Caaaarrrlaaaaaaa…
- Caaaarrrlaaaaaaa – dijo Matías - ¡Pero! ¿Qué haces aca? ¿Quién sos?
Carla se acercó a Matías y comenzó a acariciarlo, entonces dijo:
- Leí esa noticia. Te dijeron ““Fioretti vende `yugo´ y ¡`Queisho, queisho´!”.
- Sí, una vergüenza lo que hizo ese tipo. Por supuesto, el tema esta en la justicia.
- Olvidate de eso, Matías, estoy para aca para que la pasemos bien, dale, a ver esos pies, que grandes que son, dale, los quiero oler así, sucios, sin que te los hayas lavado.
- Mira que huelen fuerte, Carla.
- Decimelo de vuelta pero no así, decime Caaaarrrlaaaaaaa.
- Mira que huelen fuerte, Caaaarrrlaaaaaaa.




En ese momento, Carla se acostó en uno de los bancos largos del vestuario, Matías le puso el pie derecho encima, olían realmente muy fuerte, y los pies efectivamente eran muy grandes, un 48/49 seguramente, Carla, como extasiada o poseída, comenzó a olerlos, besarlos, lamerlos, chuparlos, Matías quedó extrañado, jamás se imaginó aquello.
- Dado que no te llamas Carlos, y que no sos un Quesón, tus pies son muy ricos – le dijo Carla – huelen a lo que me gusta a mí, a Queso, quizás por eso ese tipo te dijo lo de “Queisho, Queisho”.
- No fue por eso, pero sí, ahora, sin lavármelos, mis pies huelen fuerte.
- Dame el pie izquierdo, Matías.
El basquetbolista le hizo caso a Carla, y esta ahora, disfrutó de aquel pie izquierdo, con tanto frenesí como había hecho con el derecho, cuando se dio por satisfecha, Carla se levantó del banco y le pidió a Matías que se acostará ahora el. El basquetbolista, como un varón domado, le hizo caso, y Carla empezó a hacerle cosquillas en los pies, a Matías le encantó aquello, y las cosquillas se extendieron a todo el cuerpo, y entonces Carla, sacó un latigo, y empezó a darle latigazos al basquetbolista, que extrañado por que jamas se imaginó que sentiría semejante placer con el sadomasoquismo, se dejó arrastrar hacia aquellos que tanto placer le daba.




Carla entonces se tiró encima de el, y el la penetró con fuerza y salvajismo, a pesar de los latigazos, sentía una potencia sexual desenfrenada y no podía parar, y de hecho, no paró, se arrastraron en el piso, y el gozo fue tan fenomenal que no se puede explicar con palabras.
- Jamás imagine que iba a sentir este placer, gracias Caaaarrrlaaaaaaa – le dijo Matías – pero me tengo que ir, ya es muy tarde, me voy a bañar.
Carla se quedó parada, mientras Matías fue a la ducha, y empezó a bañarse, creyó que la rubia se había ido, sin entender si todo aquello había sido un sueño, dado que era hermoso para haber sido realidad, pero de repente, estaba ahí, ante el, mientras se estaba bañando, le cayó un Queso encima, un gran Queso Emmenthal encima, no un Queso pequeño, un gran Queso, de un tamaño realmente colosal.
- ¿Y este Queso? – exclamó Matías - ¡Qué Queso!
- ““Fioretti vende `yugo´ y ¡`Queisho, queisho´!” ¡Ja, ja! El Queso que te tira la asesina – dijo Carla, que apareció ante Matías – la Quesona Asesina.
- ¿Asesina? ¿Vos estas todavía aca? ¡Entonces no fue un sueño!
- Claro que no fue un sueño, Matías, todo fue realidad, pero ahora viene lo mejor.
- ¿Y qué es lo mejor?
- Arrodillate a mis pies, dale, yo lo hice con los tuyos, pero falto esto – dijo Carla.
Sin que la ducha dejara de funcionar ni un momento, y mientras caía agua, Matías se arrodilló ante Carla, no vio entonces que con sus guantes negros, Carla sostenía un machete, un gran machete, con el que era capaz de partir un árbol, y entonces ahí, Carla agarró el machete con todas sus fuerzas y le aplicó una profunda herida a Matías en la espalda.
- Aaaaaaaajjjjjjjjjjjjj – gritó de dolor el basquetbolista, que mientras se desangraba por la herida, tras revolcarse, quedó tendido en el piso de frente.
- Ahora morirás, Matías Fioretti – dijo Carla y agregó - ““Fioretti vende `yugo´ y ¡`Queisho, queisho´!”.



Carla entonces comenzó a apuñalarlo en forma salvaje con el machete, fue algo realmente muy violento, machetazo va y viene, cortes, tajos y heridas en todo el cuerpo, la sangre fluía en todo el cuerpo, Carla levantó el machete como para cortarle la cabeza, pero cuando iba a hacerlo, se detuvo…
- No hace falta, ja, ja – río la asesina – que encuentren así el cadáver.
Le clavó entonces el machete en el cuello hasta el mango, con el mango clavado del lado izquierdo, y la punta saliendo por el derecho.
- Queso. Matías Fioretti. Queso. ““Fioretti vende `yugo´ y ¡`Queisho, queisho´!” – dijo la asesina mientras tiró el Queso sobre el cadáver de Matías Fioretti.
La asesina se fue del vestuario pero fue prendiendo una a una las duchas del mismo, que quedaron todas en funcionamiento al mismo tiempo, y al salir, cerró las puertas del mismo.
Mientras tanto, en el club, muchos se extrañaron al ver salir a una rubia del vestuario masculino, sin embargo, muchos no sabían si eso era real, un sueño o una alucinación y no le dieron mayor importancia, hasta que como diez o quince minutos despues, un grupo de deportistas se acercó a la puerta del vestuario.




- ¡Pero miren, se esta inundando, miren el agua que sale de ahí! – advirtieron y entonces abrieron la puerta, el agua que salió fue enorme, y flotando, con el Queso encima, el cadáver de Matías Fioretti, para espanto y horror de los presentes.
Con total impunidad, sin que nadie la persiguiera ni sospechara de ella, Carla se alejó del lugar, mientras decía en voz alta:
- Como disfruté con este asesinato, Ja, ja, ja, me imagino las caras de estos chabones del Conurbano cuando descubran el cadáver del quesoneado flotando en medio de tanta agua, quedará todo inundado, con agua y sangre – río Carla - ¿Quién será el próximo? ¿Será un Matías? ¿Carlos Matías Sandes, tal vez, el preferido de la rumana esa asquerosa? ¡Ja, ja, ja! Ya ni se cuántos van. Lo que se sí es que seguiré asesinando tipos, seguiré quesoneando chabones, porque soy Carla Romanini, la Quesona Asesina.

Texto agregado el 08-03-2020, y leído por 28 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
09-03-2020 Ha sido un grato momento de Domingo leer tu cuento, hay cosas muy ingeniosas que le dan un toque bizarrezco y la verdad, jamás pensé que se pudiera integrar el queso a los crímenes. Muchos saludos. legnais
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]