TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Nazareo_Mellado / Estoy Cansado

[C:601159]

Déjame esconder el rostro a las miradas,
avergonzado por no disimular la desidia,
que se enquista en cada mueca forzada.
Déjame ocultar la desfigurada expresión
que violenta la frágil armonía esperada,
de los egoístas latidos del falso corazón.


Ya no quiero llenarme mas con nada.
Ya no quiero terminar vacío y desinflado,
intentando sostener este pesado cuerpo,
que se desploma como edificio fatigado.
Este mundo se ha hecho tan insignificante
para saciar la vida de engendro torturado.


Y es que estoy cansado de tanta palabra,
de charlas repetidas con ideas concebidas,
que se anticipan como árboles erguidos
para distraerme en diminutas ventanillas
del hipnótico viaje del tren de los latidos.


Y es que estoy cansado de ver el hambre
del devorador individualismo humano,
que se traga así sin más la rara bondad.
Y presagiar que tras engullir lo mundano
desechará lo más puro como inservible
como desecho de un sacrificio sagrado.


De miradas retratadas en deseos sentidos,
respetuosas sonrisas y bromas ya contadas.
De bajar por la misma quebrada empinada
buscando encontrar la misma caída de agua
que sobre la misma boca ya no quita la sed.


De viajes con destinos ya trazados.
De discursos de bondad sin limites,
en monólogos egoístas disfrazados.
De caminar por el bosque contando
árboles tendidos para ser explotados.


Y es que estoy muy cansado de intuir
donde cada cosa perversa comienza,
y de esperar recostado entre lágrimas
hasta cuando comiencen a terminar.
Sobre las húmedas hojas del bosque
tendido desfallezco queriendo ser sol.


Estoy cansado de jugar el torcido
juego de la inteligencia humana,
que nos obliga a encender una antorcha
en la devoradora oscuridad de las cuevas.
Ciegos las habitamos felices por construir
una realidad desde nuestras limitaciones.


De afrentas y pobres desafíos intelectuales
para ganar el reconocimiento a la estupidez.
De creerse dulce fragancia siendo pestilencia.
Y que en la tenue figura de nuestro reflejo
sobre la extraña vibración de la existencia
queramos ser el dios en quien poder confiar.


De palabras reservadas, de dogmas respetados.
De remecer las creencias para arrojar las almas
en coherente dialéctica como universos errantes
hacia los bordes infinitos de la inalcanzable calma,
en un castigo parido que nunca llegará a destino.


Espero un día abrir los ojos y a la vida despertar.
Y con cada nueva reencarnación, aturdido renegar,
renegar de cada preparada nueva oportunidad.
¿Quién podría querer una vida de felicidad vacía?
Cuando sé que solo en ti está la espera añorada.


Que me basta con solo un recuerdo de vida
para desear esperar que no sea lo definitivo.
Que ya no queda suficiente aire en el mundo
para consolar el solitario sollozo abatido
de saber que nunca estarás aquí conmigo.

Texto agregado el 11-04-2020, y leído por 69 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
14-04-2020 Somos actores que a menudo realizamos muy mal nuestro papel. Entiendo cada uno de tus reproches y todo se explica con la frase final. Como no soy consejero sino simple lector de tus letras, siento que me acuné en tus letras, a veces dolorosas, como quien va sentado en el metro escuchando el traqueteo que me habla de rutina, conveniencia y miles de sentimientos más. Te dejo un abrazo. guidos
12-04-2020 —Pienso y digo que el mundo, la humanidad y la vida misma es como bien la pintan tus versos y generalmente vivimos disfrazando la realidad en la cual soñamos que somos lo mejor y estamos bien, pero cuando la soledad nos invade al estar sin la que completa nuestros sueños, ahí recién vemos lo negro e incluso sin sentido de la vida. —Un abrazo. vicenterreramarquez
12-04-2020 Cuánto cansancio y desesperanza transmiten tus letras. Excelente trabajo. Fue un gusto leerlo. Entredoscielos
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]