TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / guidos / Retazos

[C:601379]






Ya no llueve en Santiago. Paraguas he visto sí, pero esos artefactos hoy se despliegan para sortear los rigores de la canícula. En principio, coloridos o monacales y ahora devenidos en parasoles, ondulan sobre las testas de las damas y damiselas que con ellos se parapetan de las inclemencias veraniegas. Y los rayos solares, en abierta contradicción con esta práctica, se dejan caer a chuzo, espejeando en los cristales, anegando las calles con esa lluvia radiante para que esas mujeres chapoteen en sus pozas enceguecedoras.

Se dice que la capa de ozono se ha adelgazado significativamente de tal manera que su bien tramada y protectora lona se ha transformado en un tul agujereado que nada tiene de glamoroso, lo que se agrega a la cantidad de reveses que le dan tintes apocalípticos a nuestra estadía en esta aporreada tierra. Si uno incursiona en Youtube, se paralogizará con presagios siniestros, catástrofes a la vuelta de la esquina, un Nibiru que se apronta a ajusticiarnos, como si ya no estuviésemos purgando todos nuestros pecados con tanta calamidad en curso.

Los pájaros, turgentes e ingrávidos en sus vuelos, quizás no estén exentos de opinar sobre los tintes azules de nuestros cielos, obra de fábricas que han dejado de operar, de la maquinaria pesada que ya ni tose ni farfulla pestes contaminantes, de cientos de miles de vehículos que yacen en sus aparcaderos como robots desactivados. Elevar la mirada y endulzarla con esos suaves tonos celestes que refrescan el alma, embelesarse con esas nubes que dibujan en el cielo un pentagrama algodonoso, es regresar a décadas archivadas en nuestros más lejanos recuerdos.

Llegó al país alojado en los cuerpos de los viajantes. Se mimetizó como un suvenir más y ya estampado en las palmas de los otros inició su posta infernal para reproducirse con la velocidad del rayo. Entretanto, Don Francisco sumaba millones en su encierro para cumplir con su obra benéfica. Dinero virtual que se desplazaba invisible por los circuitos de las redes, del mismo modo que el virus se reproducía de piel en piel, sembrando el miedo, la exaltación y la muerte. Hoy, ya nos acostumbramos a vernos los rostros en el cristal líquido, el hombre ahora es bidimensional y de dicho engendro en que nos hemos transformado, nuestras voces fantasmagóricas se cuelan por los parlantes en un dramático trastrueque. Sobra el tiempo en los obligados retiros y por obra y gracia de un virus asesino, hasta los seres más huraños ansían fundirse con alguien en un apretado abrazo. Porque con esta misma piel con la que podemos contaminarnos, también somos capaces de decirnos tantas cosas.














Texto agregado el 22-04-2020, y leído por 65 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
22-04-2020 —Esperemos que en algún momento no muy lejano podamos repetir aquel refrán que dice: "No hay mal que por bien no venga" —Un abrazo gestual guardando la distancia aconsejada. vicenterreramarquez
22-04-2020 “Elevar la mirada y endulzarla” es lo mejor que podemos hacer. No creas tanto en las noticias, querido. Un beso. MujerDiosa
22-04-2020 Profundo escrito. Estremece su contenido porque es demasiado real lo plasmado. Excelente, Guidos querido. Full abrazo. SOFIAMA
22-04-2020 Gracias al virus, han habido muchos cambios, desde luego nos van a llevar a valorar tantas otras. Me ha gustado tu planteamiento en forma y fondo. Un placer leerte. gsap
22-04-2020 Me reencantó guidos. Muy buena tu apreciación. Van mis 5* yosoyasi
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]