TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / carlosivankelso / Misterioso Asesinato en Portugal

[C:601725]

Carlos Barbero Cheli es un Quesón español que comenzó siendo deportista allá por 2010 y 2011, cuando asomaba como la gran promesa del balonmano de la península. Sin embargo, abandonó rápidamente su carrera deportiva y prefirió dedicarse al modelaje. No le fue nada mal, todo lo contrario, su carrera de modelo resultó ser muy exitosa, y además luego de interactuar con otros Quesones como Carlos Machado, Carlos Arrieta, Carlos SanJuan y Carlos Gómez, era obvio que no podía dejar de ser Quesón, y así fue, comenzó a asesinar mujeres y a tirar Quesos sobre sus cadáveres, uno más entre tantos, como un agujero dentro de un Queso Emmenthal, son tantos que ya nadie los nota ni los cuenta, la impunidad habitual y misteriosa que siempre parece rodear a estos asesinos.
Ocurrió entonces que una tarde del verano europeo, Carlos Barbero Cheli se encontraba disfrutando de unos bellos días en la playa portuguesa de Estoril, estaba sentado en un bar, un rato antes había disfrutado de un encuentro con amigos, pero ahora estaba solo, tomando unas buenas cervezas. Era Quesón, y tenía ganas de asesinar, pero quería alguna víctima importante, esta vez no se iba a conformar con ninguna desconocida, o alguien agarrada al azar. En ese momento, se acercó una chica, de aspecto veinteañero.




- Buen día, os escuche hablar cuando estabais con vuestros amigos, sois español, verdad, he llegado aquí hace unas pocas horas, y quería ver que se puede disfrutar en este lugar de Portugal.
- Hola, soy Carlos, Carlos Barbero Cheli, es mi apellido.
- Soy Violeta Rodríguez, la hija de Ariadna Gil y David Trueba.
- ¿La hija de Ariadna Gil? ¡Qué interesante! Pues yo soy modelo.
- ¿Cuál es la mejor discoteca que hay aquí en Estoril?
- La mejor diversión que puedes tener aquí no es lugar alguno, te aseguro que lo mejor que puedes hacer es disfrutar de una buena tarde, o noche, conmigo.
Carlos tenía una oportunidad y no la iba a dejar pasar. Era la hija de Ariadna Gil, una chica digna de ser quesoneada. La chica, sin embargo, no reaccionó bien a aquella proposición.
- ¡Me estais acosando! ¡Os pregunto algo y me proponéis sexo! ¡Os puedo denunciar!
Pero justo en ese instante, pasaba por allí una dama, muy bella, con aspecto de ser de alta alcurnia, que se metió en aquella conversación, y le dijo a Violeta:
- Es un Carlos, es un Quesón, la pasareis muy bien, no penséis en acoso, disfrutareis mucho.
- ¿Usted quien es?
- La Marquesa de Avila.
La Marquesa se dio vuelta y le hizo un guiño a Carlos, esfumándose de la vista de todos. Los demás concurrentes al bar estaban observando todo. Carlos levantó sus pies, se sacó los calcetines y los zapatos, y los puso sobre la mesa.
- Mirad mis pies, observad como huelen, a ver si queréis pasar conmigo esta noche o no. Solo os ofrezco diversión.




El olor a Queso era tan intenso, que los demás abandonaron el bar, hasta el camarero y el dueño se fueron a la puerta, no lo podían aguantar, el camarero estuvo a desmayarse. Mientras tanto, Violeta acerco su rostro a los pies de Carlos, y empezó a olerlos, chuparlos, besarlos, lamerlos, quedo como atrapada en aquellos pies, entró en trance. Tanto, que no espero nada, y le dijo a Carlos:
- Teníais razón, Carlos, dadme la diversión.
Y entonces tuvieron sexo, ahí mismo en el bar, lo hicieron sobre la mesa, con gran intensidad, salvajismo y pasión, sin espectadores, todos se habían ido. Disfrutaron mucho, pero Violeta quedó exhausta.
- Me hicisteis conocer el sexo, todas mis experiencias anteriores nunca fueron de esta intensidad, los Carlos tenéis algo especial.
- Gracias, Violeta, os dije que no os arrepentirías.




Justo en ese momento, Carlos agarró su celular y se fijó los mensajes que tenía en el Grupo de WhatsApp, “Quesones Españoles”, y se enteró que Ariadna Gil había sido asesinada.
- La madre de esta chica, la asesinó uno de los nuestros, debo apurarme en asesinarla, así no se entera, y le evitamos el disgusto.
Carlos se puso los guantes negros y empezó a estirar las manos, acercándose a la chica.
Sonó el celular de Violeta, seguramente era para darle la mala noticia, la chica, aunque quedó hecha una piltrafa, lo iba a atender.
- No, no lo atendáis, ¿Para qué? – le dijo Carlos, y le arrancó el celular de las manos, tirándoselo al piso.
- ¿Porqué habéis hecho eso, Carlos?
- Por que se acabo la diversión, y comienza el asesinato.
En ese momento, Carlos le puso las manos en el cuello a Violeta, y empezó a estrangularla, lo hizo con mucha fuerza, la dejo sin aire, rápidamente la fue asfixiando y estrangulando, Carlos que solía hacer esto en forma habitual quedó sorprendido por la rapidez de aquel asesinato.
- Siempre me ha costado más estrangular a estas chicas, esta fue demasiado rápido, je, je.



Estaban en un bar y sobre el mostrador había un enorme Queso, Carlos lo agarro y lo tiro sobre el cadáver de Violeta.
- Queso – dijo Carlos Barbero Cheli, y con total impunidad, como si se hubiera limitado a tomar un par de cervezas, abandonó el bar.
- Boas noites – les dijo el estrangulador a los portugueses, el dueño y el camarero que estaban afuera, esperando.
Iban a entrar los dos, pero justo en ese momento, regresó la Marquesa de Avila, con cuatro mujeres iguales a María Laura Santillán, una persona totalmente desconocida en España aunque había sido asesinada por el automovilista Carlos Sainz “Junior”. Tras limpiar la escena del crimen y llevarse el cadáver, la Marquesa le dijo al camarero y al dueño:
- Podreis entrar, amigos portugueses, recibiréis muchas bendiciones, hoy y mañana trabajareis como nunca, vendrá público en cantidades, ¡Viva España! ¡Viva la República! ¡Viva Portugal!
Y efectivamente, el bar trabajó como nunca, tanto, que el dueño puso un retrato de la Marquesa de Avila y otro de Carlos Barbero Cheli en agradecimiento. Los portugueses, más que agradecidos.

Texto agregado el 09-05-2020, y leído por 55 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
10-05-2020 La historia es interesante, con un buen argumento y de humor macabro. Lástima que esté deslucida por tantos errores ortográficos y mal formato de los diálogos (no deben haber espacios entre el guión y el texto). No se entiende a qué se debe el apelativo de quesón, si por dejar quesos sobre la víctimas o por el olor a queso de los pies. Le faltó introducir una explicación al principio. Saludos cordiales. Enrique_Orellana
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]